4x4

Mitsubishi Montero 3.2 DI-D GLS

Mitsubishi cotiza al alza. La firma japonesa ha renovado su buque insignia y lo ha adecuado a los nuevos tiempos, haciendo de él un valor seguro en el cambiante mercado.

Mitsubishi Montero 3.2 DI-D GLS
Mitsubishi Montero 3.2 DI-D GLS

Una imagen compacta y maciza basada en un diseño de líneas rectas culmina los rasgos distintivos de la versión corta del Montero. Impresiona su poderoso frontal, gracias a la robustez de sus pasos de rueda. Sobre ellos se integran unos faros rectangulares y transversales que limitan a la parrilla con el diamante de la marca en el centro. Por debajo, un enorme parachoques circusncribe a la placa de la matricula y apenas deja ver los neumáticos. El capó se instala entre los pasos de rueda a un nivel ligeramente elevado, abultamiento que le da un mayor empaque. El lateral de formas cuadradas descansa sobre dos zonas de colores distintos y que diferencian la zona perteneciente a la plataforma del chasis. Dos enormes ventanas laterales y el abombamiento de los pasos de ruedas completan en atractivo y macizo perfil.

Finalmente, el coche queda rematado en una trasera que cae transversalmente y queda ocupada casi en toda su superficie por el portón de acceso al maletero. Sobre él se destaca la quinta rueda, proporcionando una idea clara del tamaño de las gomas de medidas 265/70 R16 que monta el vehículo. Todos ellos son atributos de suficiente peso como para gastarse seis millones de pesetas por un automóvil tan divertido y con tantas posibilidades. Y es que apostar por el nuevo Montero es apostar por un valor seguro, en un mercado de tal magnitud y presencia.