Volkswagen ID.4: prueba con todos los datos y mediciones del nuevo SUV

Distintivo por presencia y esencia, el ID.4 es más que la interpretación de la plataforma MEB en clave SUV. Es también pieza vital en la estrategia de futuro de Volkswagen. Lo probamos a fondo.

Óscar Díaz / Fotos: Félix Macías

VW ID.4, a prueba
VW ID.4, a prueba

Punto de ruptura con el pasado, bifurcación de una gama tendente a la electrificación plena, expresión de una tecnología conectada, explorador de la conducción asistida… Todas esas definiciones se ajustan al ID.4, como también se ajustarían las de coche familiar válido para ser usado a diario y la de eléctrico con capacidad de convertirse en el coche único familiar dado su potencial de recargas rápidas (de hasta 125 kW por corriente continua). Pero este SUV eléctrico supone mucho más, dada su aproximación a una conducción de futuro, a una realidad de conexión entre conductor y vehículo asistimos a una integración entre vehículos y de éstos con su entorno, tanto comunicándose entre sí, como con las infraestructuras viarias y de puntos de recargas mediante la tecnología Car2X. Y este planteamiento es el que define el universo ID., con una conducción característica, con tal grado de automatización que a los nativos analógicos puede requerir un tiempo de asimilación antes de acostumbrarte a una realidad novedosa, nunca antes vista… fuera del universo Volkswagen ID.

Volkswagen ID.4. 2
Volkswagen ID.4.

Formalmente, el ID.4 reinterpreta la plataforma modular eléctrica MEB de Volkswagen, la misma de ID.3, Skoda Enyaq o Cupra Born en clave de SUV compacto. Responde a esta definición por unos 459 cm de longitud y 164 de altura que le sitúan a caballo entre Tiguan y Tiguan Allspace (451 y 470 cm, respectivamente, con unos 4 cm más de cota vertical éstos) y con una distancia entre ejes casi idéntica a la del siete plazas que crea expectación ante el grado de aprovechamiento del espacio interior. La respuesta es positiva, favorable ante las necesidades de hasta cuatro adultos y respaldada por un maletero solvente, cifrado por la marca en 543 l y con un acceso cómodo. Su plano de carga, a 78 cm del suelo, se lo pone fácil a las personas de menor estatura, lo mismo que su amplia boca le hace compatible con objetos voluminosos o, abatiendo los asientos, introducir una bici de carretera sin quitar la rueda delantera.

VW ID.4: universo conectado

Su apariencia es diferente a la gama térmica de Volkswagen, tanto por lo que sugieren unas líneas fluidas y el creativo trabajo de sus faros led, como en un interior muy diáfano, con unos materiales de aspecto moderno y mejores sensaciones que las que nos dejaron los ID.3 preserie que probamos hasta el momento. Los mandos tradicionales giratorios han sido sustituidos por superficies táctiles y la enorme pantalla central concentra la interacción humano-máquina. Desde ella se controlan los elementos de confort y entretenimiento, se seleccionan los modos de conducción, la firmeza de la amortiguación en el caso de llevarla instalada y se ajustan los umbrales de actuación de las ayudas a la conducción. Es el auténtico centro de mando del ID.4, o al menos de los componentes complementarios a la esencia de la conducción.

PRESTACIONES VW ID.4 150 kW (204 CV)
Aceleración 0-100 km/h 9,05 segundos
Aceleración 0-400 m 16,77 segundos
Aceleración 0-1.000 m 30,79 segundos
Aceleración 0-120 km/h 12,58 segundos
Frenada 140-0 km/h 69,82 metros
Frenada 100-0 km/h 36,86 metros

 

Porque no debemos olvidar que este ID.4 es un coche, y su propósito fundamental es el de servir a la movilidad de las personas. Su entorno preferido será la ciudad y sus recorridos periféricos. Es allí donde más beneficios ofrecen ¡su condición de cero emisiones: entre ellos su fantástica capacidad de giro —mejor incluso que la de coches más pequeños, como el mismísimo VW Polo— y elementos de ayuda como las cámaras perimetrales o el aparcamiento asistido. Pero tampoco va a desmerecer si queremos afrontar desplazamientos de mayor entidad, incluso viajes en carretera. Si bien en este caso debemos tener previstos los oportunos puntos de recarga rápida —de hasta 125 kW si hablamos de los ID.4 con batería de 77 kWh de capacidad como éste, aunque hay que reconocer cómo no es fácil encontrar variedad de puntos de suministro por encima de 50 kW— cada, aproximadamente, 350 km para dejarnos un margen de maniobra bastante generoso ante posibles malos funcionamientos del punto de suministro. Y es que, pese a que la autonomía oficial puede ir claramente más allá, el consumo energético de este motor varía notablemente en función de la velocidad de marcha y, consecuentemente, podríamos entrar en un estado de alta ansiedad energética si pretendemos estirar las recargas muy por encima de esos 350 a ritmos de autovía.

Volkswagen ID.4. 1jpg
Volkswagen ID.4

Porque el gasto podrá ir desde los poco más de 14 kWh/100 km a ritmos de ciudad y periurbanos a más de 39 kWh/100 km circulando a ritmos tan desaforados como nuestra toma de prestaciones. Complementan a las recargas rápidas las de corriente alterna. Hasta los 11 kW conectados a una estación de carga (supondría unas 7 horas de conexión), con un mínimo de los 2,3 que aportaría un enchufe doméstico.

VW ID.4: plena automatización

Los no iniciados en el ecosistema ID. pueden ver con asombro cómo el coche libera la puerta al aproximarse a él y cómo una presión sobre el asiento es suficiente para «ponerlo en alerta», para que se active el equipo de audio y para que el sistema motopropulsor esté preparado para el arranque. Sólo hay que girar el selector y soltar el pie del freno para iniciar la marcha, sin ruido, con una entrega de fuerza más que solvente y esa sensación de poderío tan clásica de coches eléctricos a velocidades bajas y medias. Porque, como todos, el ID.4 tiene su velocidad limitada voluntariamente, en este caso a 160 km/h, para no perjudicar la autonomía y esto condiciona su capacidad prestacional límite además de ahorrar energía.

ESPACIO INTERIOR VW ID.4 150 kW (204 CV)
Anchura delantera 144 cm
Anchura trasera 138 cm
Altura delantera 94/109 cm
Altura trasera 92 cm
Espacio piernas 83 cm
Maletero 543 litros

 

En cuanto a aceleración, se ha quedado a unas irrelevantes décimas de lo anunciado, en unos más que buenos 9 segundos en el 0-100, aunque resulta convincente a la hora de atacar adelantamientos o incorporaciones comprometidas. Tampoco ofrece dudas en su frenado, por debajo de los 70 m parando desde 140 km/h, siempre con suavidad en el pedal, característica que también se extiende a la dirección y al selector de cambio, que en el modo B aumenta la recuperación de energía del motor eléctrico, actuando como un freno motor que puede ayudarnos más a mantener controlada la velocidad de descenso que una reducción efectiva de velocidad a la entrada de una curva —con una tasa máxima fijada en 1,5 m/s2 que sí reduce la sensación de conducción «a vela»—.

Volkswagen ID.4 5
Volkswagen ID.4 5

Esa retención varía en función del modo de conducción elegido, con la máxima intensidad en el modo Sport, si bien no va a alcanzar niveles tan altos como para evitar hacer uso del pedal de freno para, por ejemplo, detenernos ante un semáforo o ante una señal de Stop. En cualquier caso, no hay levas con  niveles de retención creciente o un selector tradicional que nos «llame».

CONSUMOS VW ID.4 150 kW (204 CV)
Urbano 14,2 kWh/100 km
Carretera 19,2 kWh/100 km
Medio 17,0 kWh/100 km

 

En el ID.4 la prioridad es la armonía, la integración, una conducción basada en la uniformidad, en la obtención del máximo rendimiento a cada Kilovatio gastado. Y hacerlo en un entorno protector, ultratecnológico, diseñado para hacérselo fácil al conductor, que puede aprovecharse de unos sistemas que apoyan la conducción predictiva mediante elementos de realidad aumentada y pueden llegar a asistirle de tal modo que se relaje en una conducción tan robótica como políticamente adecuada.

Tampoco se deja en segundo plano a los pasajeros. No sólo gozan de espacio y un piso plano que mejora la plaza central, sino también de cuidado. No se echan en falta salidas de aire regulables con selector de la temperatura en el centro de la consola ni sendas conexiones (Tipo C) en las que alimentar dispositivos móviles o elementos de utilidad que caracterizan a un automóvil llamado a definir la próxima conducción, la del coche eléctrico.

Volkswagen ID.4. 1jpg

Galería relacionada

VW ID.4: superprueba a fondo del nuevo SUV eléctrico

El Volkswagen ID.5 GTX será otro deportivo eléctrico de la marca.

Relacionado

Volkswagen ID.5 GTX: al volante del nuevo SUV coupé que llega en 2022

Los mejores vídeos