Volvo S60 2.4T

La berlina de tamaño medio de Volvo responde con creces a la pretensión de la compañía de competir con las realizaciones alemanas más laureadas del segmento. Rápido, potente y cómodo, el S60 está en disposición de disputar cuota de mercado a los modelos de Audi, BMW y Mercedes.

Volvo S60 2.4T
Volvo S60 2.4T

El otro apartado destacable de este motor es la sonoridad. A ralentí presenta 41,6 decibelios, índice que va subiendo lógica y progresivamente a medida que se aprieta el acelerador. A 100 km/h registra 62,5 y a 140 km/h a 68,2, dentro de los mejores del mercado, sólo superado por los Peugeot, los Mercedes y algún que otro modelo a título individual. En suma, un motor muy suave de manejo, silencioso y potente, apto para el carácter "rutero" del S60.

El bastidor cumple en líneas generales con las expectativas depositadas en él. Sus suaves suspensiones proporcionan confort a raudales en tramos lisos, con buen firme y a altas velocidades. Es decir, que Volvo ha puesto el énfasis en la comercialización de un coche con pretensiones viajeras, cómodo y funcional. Lo que no puede disimular el S60 es que su campo natural de acción son las autopistas y las curvas largas, porque, en giros más cortos y retorcidos, el subviraje es acusado y el peso del conjunto se hace notar.

A 120-140 km/h el S60 demuestra sus mejores credenciales, con unos consumos contenidos a la altura de los mejores del mercado en este aspecto (alrededor de los 8,5 y 9,5 litros a los 100 km). A más velocidad crucero, la calidad de su rodar no disminuye (a excepción de algún que otro ruido aerodinámico), alcanzando fácilmente ritmos cercanos a los 200 km/h, sin turbarse. La única pega, claro está, es que su consumo se dispara por encima de los 15 litros, disminuyendo considerablemente su aceptable autonomía, alrededor de los 770 km.

A tenor de la interesante mecánica, aun sacrificando confort en marcha, este coche iría incluso mejor con unas amortiguaciones algo más firmes, sobre todo en trazados bacheados, donde pierde bastante de esa suavidad y calidad de rodadura. Asimismo, atenuaría los efectos de una dirección excesivamente asistida (debido al escaso diámetro de giro, tan sólo 10,8 metros), porque, en tramos curvos y sinuosos, la conjunción de este efecto con su peso reduce la efectividad de una plataforma bastante estable, gracias a la enorme anchura de vías, de 156 centímetros.

La incorporación de serie de la distribución electrónica de la frenada (EBD) mejora unos frenos ya de por sí potentes. Pero la mejor característica de este sistema de discos delanteros ventilados de 305 mm y traseros de 289 mm es la resistencia, ya que actúan con eficacia en situaciones que requieren pisar mucho el pedal, sin que la masa del S60 perjudique su función.

Con estos atributos y virtudes tan poderosos, Volvo ha penetrado con fuerza en uno de los sectores más complicados de copar por la existencia de las marcas Audi, BMW y Mercedes que imponen su impronta y su saber hacer en lo más alto del mismo. La renovación experimentada en su diseño y la excelente relación calidad/precio del S60 aconsejan a las realizaciones más potentes de las tres casas alemanas andarse con cuidado. Además, sobre ellas, la berlina sueca mantiene ese rasgo distintivo de coche resistente y seguro al que tanto ha recurrido la firma.

Pregunta a los propietarios por su coche y recibe las respuestas en tu email.

Acepto la política de privacidad para poder obtener las respuestas.

Quiero recibir la mejor oferta.