4x4

Jeep Cherokee 2.4 16v Sport

Es la última versión de la gama Cherokee, y se plantea como una tranquila opción para gente que no vaya a realizar grandes desplazamientos por asfalto. Buscando la economía de uso, se han recortado las prestaciones al máximo.

Jeep Cherokee 2.4 16v Sport
Jeep Cherokee 2.4 16v Sport

Es la última versión de la gama Cherokee, y se plantea como una tranquila opción para gente que no vaya a realizar grandes desplazamientos por asfalto. Buscando la economía de uso, se han recortado las prestaciones al máximo. De la familia Powertech, este tetracilíndrico cuenta con una potencia de 147 CV a 5.200 rpm, y una par motor de 215 Nm a 4.000 rpm. Si bien sobre el papel puede parecer potencia suficiente, a la hora de la verdad las prestaciones de este Cherokee son bastante discretas. Pero lo cierto es que esta situación no la provoca el propio motor, sino un cambio de marchas con unos desarrollos muy mal escogidos. Las tres primeras relaciones son correctas, pero la cuarta y la quinta son totalmente inutilizables. Si estiramos la tercera hasta el corte de encendido a 6.000 rpm.Cuando cambiamos a cuarta velocidad se produce un salto de 2.000 r.p.m. que deja totalmente fuera de combate al propulsor. Si realizamos la misma operación en quinta nos daremos cuenta que esta velocidad se puede insertar tan solo cuesta abajo. Llaneando debemos pisar el pedal de acelerador a fondo para mantener la velocidad legal. Esta situación del cambio desmerece totalmente la actuación de un motor, que si no fuese por estos desarrollos, sería mucho más agradable de utilizar.Muy penalizado ha salido el carácter rutero de sus compañeros de gama, al tener que maltratar el motor a base de muchas revoluciones para poder movernos con algo de alegría. El término medio no existe en este Jeep, ya que si no exprimimos la mecánica al máximo, nos veremos obligados a circular de manera muy tranquila. Esta situación es ideal para desplazamientos urbanos, o para circular por autovía a ritmo tranquilo. El problema viene en cartera a la hora de adelantar, situación en la que hay que calcular con mucho margen para no encontrarnos con desagradables sorpresas. Pero el apartado de recuperaciones es el más perjudicado con esta situación, siendo la prueba de ello los más de 1.000 metros necesarios para recuperar de 80 a 120 Km/h en quinta velocidad.Los consumos no son especialmente bajos en este modelo, pese a la teórica economía de su cilindrada. Los más de 14 litros de consumo en ciudad son demasiado para un vehículo de uso diario, con una importante diferencia contra la versión CRD que es de 11,7 litros.El resto del vehículo es igual a las versiones ya conocidas, con las mismas virtudes y los mismos defectos.La última evolución del Cherokee solucionó en parte los problemas de habitabilidad, sobre todo en el espacio de carga. La rueda de repuesto pasa ahora a situarse en el portón trasero, ganando el maletero mucho espacio. En su contra hay que comentar que las plazas traseras siguen siendo algo justas, y el Acceso es incómodo al ser las puertas demasiado pequeñas. Sí ha mejorado el acabado interior, mucho mejor resuelto y claramente más moderno.Otra novedad que incluía el Cherokee es la controvertida suspensión independiente delantera, que tanto disgustos ha dado a los usuarios más fieles de este Jeep. Los temores de este sector tienen lógica base, ya que las prestaciones en campo del nuevo modelo se encuentran a años luz de las que ofrecía su antecesor. La escasa altura de los elementos mecánicos provoca continuos golpes con los bajos, y además el recorrido libre de suspensión es mínimo. Además, esta suspensión hace que el coche sea muy sensible a las irregularidades del terreno, transmitiéndolo al volante.En asfalto es donde se puede decir que el Cherokee ha ganado enteros, pero más que por la suspensión delantera, por haber abandonado las ballestas del eje trasero, dando paso a los muelles. El confort ha mejorado de manera notable al ser la amortiguación mucho más suave y progresiva.El sistema de transmisión es el denominado por la marca Command Track, que no es otro que el convencional de tracción trasera con posibilidad de engranar el eje delantero. Las reductoras que equipa este Jeep son aceptables para el uso campero, aunque no estaría de mas que su reducción fuera mayor. Para mejorar la capacidad de tracción este Jeep equipa de serie un diferencial trasero de deslizamiento limitado. Si bien no llega a ser igual de efectivo que un bloqueo 100%, en zonas de baja adherencia se deja notar su trabajo, siempre que las dos ruedas del eje trasero tengan apoyo sobre el suelo.La lista de equipamiento de serie en la versión Sport cuenta con los elementos necesarios hoy en día como es el aire acondicionado, doble airbag frontal, y alarma con mando a distancia.

Los mejores vídeos