Volvo S60 2.4T

La berlina de tamaño medio de Volvo responde con creces a la pretensión de la compañía de competir con las realizaciones alemanas más laureadas del segmento. Rápido, potente y cómodo, el S60 está en disposición de disputar cuota de mercado a los modelos de Audi, BMW y Mercedes.

Volvo S60 2.4T
Volvo S60 2.4T

Por tanto, si dos aspectos tan nimios desentonan tanto, debe de ser porque el resto de apartados son plausibles. Y, en efecto, así es. La magnificencia de este Volvo radica en el esmero que sus responsables han puesto en exterior (ya reseñado), interior, equipamiento, bastidor y motor, y en la sabia conjunción de estos apartados, que tiene su reflejo en un precio comedido y aceptable, 5.151.643 pesetas de precio base, que, evidentemente, llega sin dificultad a los 6 millones con algún que otro extra interesante, como el GPS (550.072 pesetas) o el lavafaros (50.082 pesetas).

El lanzamiento de este modelo ha supuesto la inclusión de todas las novedades tecnológicas desarrolladas por la firma en materia de seguridad. Airbags frontales, laterales y de cortinillas, sistema WHIPS para evitar latigazos cervicales, control de estabilidad y tracción (en este modelo es opcional), protección infantil, etc., todo un compendio de soluciones actuales que proporcionan a su conductor la sensación de ir acorazado.

En consonancia, la dotación de serie proporcionada es excelente. Exceptuando la tapicería de piel, el sistema de orientación por satélite, lavafaros y techo eléctrico, el resto de componentes que garantizan bienestar y confort están incluidos.

La capital atención prestada a la seguridad por Volvo responde a su manida estrategia de promoción de "venderse" como uno de las marcas más seguras del mundo, algo de lo que hace gala desde que en 1959 inventó el cinturón de seguridad de tres anclajes. Es frecuente, por tanto, experimentar una sensación de ir blindado a bordo de un Volvo, posiblemente más por la influencia subliminal ejercida en nosotros por su maquinaria publicitaria que por nuestra consciencia de la efectividad de los elementos utilizados o la robustez del chasis. Otros fabricantes del mercado disponen de componentes similares y tecnologías idénticas, con otros nombres, claro está, que han revelado su funcionalidad y eficacia en igual grado, o incluso mayor, que los desarrollados por la firma nórdica.

Las plazas delanteras cuentan con reglaje eléctrico en altura, profundidad e inclinación, además de modularidad del volante. El mullido de los asientos es, sin llegar a ser muy duro, indeformable, lo cual los hace especialmente indicados para viajar. Agarran en la justa medida, evitando los desplazamientos del cuerpo en curvas, y los reposacabezas poseen varias posiciones.

Desde su puesto, el conductor tiene acceso sencillo a todos los mandos contenidos en el salpicadero. Los radios del volante incluyen botones para manejar el aparato de música y controlar la velocidad crucero.

Por último, la profusión de huecos portaobjetos, la integración de teléfono móvil, las luces interiores en espejitos, el equipo de audio y guardadiscos CD y la existencia de posavasos y perchas garantizan la versatilidad y funcionalidad de este modelo.

Con estos atributos, el S60 está correctamente equipado para competir con las gamas más lujosas del segmento de la berlina de tamaño medio. Estas no son otras que los Audi A4, la serie 3 de BMW y la clase C de Mercedes, más algún que otro modelo de Jaguar, Volkswagen u otro constructor generalista.

Pregunta a los propietarios por su coche y recibe las respuestas en tu email.

Acepto la política de privacidad para poder obtener las respuestas.

Quiero recibir la mejor oferta.