4x4

Ruta 4x4: Calatayud-Montalbán

En su Ruta del Destierro el Cid recorre el fértil valle del Jiloca sometiendo a los reyezuelos musulmanes de Albarracín, Daroca y Molina y cobrándoles parias e impuestos. Esta etapa atraviesa el valle del Jiloca, desde Calatayud hasta Caminreal, y se adentra por las agrestes sierras de la provincia de Teruel, terminando en el comienzo del Maestrazgo turolense.

Ruta 4x4: Calatayud-Montalbán
Ruta 4x4: Calatayud-Montalbán

Salimos de Calamocha por carretera y en las afueras seguimos una pista que, entre sembrados, se introduce de nuevo por el valle del río Jiloca. Seguimos el cauce unos cuatro kilómetros, para llegar por carretera hasta Poyo del Cid. Atravesamos el pueblo por el interior y seguimos junto a la vía del tren abandonada. Pasamos junto al cercano Fuentes Claras para llegar a Caminreal, donde abandonamos definitivamente el valle y el cauce del Jiloca. A la salida de Caminreal, siguiendo por la N-211, pasamos junto al trazado de una futura autovía. Cuatro kilómetros más adelante cogemos una pista que sale la izquierda y que se interna entre campos de labor por una extensa llanura flanqueada por montañas que nos acerca hasta la carretera que lleva a Bañón. En Bañón seguimos por la calle Mayor que, al final junto a unas ruinas, se convierte en una pedregosa pista que nos acerca hasta la carretera. Seguimos por la N-211 y junto a Cosa giramos hacia la izquierda siguiendo una pista que comienza a subir por una zona pedregosa. A la izquierda, en una ubicación un tanto extraña y solitaria, queda la talla de un Cristo. Es una zona montañosa surcada por profundos barrancos. La pista tiene bastante piedra lo que hace que sea incómoda aunque no complicada. Algunos sembrados se alternan con áreas de monte bajo en una zona agreste. En la casilla 114 llegamos a una atalaya que ofrece excelentes vistas sobre montañas y pueblos que se ven en la distancia. Una lenta bajada a través de una zona pedregosa nos lleva hasta el río Cosa, cerca de una carretera secundaria. Un corto tramo de asfalto nos lleva hasta una pista que se interna por el interior de la Rambla del Pinar. La pista sigue junto al cauce del río cruzándolo en repetidas ocasiones. El firme no está mal, aunque en algunos tramos tiene profundas roderas de tractores y en otros está cubierto de incómodas piedras. Es un paisaje montañoso con árboles, algún sembrado y algunas tainas dispersas. Una suave ascensión por una pista bastante rota por el agua nos lleva hasta Torrecilla del Rebollar con la torre mudéjar de su iglesia destacando en lo alto. Dejamos Torrecilla por una ancha pista que sale entre sembrados. Tras cruzar el Barranco de Cañarramón comenzamos a subir por una zona agreste con abundantes encinas. La pista no está mal, aunque a tramos es incómoda por las piedras. El paisaje cambia al entrar en un frondoso bosque de pinos, encinas y verdes arbustos. La pista, algo pedregosa, comienza a bajar ofreciéndonos uno de los más hermosos recorridos de la ruta en el cruce de la sierra Pedregosa, cubierta de extensos pinares. La bajada nos lleva hasta Vivel del Río Martín. En las afueras del pueblo, seguimos la estrecha carretera que lleva hacia Armillas. Es un tramo de casi 8 km de asfalto que nos brinda unas magníficas panorámicas de un paisaje montañoso rico en vegetación. La carretera se retuerce calcando la forma de la ladera en un paisaje rocoso lleno de pinos. La carretera cruza el barranco de la Peña del Cid y pasa a la otra vertiente comenzando a ascender hasta Armillas. A la entrada del pueblo cogemos una pista, no muy ancha, de buen firme aunque algo pedregosa, que discurre entre campos de labor por un paisaje de montaña, rocoso con profundos barrancos. Es un último tramo que ofreciéndonos espléndidas vistas nos lleva hasta Montalbán, encajonado en una hondonada rodeado de montañas.