4x4

De Villacastín a Riaza

Ésta es la primera de una serie de tres rutas que recorren el perímetro de la Comunidad de Madrid, un territorio prohibido para la práctica del todoterreno. Un recorrido por tierras segovianas, bordeando la Sierra de Guadarrama por el oeste, que parte de Villacastín y termina en Riaza, en la Sierra de Ayllón.

De Villacastín a Riaza
De Villacastín a Riaza

La ruta comienza cerca de la iglesia de Villacastín, en el cruce de las carreteras N-110 y la antigua N-VI. Recorremos menos de doscientos metros por asfalto, dirección Segovia, para acceder a una estrecha pista que sale a la izquierda, flanqueada por una hilera de árboles y una valla de piedra. El firme, compacto y con gravilla, tiene algunos baches pero no está mal. Poco después de cruzar el Arroyo de los Prados la pista se junta con un ancho y excelente camino rural de firme empedrado que avanza entre amplios campos de cereales (casilla 4). A la derecha se ven lejanas las cumbres de la Sierra de Guadarrama, una panorámica constante a lo largo de toda la ruta. Más adelante la pista se estrecha circulando junto a una valla de alambre. Tras cruzar una puerta canadiense nos adentramos por una zona de dehesa salpicada de abundantes encinas y chaparros. Una corta subida nos lleva a transitar por el interior de un extenso pinar. Un tramo un tanto incómodo, aunque no complicado, siguiendo una pista estrecha, algo pedregosa y con el piso surcado por algunos baches y rajas. El firme está tapizado por hojas y piñas caídas de los pinos. Tras el cruce de la casilla 12 la pista, más marcada, inicia una suave bajada para cruzar de nuevo, por un puente, el Arroyo de los Prados. Seguimos por el interior del pinar. En este tramo el firme arcilloso tiene algunos pasos de profundas rodadas, aunque no son complicados exigen una cierta atención para franquearlos y pueden complicarse con barro. Tras atravesar otra puerta canadiense avanzamos entre vallas de alambre, un tramo lento con abundantes bañeras en el piso. En la casilla 17 salimos del pinar siguiendo una llanura cubierta de campos de labor que se alternan con girasoles y dehesas. En el siguiente cruce accedemos a un ancho y cómodo camino rural que nos lleva hasta la carretera SG-322 en las cercanías de Bercial (casilla 19). Cruzamos el pueblo, por la carretera SG-V-3221, y en las afueras dejamos el asfalto siguiendo una pista que se interna entre campos de labor. Es de buen firme, aunque tiene un tramo incómodo de rodadas al principio. Dejamos sendos desvíos que llevan hacia Cobos de Segovia, a la izquierda, para llegar a un ancho y liso camino rural de excelente firme que nos permite avanzar con rapidez hasta el cercano Sangarcía. En la plaza Eleuterio Delgado seguimos la calle Etreros y giramos hacia la derecha por la primera calle que pronto se convierte en una pista de buen firme, ancha al principio aunque pronto se estrecha, que sale entre campos de labor. Más adelante la pista empeora. El firme empedrado y con bañeras obliga a circular con lentitud en algunos pasos y casi se pierde al pasar entre sembrados. Es un corto tramo que nos lleva hasta un excelente camino rural ancho y liso que nos acerca hasta Villoslada. Junto a la iglesia giramos hacia la izquierda y, tras cruzar una estrecha carretera, cogemos una pista ancha de excelente firme que se interna entre campos de labor. La pista se estrecha pronto avanzando por una llanura en la que se mezclan los tonos amarillos de las espigas con los verdes y amarillos de los girasoles. Pronto divisamos a la izquierda, como brotando del suelo, el campanario de la iglesia del cercano Paradinas. Entramos en el pueblo tras cruzar el Arroyo de los Caces cerca de la iglesia. Seguimos recto y tras cruzar la carretera de entrada accedemos a un camino rural de excelente firme que se interna entre campos de cereales y girasoles. Un tramo cómodo y rápido nos acerca hasta la carretera CL-605. Pasado el asfalto la pista, excelente, continua entre campos de labor. Poco después de pasar una vía de ferrocarril la ruta se interna por un extenso pinar. La pista empeora, el firme surcado por raíces, rajas y baches es un tanto incómodo aunque no complicado. En la casilla 42 dejamos la pista principal siguiendo una más estrecha e incómoda que nos lleva a circular junto a una larga alameda que acompaña el curso del Río Moro. Un corto recorrido junto al cauce nos lleva hasta una carretera. La seguimos algo menos de un kilómetro para llegar a Añe.Nos internamos por el pueblo y en las afueras cogemos una pista de buen firme que avanza inicialmente entre campos de labor, aunque pronto se interna por un extenso pinar surcado por numerosos cortafuegos arenosos. Superamos el cauce del Río Eresma por un puente (casilla 50), una alameda indica el curso del río. La pista pronto mejora, más ancha y de excelente firme, y un cómodo recorrido entre campos de labor y encinas nos acerca hasta Yanguas de Eresma. Cruzamos Yanguas para acceder a un camino rural ancho de firme empedrado que sale junto al cementerio. La pista inicia una suave bajada entre sembrados, seguida de una corta subida, para superar el cauce del Arroyo del Encinar. En la casilla 56 dejamos un desvío que lleva hacia Tabanera la Luenga. Seguimos una pista ancha con algunos tramos bacheados que nos acerca hasta la carretera CL-601 a la entrada de Carbonero el Mayor. Cruzamos el pueblo por carretera y cogemos la última calle a la derecha que, poco después de pasar el cementerio, se convierte en una pista ancha de excelente firme. Tras cruzar una carretera la pista nos lleva hasta un ancho camino rural que pronto se adentra por el interior de un pinar. Un recorrido en el que se alternan huertos y cultivos con los pinos nos lleva a cruzar el Arroyo del Prado de Bedijón por dos puentes sucesivos. El cauce del arroyo está flanqueado por una larga alameda. La pista, con algunos tramos lentos, por bañeras, baches y raíces que surcan el firme, no ofrece dificultades. Poco después de cruzar el Río Pirón avanzamos cerca del cauce marcado por una larga alameda. En el paisaje se mezclan pinos y encinas con campos de labor. En la casilla 77 nos juntamos con un ancho camino rural de excelente firme que lleva hacia Aldea Real. No llegamos al pueblo, justo junto al cementerio, cogemos una nueva pista que nos lleva entre campos de labor hasta el cercano Fuentepelayo. Nos internamos por el pueblo para seguir la calle Sauco. Tras cruzar la carretera SG-222 el asfalto deja paso a una pista ancha de firme excelente, cubierto de gravilla, que avanza entre sembrados. Cruzamos una estrecha carretera (casilla 87) y pasamos junto a una granja. La pista tras un tramo entre campos de labor se interna por un extenso pinar. Un recorrido a través de una pista ancha de buen firme, una larga recta, nos acerca hasta la carretera SG-212. Un recorrido por asfalto de algo menos de dos killómetros nos permite cruzar el Río Cega. Poco después de pasar el cauce por un cogemos un ancho camino rural de firme liso y excelente que lleva hacia Cantalejo. Un largo, cómodo y bonito recorrido por el interior de un extenso y frondoso pinar surcado por numerosos cortafuegos arenosos nos acerca hasta la Laguna de Navalayegua. Pasada la laguna, en las cercanías de Cantalejo, nos desviamos a la derecha para seguir una pista ancha de buen firme que sale entre girasoles y nos lleva hasta el cercano Cabezuela. Seguimos recto, cruzando el pueblo, para acceder a una pista que sale junto a la plaza de toros (casilla 101). Es ancha y empedrada de excelente firme y avanza entre campos de labor flanqueada por un pinar a la derecha con la imponente presencia de las cumbres de Guadarrama enfrente. Tras cruzar la carretera SG-231 la pista se estrecha y atraviesa una amplia plantación de girasoles. Algo más adelante se interna por un pinar. El firme pedregoso, surcado por raíces y con algunas bañeras resulta incómodo. Superamos un paso con profundas rodadas entre sembrados que puede complicarse con barro. Entre campos de labor pasamos junto al cementerio de Rebollo. Tras cruzar una carretera seguimos una pista estrecha de firme empedrado que avanza entre campos de cereales por una zona de suaves lomas flanqueada por una alameda. Una suave bajada seguida de una corta subida nos permite superar el pequeño barranco del Arroyo de la Casa. En la casilla 111 seguimos una pista poco marcada que baja para circular por una pequeña depresión junto a un sembrado, un terreno agreste con abundantes pinos. Un tramo lento y pedregoso nos acerca hasta una pista excelente que nos lleva hasta Valleruela de Pedraza. Bordeamos el pueblo para llegar a la carretera SG-P-2322, recorremos menos de 200 metros por asfalto para coger una estrecha pista de buen firme que se interna por un pequeño valle entre sembrados. Un corto recorrido que nos lleva hasta una carretera en las cercanías de Valleruela de Sepúlveda. Nos internamos por el pueblo y, pasada la iglesia, la calle se convierte en una pista ancha de buen firme que comienza a ascender por la ladera del valle. En la casilla 128 seguimos una pista estrecha y casi perdida que avanza flanqueada por una valla de piedra a través de un terreno rocoso y agreste. Un corto recorrido nos lleva hacia otro valle, una pista excelente nos acerca hasta Castroserna de Abajo, situada en las gargantas, cubiertas de vegetación, por las que fluye el Río San Juan. Cruzamos el río y la estrecha carretera se convierte en una pista excelente que avanza entre sembrados por una zona de suaves lomas. Un cómodo recorrido que termina en una estrecha carretera que nos lleva hasta Santa Marta del Cerro. Salimos del pueblo por asfalto y al llegar al cruce con la carretera SG-205 seguimos recto, para recorrer un corto tramo de pista que nos lleva hasta el cercano Duruelo. Salimos del pueblo siguiendo una pista ancha en suave bajada que cruza por un puente el Río Duratón acompañado por una alameda. En la casilla 147 dejamos a la izquierda un desvío que lleva hacia Sotillo. A la derecha dehesas, robles y encinas se recortan contra las cumbres de la Sierra de Guadarrama. Tras cruzar la N-1 la excelente pista avanza bordeando un extenso robledal a la izquierda, un recorrido cómodo que nos lleva hasta Soto de Sepúlveda. Seguimos por asfalto hasta la carretera N-110 que seguimos hasta el desvío hacia la Pinilla. Recorremos menos de dos kilómetros para acceder a una pista de buen firme que tras pasar junto a una granja se interna por un denso robledal. Un precioso y cómodo tramo entre montañas cubiertas de robles, el más bonito del recorrido nos acerca hasta Riaza, final de ruta.El nombre de la población significa «villa del castillo». Existen documentos que así la denominan desde el año 1201, aunque no quedan restos de los cuatro castillos que figuran en su escudo. Felipe IV le concedió el título de villa en el año 1627.Qué ver El principal monumento de Villacastín es la iglesia de San Sebastián. Diseñado por Rodrigo Gil de Hontañón. Su construcción se inició en el año 1529 terminándose a principios del siglo XVII. El interior es de estilo gótico y en el exterior predomina el herreriano, como muestra la portada principal. Su interior alberga excelentes retablos renacentistas del siglo XVI y un órgano barroco.
La Plaza Mayor, con soportales, está presidida por la Casa del Ayuntamiento, que se asienta sobre trece arcos desiguales a causa del relieve del terreno.

En sus calles destacan varias casas solariegas con escudos de armas como la del Conde de Albarreal, la de Don Pedro Mexía, de los Pérez de la Concha y la del Conde de Campo Alanje.

Entre las numerosas ermitas que hay en las cercanías de la población destacan la del Santo Cristo del Valle, con una espléndida capilla mudéjar con artesonado de madera y Nuestra Señora del Carrascal, en estilo gótico. Situada en las estribaciones de la sierra de Ayllón, los orígenes de Riaza parecen remontarse a las repoblaciones castellanas en la zona durante los siglos X y XI. En el año 1139 Riaza es cedida al obispo de Segovia y en 1430 pasa a formar parte de los dominios del Condestable Don Alvaro de Luna.Qué ver Plaza Mayor, siglo XVIII, con soportales y gradas empedradadas. Durante las fiestas del pueblo es utilizada como plaza de toros. En el centro está situada la Casa Consistorial.

Iglesia parroquial de Nuestra Señora del Manto, construida durante los siglos XV y XVI en estilo gótico-renacentista. En el exterior destaca la torre-campanario. El interior alberga una talla de la Piedad del siglo XVII y el retablo de la capilla mayor. Está consagrada a la patrona de Riaza. Hotel San Sebastián. 2*. Ctera Coruña, Km. 84. Tel: 921 198315.
Hotel Hostería Del Pilar. 1*. Ctera Coruña, Km.84. Tel: 921 198050.
Hostal Buenos Aires. 1*. Ctera Coruña, Km.88. Tel: 921 198095.
Hostal El Peñón. 1*. Ctera Coruña, Km.82. Tel: 921 198065.
Hostal Victoria. 2*. Ctera N-110, Km.227. Tel: 921 198584. Hotel Casaquemada. 2*. Isidro Rodríguez, 18. Tel: 921 550051.
Hotel la Trucha. 2*. Avda. Doctor Tapia, 17. Tel: 921 550061.
Hostal Residencia Plaza. 2*. Plaza Mayor, 24. Tel: 921 551128.
Hostal los Robles. 1*. Médico Valentín Gil, 6. Tel: 921 550054.