Volvo S40 1.6D Kinetic

La versión básica Diesel del S40, con 110 CV, es un modelo interesante por comportamiento y consumo reducido, aunque las prestaciones no son su punto más fuerte.

Al igual que el Focus, el Mazda 3 Sportsedan comparte bastidor y mecánicas con el S40, aunque hay en en el Mazda un mayor toque deportivo. El modelo japonés se caracteriza por poseer un toque más deportivo y el chasis cuenta con un punto más de agilidad que la berlina sueca. En habitabilidad y maletero, las cotas son muy similares, mientras que el precio es sensiblemente menor, unos 3.000 euros, a favor del Mazda 3. Como el Focus, el Laguna Sedán no es, por prestigio, el verdadero rival del S40, aunque por tamaño y habitabilidad sí que puede convertirse en una opción muy recomendable, sobre todo porque podemos cargarla “a tope" de equipamiento e, incluso, asociarle una motorización de mayor potencia, como es el 1.9 dCi de 120 CV, con la que el sedán francés obtienen unas prestaciones más destacadas. El Toledo es otro de los rivales más directos con los que se encuentra el S40. A lo mejor no por prestigio, pero sí por concepto y dimensiones. El automóvil de la marca española hace gala de un diseño rompedor, que todavía no parece haber calado en el público, pero también de un comportamiento dinámico de primer orden. Esto, unido a un motor algo más brusco, pero más capaz que el 1.6D del Volvo, lo convierte en una opción muy a tener en cuenta. Por precio, la versión más equipada del Toledo se sitúa al mismo nivel que la básica del S40.El Octavia es más grande que el S40, pues estamos ante una berlina media propiamente dicha. Esto no le impide, sin embargo, ser rival del Volvo, pues ofrece los mismos ingredientes (espacio, seguridad y un motor frugal) por un precio muy atractivo, que no llega a los 20.000 euros. Será el potencial cliente el que deba decidir si opta por la imagen y la distinción que le confiere un Volvo o se queda con el más “mundano" Skoda. Al igual que el Focus, el Mazda 3 Sportsedan comparte bastidor y mecánicas con el S40, aunque hay en en el Mazda un mayor toque deportivo. El modelo japonés se caracteriza por poseer un toque más deportivo y el chasis cuenta con un punto más de agilidad que la berlina sueca. En habitabilidad y maletero, las cotas son muy similares, mientras que el precio es sensiblemente menor, unos 3.000 euros, a favor del Mazda 3. Como el Focus, el Laguna Sedán no es, por prestigio, el verdadero rival del S40, aunque por tamaño y habitabilidad sí que puede convertirse en una opción muy recomendable, sobre todo porque podemos cargarla “a tope" de equipamiento e, incluso, asociarle una motorización de mayor potencia, como es el 1.9 dCi de 120 CV, con la que el sedán francés obtienen unas prestaciones más destacadas. El Toledo es otro de los rivales más directos con los que se encuentra el S40. A lo mejor no por prestigio, pero sí por concepto y dimensiones. El automóvil de la marca española hace gala de un diseño rompedor, que todavía no parece haber calado en el público, pero también de un comportamiento dinámico de primer orden. Esto, unido a un motor algo más brusco, pero más capaz que el 1.6D del Volvo, lo convierte en una opción muy a tener en cuenta. Por precio, la versión más equipada del Toledo se sitúa al mismo nivel que la básica del S40.El Octavia es más grande que el S40, pues estamos ante una berlina media propiamente dicha. Esto no le impide, sin embargo, ser rival del Volvo, pues ofrece los mismos ingredientes (espacio, seguridad y un motor frugal) por un precio muy atractivo, que no llega a los 20.000 euros. Será el potencial cliente el que deba decidir si opta por la imagen y la distinción que le confiere un Volvo o se queda con el más “mundano" Skoda. Al igual que el Focus, el Mazda 3 Sportsedan comparte bastidor y mecánicas con el S40, aunque hay en en el Mazda un mayor toque deportivo. El modelo japonés se caracteriza por poseer un toque más deportivo y el chasis cuenta con un punto más de agilidad que la berlina sueca. En habitabilidad y maletero, las cotas son muy similares, mientras que el precio es sensiblemente menor, unos 3.000 euros, a favor del Mazda 3. Como el Focus, el Laguna Sedán no es, por prestigio, el verdadero rival del S40, aunque por tamaño y habitabilidad sí que puede convertirse en una opción muy recomendable, sobre todo porque podemos cargarla “a tope" de equipamiento e, incluso, asociarle una motorización de mayor potencia, como es el 1.9 dCi de 120 CV, con la que el sedán francés obtienen unas prestaciones más destacadas. El Toledo es otro de los rivales más directos con los que se encuentra el S40. A lo mejor no por prestigio, pero sí por concepto y dimensiones. El automóvil de la marca española hace gala de un diseño rompedor, que todavía no parece haber calado en el público, pero también de un comportamiento dinámico de primer orden. Esto, unido a un motor algo más brusco, pero más capaz que el 1.6D del Volvo, lo convierte en una opción muy a tener en cuenta. Por precio, la versión más equipada del Toledo se sitúa al mismo nivel que la básica del S40.El Octavia es más grande que el S40, pues estamos ante una berlina media propiamente dicha. Esto no le impide, sin embargo, ser rival del Volvo, pues ofrece los mismos ingredientes (espacio, seguridad y un motor frugal) por un precio muy atractivo, que no llega a los 20.000 euros. Será el potencial cliente el que deba decidir si opta por la imagen y la distinción que le confiere un Volvo o se queda con el más “mundano" Skoda. Al igual que el Focus, el Mazda 3 Sportsedan comparte bastidor y mecánicas con el S40, aunque hay en en el Mazda un mayor toque deportivo. El modelo japonés se caracteriza por poseer un toque más deportivo y el chasis cuenta con un punto más de agilidad que la berlina sueca. En habitabilidad y maletero, las cotas son muy similares, mientras que el precio es sensiblemente menor, unos 3.000 euros, a favor del Mazda 3. Como el Focus, el Laguna Sedán no es, por prestigio, el verdadero rival del S40, aunque por tamaño y habitabilidad sí que puede convertirse en una opción muy recomendable, sobre todo porque podemos cargarla “a tope" de equipamiento e, incluso, asociarle una motorización de mayor potencia, como es el 1.9 dCi de 120 CV, con la que el sedán francés obtienen unas prestaciones más destacadas. El Toledo es otro de los rivales más directos con los que se encuentra el S40. A lo mejor no por prestigio, pero sí por concepto y dimensiones. El automóvil de la marca española hace gala de un diseño rompedor, que todavía no parece haber calado en el público, pero también de un comportamiento dinámico de primer orden. Esto, unido a un motor algo más brusco, pero más capaz que el 1.6D del Volvo, lo convierte en una opción muy a tener en cuenta. Por precio, la versión más equipada del Toledo se sitúa al mismo nivel que la básica del S40.El Octavia es más grande que el S40, pues estamos ante una berlina media propiamente dicha. Esto no le impide, sin embargo, ser rival del Volvo, pues ofrece los mismos ingredientes (espacio, seguridad y un motor frugal) por un precio muy atractivo, que no llega a los 20.000 euros. Será el potencial cliente el que deba decidir si opta por la imagen y la distinción que le confiere un Volvo o se queda con el más “mundano" Skoda.