Volkswagen Golf Plus TDI 1.9 105 CV Trendline

Hace unos años había en la televisión un concurso en el que unos niños tenían que describir con sus palabras algún objeto o animal. Si tuvieran que describir el Golf Plus, lo tendrían fácil. Les bastaría con decir: “es como el Golf, pero mejor". Y tendrían razón, porque el Plus hereda las virtudes del Golf normal y las mejora.

Volkswagen Golf Plus TDI 1.9 105 CV Trendline
Volkswagen Golf Plus TDI 1.9 105 CV Trendline

Decir que un coche es tan bueno como el Golf ya es decir mucho. El compacto alemán se ha elevado a la categoría de mito viviente y es la referencia inevitable en la categoría. Sin embargo, esta nueva variante es realmente mejor. Lo es porque, montado sobre el chasis del Golf, iguala sus características dinámicas y su exquisito funcionamiento, pero, además, ofrece más versatilidad interior y más amplitud gracias a su carrocería de tipo monovolumen.

En este sentido, el Golf Plus sigue la senda del Ford Focus C-Max, que ofrece más espacio sobre el mismo bastidor del Focus y, de paso, mantiene sus excelentes cualidades dinámicas. Ambos, junto con el Seat Altea y algún otro modelo, tienen un objetivo claro: mantener cautiva la atención de ese público que, necesitado de interiores de corte familiar, se niega a abandonar la fascinación de los compactos deportivos. Son los deportivos más familiares.

Elegimos para esta primera prueba el solvente y popular motor 1.9 TDI de 105 CV, una máquina que conocemos muy bien y que, por tanto, no nos llevará a equívocos a la hora de probarla con esta carrocería más grande. Vamos a ver que se adapta de maravilla al chasis y a la nueva carrocería del Golf.Resulta sorprendente que una marca tan conservadora en sus movimientos como Volkswagen dé el salto de lanzar este monovolumen. Sobre todo, después de haber presentado el Touran, que fue el que estrenó este bastidor. Pero el Touran es un monovolumen grande, con siete asientos y todos los defectos y las virtudes de los especialistas de la categoría. En cambio, el Plus es más bien un guiño, una salida honrosa para los que se resisten a pasarse ya al familiar. Al ver el Golf Plus, uno piensa inmediatamente en un Golf “engordado", con sobrepeso. Y es que el Plus muestra una línea que, partiendo de la estilizada silueta del Golf, crece hacia lo que podría ser perfectamente un monovolumen.
Así, es un centímetro más largo, igual de ancho y diez centímetros más alto. Esta mayor altura es la que da esa sensación de volumen que tiene el coche, y también plantea un desafío estético que los diseñadores han resuelto haciendo que la línea que parte del capó y cruza el parabrisas sea más tendida, más suave, casi una curva continua, sin aristas.
En la zaga también se nota un cambio estético, pues la mayor altura deja más chapa a la vista y más curvas, más músculos. Es una trasera más rotunda y elevada que la del Golf normal.Y, claro, con las cifras de las dimensiones en la mano, cabría esperar un interior mucho más grande, pero no es así del todo. En los asientos delanteros (que sujetan muy bien) sólo se ganan un par de centímetros de anchura (142 cm) y otro tanto de altura (mínimo 95 cm), mientras que en los traseros se aprecia un poco más la ganancia en anchura: 4 cm más ancho (136 cm), pero resulta incluso un centímetro más bajo (94 cm). Sorprende que, siendo más alto el coche, los pasajeros no tengan más espacio libre para la cabeza. Esto se debe a que en Volkswagen han jugado con las perspectivas y han colocado unos asientos más elevados, con lo que la sensación de altura y espacio crece, pero no lo hacen los huecos libres reales.En cambio, lo que sí ha mejorado de forma notable es la versatilidad de este habitáculo. Ya que no aumenta el espacio disponible, sí cambia la configuración interior para aprovechar mejor ese espacio. De esta manera, los asientos traseros pueden avanzar o retroceder hasta 16 cm en el eje longitudinal, lo que permite ganar espacio para el maletero si es necesario aumentar la capacidad de carga.Esto es muy importante y conviene recordarlo cuando se le eche el primer vistazo al coche, porque, al abrir el gran portón trasero, puede que el maletero nos parezca pequeño. De hecho, con los asientos traseros en su posición más retrasada, el hueco para equipaje no es gran cosa. Pero ya hemos visto que basta con adelantar las butacas para empezar a ganar litros de capacidad. Y, además, hay otro truco: bajo el suelo del maletero se oculta un doble fondo de gran capacidad. Todavía más abajo va la rueda de repuesto, que es de emergencia. Al final, contamos con 420 litros de capacidad mínima, lo que no está nada mal.

Además, el habitáculo está salpicado de huecos para meter pequeños objetos y se han añadido dos mesitas plegables que cuelgan de los respaldos de los asientos delanteros. Por lo demás, el interior del coche es inequívocamente Volkswagen. Tiene estética similar al Golf normal, con su su misma disposición de elementos, pero con un salpicadero de formas diferentes, adaptadas a la maoyor modularidad y la abundancia de cajones, gavetas y huecos de todo tipo. También disfruta, claro, de su cuidada ergonomía, de sus impecables materiales y de un tacto de mandos exquisito, marca de la casa.Y, como decimos siempre que juzgamos un Golf, el Plus también arrastra esa excesiva sobriedad que caracteriza los interiores de la quinta generación de este compactoLos acabados son buenísimos, pero lucen poco porque los diseñadores no se han arriesgado nada a la hora de dibujar el habitáculo. Todo es bueno, pero nada brilla, nada despunta, falta un poco de imaginación. Si lo comparamos con el Seat Altea y con el Focus C-Max, el Golf Plus resulta muy soso...Como no podía ser menos, el Golf Plus va muy bien equipado, sobre todo en este acabado Trendline, que coloca el precio del coche en 21.560 euros. Por este precio, el Golf Plus incluye una completísima dotación de seguridad, con airbags frontales, laterales y de cortina para las plazas delanteras. También hay control de estabilidad, ABS, repartidor de la frenada de emergencia y anclajes Isofix. La dotación de confort dispone de climatizador, equipo de sonido con CD, seis altavoces y mandos en el volante, guantera refrigerada, volante regulable en altura y profundidad,
Para el capítulo de opciones quedan el climatizador bizona (290 euros), el techo practicable (810 euros), la pintura metalizada (285 euros), las llantas de aleación (895 euros), los faros antiniebla (155 euros), el control de velocidad de crucero (185 euros) y los airbags laterales traseros, que cuestan 290 euros. Decir que un coche es tan bueno como el Golf ya es decir mucho. El compacto alemán se ha elevado a la categoría de mito viviente y es la referencia inevitable en la categoría. Sin embargo, esta nueva variante es realmente mejor. Lo es porque, montado sobre el chasis del Golf, iguala sus características dinámicas y su exquisito funcionamiento, pero, además, ofrece más versatilidad interior y más amplitud gracias a su carrocería de tipo monovolumen.

En este sentido, el Golf Plus sigue la senda del Ford Focus C-Max, que ofrece más espacio sobre el mismo bastidor del Focus y, de paso, mantiene sus excelentes cualidades dinámicas. Ambos, junto con el Seat Altea y algún otro modelo, tienen un objetivo claro: mantener cautiva la atención de ese público que, necesitado de interiores de corte familiar, se niega a abandonar la fascinación de los compactos deportivos. Son los deportivos más familiares.

Elegimos para esta primera prueba el solvente y popular motor 1.9 TDI de 105 CV, una máquina que conocemos muy bien y que, por tanto, no nos llevará a equívocos a la hora de probarla con esta carrocería más grande. Vamos a ver que se adapta de maravilla al chasis y a la nueva carrocería del Golf.Resulta sorprendente que una marca tan conservadora en sus movimientos como Volkswagen dé el salto de lanzar este monovolumen. Sobre todo, después de haber presentado el Touran, que fue el que estrenó este bastidor. Pero el Touran es un monovolumen grande, con siete asientos y todos los defectos y las virtudes de los especialistas de la categoría. En cambio, el Plus es más bien un guiño, una salida honrosa para los que se resisten a pasarse ya al familiar. Al ver el Golf Plus, uno piensa inmediatamente en un Golf “engordado", con sobrepeso. Y es que el Plus muestra una línea que, partiendo de la estilizada silueta del Golf, crece hacia lo que podría ser perfectamente un monovolumen.
Así, es un centímetro más largo, igual de ancho y diez centímetros más alto. Esta mayor altura es la que da esa sensación de volumen que tiene el coche, y también plantea un desafío estético que los diseñadores han resuelto haciendo que la línea que parte del capó y cruza el parabrisas sea más tendida, más suave, casi una curva continua, sin aristas.
En la zaga también se nota un cambio estético, pues la mayor altura deja más chapa a la vista y más curvas, más músculos. Es una trasera más rotunda y elevada que la del Golf normal.Y, claro, con las cifras de las dimensiones en la mano, cabría esperar un interior mucho más grande, pero no es así del todo. En los asientos delanteros (que sujetan muy bien) sólo se ganan un par de centímetros de anchura (142 cm) y otro tanto de altura (mínimo 95 cm), mientras que en los traseros se aprecia un poco más la ganancia en anchura: 4 cm más ancho (136 cm), pero resulta incluso un centímetro más bajo (94 cm). Sorprende que, siendo más alto el coche, los pasajeros no tengan más espacio libre para la cabeza. Esto se debe a que en Volkswagen han jugado con las perspectivas y han colocado unos asientos más elevados, con lo que la sensación de altura y espacio crece, pero no lo hacen los huecos libres reales.En cambio, lo que sí ha mejorado de forma notable es la versatilidad de este habitáculo. Ya que no aumenta el espacio disponible, sí cambia la configuración interior para aprovechar mejor ese espacio. De esta manera, los asientos traseros pueden avanzar o retroceder hasta 16 cm en el eje longitudinal, lo que permite ganar espacio para el maletero si es necesario aumentar la capacidad de carga.Esto es muy importante y conviene recordarlo cuando se le eche el primer vistazo al coche, porque, al abrir el gran portón trasero, puede que el maletero nos parezca pequeño. De hecho, con los asientos traseros en su posición más retrasada, el hueco para equipaje no es gran cosa. Pero ya hemos visto que basta con adelantar las butacas para empezar a ganar litros de capacidad. Y, además, hay otro truco: bajo el suelo del maletero se oculta un doble fondo de gran capacidad. Todavía más abajo va la rueda de repuesto, que es de emergencia. Al final, contamos con 420 litros de capacidad mínima, lo que no está nada mal.

Además, el habitáculo está salpicado de huecos para meter pequeños objetos y se han añadido dos mesitas plegables que cuelgan de los respaldos de los asientos delanteros. Por lo demás, el interior del coche es inequívocamente Volkswagen. Tiene estética similar al Golf normal, con su su misma disposición de elementos, pero con un salpicadero de formas diferentes, adaptadas a la maoyor modularidad y la abundancia de cajones, gavetas y huecos de todo tipo. También disfruta, claro, de su cuidada ergonomía, de sus impecables materiales y de un tacto de mandos exquisito, marca de la casa.Y, como decimos siempre que juzgamos un Golf, el Plus también arrastra esa excesiva sobriedad que caracteriza los interiores de la quinta generación de este compactoLos acabados son buenísimos, pero lucen poco porque los diseñadores no se han arriesgado nada a la hora de dibujar el habitáculo. Todo es bueno, pero nada brilla, nada despunta, falta un poco de imaginación. Si lo comparamos con el Seat Altea y con el Focus C-Max, el Golf Plus resulta muy soso...Como no podía ser menos, el Golf Plus va muy bien equipado, sobre todo en este acabado Trendline, que coloca el precio del coche en 21.560 euros. Por este precio, el Golf Plus incluye una completísima dotación de seguridad, con airbags frontales, laterales y de cortina para las plazas delanteras. También hay control de estabilidad, ABS, repartidor de la frenada de emergencia y anclajes Isofix. La dotación de confort dispone de climatizador, equipo de sonido con CD, seis altavoces y mandos en el volante, guantera refrigerada, volante regulable en altura y profundidad,
Para el capítulo de opciones quedan el climatizador bizona (290 euros), el techo practicable (810 euros), la pintura metalizada (285 euros), las llantas de aleación (895 euros), los faros antiniebla (155 euros), el control de velocidad de crucero (185 euros) y los airbags laterales traseros, que cuestan 290 euros.