4x4

Land Rover Freelander 2.0 Td4 S

La llegada del nuevo motor 2 litros turbodiésel «common rail» con culata de 16 válvulas desarrollado por BMW, con sus 112 CV, ha venido a potenciar las capacidades dinámicas, refinamiento y agrado de conducción del TT inglés, que no sólo ofrece ahora unas mucho mejores sensaciones, sino que se sitúa en una posición más favorable frente a su competencia más directa.

Land Rover Freelander 2.0 Td4 S
Land Rover Freelander 2.0 Td4 S

De cara al conductor todo esto se traduce en que el nuevo Freelander Td4 es mucho más agradable de utilizar, ya que no sólo presenta un andar claramente más brillante, sino que su agrado de utilización ha experimentado un salto cualitativo realmente importante. No en vano el disponer en su motor de más fuerza a menos revoluciones se traduce en un mayor agrado de uso, ya que no obliga a recurrir tanto al cambio de marchas como en el anterior modelo. Incluso se potencia la seguridad de marcha, ya que la respuesta del motor a los requerimientos del acelerador, que, por cierto, es electrónico, es también más rápida y «llena». Por si todo esto no fuera ya suficiente argumento para dar una muy buena nota a este motor, aún queda lo mejor… ¡encima consume menos! Mientras que a cruceros por debajo de 100 km/h las diferencias no son muy significativas —aunque siempre favorecen al Td4—, no ocurre lo mismo cuando rodamos por ciudad, donde el Td4 ha firmado casi dos litros menos cada 100 kilómetros, o lo hacemos por carretera, medio en el que a cruceros de 120 km/h, utiliza 1,2 litros menos para recorrer la misma distancia. Asociado a este motor el Td4 dispone de una caja manual de cinco velocidades de nuevo cuño de la marca Getrag, que, gracias a la mayor potencia y par del motor, puede utilizar unos desarrollos ligeramente más largos que en el anterior modelo. Asociado a este motor el Td4 dispone de una caja manual de cinco velocidades de nuevo cuño de la marca Getrag, que, gracias a la mayor potencia y par del motor, puede utilizar unos desarrollos ligeramente más largos que en el anterior modelo. Tras nuestra prueba lo mejor que puede decirse de ella es que está perfectamente adaptada a las características del propulsor y que, pese a un tacto que sigue siendo aún muy «gomoso», ofrece una correcta precisión y unos recorridos entre marchas razonables. Por su parte, los sincros ofrecen una velocidad de actuación suficiente para una conducción normal e incluso alegre, pero resultan algo lentos en un tipo de utilización deportiva.

Pregunta a los propietarios por su coche y recibe las respuestas en tu email.

Acepto la política de privacidad para poder obtener las respuestas.

Quiero recibir la mejor oferta.