4x4

Jeep Grand Cherokee CRD Limited

El Jeep Grand Cherokee CRD 2.7 Limited es el modelo más famoso de la marca americana junto con el Wrangler. Ahora llega con un motor de origen Mercedes que ofrece unas prestaciones interesantes.

Jeep Grand Cherokee CRD Limited
Jeep Grand Cherokee CRD Limited

El nuevo Grand Cherokee es fruto, ahora más que nunca, de dos concepciones: la americana y la europea. De Estados Unidos, el modelo ha tomado el diseño casi radical de todo terreno; mientras que de Europa ha tomado la mecánica, para dar a los conductores del Viejo Continente satisfactorias prestaciones y consumos contenidos, algo que, en su país de origen, no es apreciado, ya que no hay ninguna mecánica de gasóleo disponible para este modelo y que la gasolina es más barata. El motor Diesel 2.7 CRD que equipa ahora el Grand Cherokee tiene origen alemán, más concretamente se trata de un propulsor Mercedes fabricado en Untertuerkheim (Alemania), y ensamblado en la factoría austríaca de Graz. Dispone de una cilindrada de 2,7 litros con common rail. Algunos modelos de la Clase E, C y M de Mercedes-Benz también lo equipan. Sin embargo, al montar este propulsor en el Gran Cherokee los ingenieros de Chrysler han realizado algunas modificaciones en la geometría variable del turbo, con el fin de conseguir mayor aceleración, y en el cárter, para tratar de dar un tratamiento más ecológico al aceite. Los colectores de admisión y escape y el filtro de combustible también han sido rediseñados, siempre tratando de conseguir entablar con el usuario europeo una mejor relación, a través de consumos más bajos y prestaciones más altas. La potencia máxima de este 2,7 CRD es de 163 CV a 3.700 rpm y ofrece un potente par motor máximo situado entre las 1.800 y las 2.600 rpm, con valor cercano a los 400 Nm. El dato de par es una cifra a tener en cuenta, ya que en campo resulta imprescindible este tirón a la hora de sortear obstáculos o subir pendientes pronunciadas. La aceleración se sitúa en los 11,2 segundos de 0 a 100 kilómetros por hora y alcanza, según datos oficiales, una velocidad máxima de 182 kilómetros por hora. Tanto en carretera como en campo el tacto es bueno y la sensación de tirón hace que el conductor pueda llegar a olvidarse del vehículo que lleva entre las manos. Y eso es un buen detalle. Los consumos son contenidos, a pesar de la potencia de que dispone, de la cilindrada, del peso y de la aerodinámica en contra. En ciudad hemos obtenido una media de 11,5 litros a los 100 kilómetros; una cifra bastante buena. Eso sí, en carretera, si la velocidad de crucero pasa de los 130 kilómetros por hora, los consumos aumentan casi exponencialmente. Esto es normal, ya que el propulsor tiene que tirar de casi 2 toneladas (1.969 kilogramos) y de una carrocería pesada y robusta al estilo más americano. El reparto de pesos en este modelo no está fielmente equilibrado, como suele ocurrir, y dispone de un 54,3 por ciento al eje delantero y de un 45,7 por ciento al eje trasero.

El sistema de tracción integral permanente “Quadra-drive" del Gran Cherokee le permite un buen comportamiento en todo tipo de terrenos y la estabilidad en zonas mojadas o resbaladizas es alta. Este sistema se ocupa de mandar más rango de par a las ruedas que pierden motricidad por algún motivo.

Pregunta a los propietarios por su coche y recibe las respuestas en tu email.

Acepto la política de privacidad para poder obtener las respuestas.

Quiero recibir la mejor oferta.