Volkswagen Golf GTI DSG

El GTI vuelve a renacer en la quinta generación del mítico Golf, pero ahora lo hace con un chispeante motor turbo de inyección directa de 200 CV que, unido al cambio DSG, resulta realmente delicioso.

No llega al nivel de potencia del afamado Golf, pero es cierto que tiene un precio claramente inferior, una imagen muy diferenciada en su variante de tres puertas y un interior bastante innovador. Su motor atmosférico es voluntarioso pero, lógicamente, no llega a las prestaciones de su rival, si bien es un modelo cómodo y fácil de conducir.

Posiblemente, el rival más peligroso del Golf, el más eficaz. Su ligereza y potencia hacen de él un modelo muy interesante, muy deportivo. También en este caso el motor es atmosférico, pero entrega 200 CV de potencia a un régimen de 7.500 rpm, como un molinillo. El equipamiento no es su punto fuerte, pero lo compensa con la eficacia de su bastidor.

Por potencia y precio, el Astra Turbo es una razonable alternativa al Golf, si bien la versión que más se ajusta sería el GTC, con estética diferenciada de la variante de cinco puertas. Entre sus ventajas se encuentra su precio competitivo, su buena habitabilidad, una suspensión eficaz con gestión electrónica y un motor muy potente y elástico.

Versión más radical y depotiva del Mégane, goza de más potencia en su tren delantero, pero no resulta tan fácil de conducir como el Golf. El motor es muy potente y progresivo, pero la dirección no acompaña a las prestaciones. Sobre firmes en mal estado presenta más dificultad para transmitir la energía a las ruedas delanteras.

Su motor de 225 CV es todo un ejemplo. Permite unas prestaciones de escándalo y tiene unos consumos bastante contenidos. El peso del conjunto y la entrega de potencia hacen que se muestre un poco más torpe en las curvas lentas, pero resulta demoledor en tramos con buen firme. En la práctica, es el modelo más potente de los posibles rivales del Golf, con una potencia obtenida por nuestro Centro Técnico de 231 CV.

No llega al nivel de potencia del afamado Golf, pero es cierto que tiene un precio claramente inferior, una imagen muy diferenciada en su variante de tres puertas y un interior bastante innovador. Su motor atmosférico es voluntarioso pero, lógicamente, no llega a las prestaciones de su rival, si bien es un modelo cómodo y fácil de conducir.

Posiblemente, el rival más peligroso del Golf, el más eficaz. Su ligereza y potencia hacen de él un modelo muy interesante, muy deportivo. También en este caso el motor es atmosférico, pero entrega 200 CV de potencia a un régimen de 7.500 rpm, como un molinillo. El equipamiento no es su punto fuerte, pero lo compensa con la eficacia de su bastidor.

Por potencia y precio, el Astra Turbo es una razonable alternativa al Golf, si bien la versión que más se ajusta sería el GTC, con estética diferenciada de la variante de cinco puertas. Entre sus ventajas se encuentra su precio competitivo, su buena habitabilidad, una suspensión eficaz con gestión electrónica y un motor muy potente y elástico.

Versión más radical y depotiva del Mégane, goza de más potencia en su tren delantero, pero no resulta tan fácil de conducir como el Golf. El motor es muy potente y progresivo, pero la dirección no acompaña a las prestaciones. Sobre firmes en mal estado presenta más dificultad para transmitir la energía a las ruedas delanteras.

Su motor de 225 CV es todo un ejemplo. Permite unas prestaciones de escándalo y tiene unos consumos bastante contenidos. El peso del conjunto y la entrega de potencia hacen que se muestre un poco más torpe en las curvas lentas, pero resulta demoledor en tramos con buen firme. En la práctica, es el modelo más potente de los posibles rivales del Golf, con una potencia obtenida por nuestro Centro Técnico de 231 CV.

No llega al nivel de potencia del afamado Golf, pero es cierto que tiene un precio claramente inferior, una imagen muy diferenciada en su variante de tres puertas y un interior bastante innovador. Su motor atmosférico es voluntarioso pero, lógicamente, no llega a las prestaciones de su rival, si bien es un modelo cómodo y fácil de conducir.

Posiblemente, el rival más peligroso del Golf, el más eficaz. Su ligereza y potencia hacen de él un modelo muy interesante, muy deportivo. También en este caso el motor es atmosférico, pero entrega 200 CV de potencia a un régimen de 7.500 rpm, como un molinillo. El equipamiento no es su punto fuerte, pero lo compensa con la eficacia de su bastidor.

Por potencia y precio, el Astra Turbo es una razonable alternativa al Golf, si bien la versión que más se ajusta sería el GTC, con estética diferenciada de la variante de cinco puertas. Entre sus ventajas se encuentra su precio competitivo, su buena habitabilidad, una suspensión eficaz con gestión electrónica y un motor muy potente y elástico.

Versión más radical y depotiva del Mégane, goza de más potencia en su tren delantero, pero no resulta tan fácil de conducir como el Golf. El motor es muy potente y progresivo, pero la dirección no acompaña a las prestaciones. Sobre firmes en mal estado presenta más dificultad para transmitir la energía a las ruedas delanteras.

Su motor de 225 CV es todo un ejemplo. Permite unas prestaciones de escándalo y tiene unos consumos bastante contenidos. El peso del conjunto y la entrega de potencia hacen que se muestre un poco más torpe en las curvas lentas, pero resulta demoledor en tramos con buen firme. En la práctica, es el modelo más potente de los posibles rivales del Golf, con una potencia obtenida por nuestro Centro Técnico de 231 CV.

No llega al nivel de potencia del afamado Golf, pero es cierto que tiene un precio claramente inferior, una imagen muy diferenciada en su variante de tres puertas y un interior bastante innovador. Su motor atmosférico es voluntarioso pero, lógicamente, no llega a las prestaciones de su rival, si bien es un modelo cómodo y fácil de conducir.

Posiblemente, el rival más peligroso del Golf, el más eficaz. Su ligereza y potencia hacen de él un modelo muy interesante, muy deportivo. También en este caso el motor es atmosférico, pero entrega 200 CV de potencia a un régimen de 7.500 rpm, como un molinillo. El equipamiento no es su punto fuerte, pero lo compensa con la eficacia de su bastidor.

Por potencia y precio, el Astra Turbo es una razonable alternativa al Golf, si bien la versión que más se ajusta sería el GTC, con estética diferenciada de la variante de cinco puertas. Entre sus ventajas se encuentra su precio competitivo, su buena habitabilidad, una suspensión eficaz con gestión electrónica y un motor muy potente y elástico.

Versión más radical y depotiva del Mégane, goza de más potencia en su tren delantero, pero no resulta tan fácil de conducir como el Golf. El motor es muy potente y progresivo, pero la dirección no acompaña a las prestaciones. Sobre firmes en mal estado presenta más dificultad para transmitir la energía a las ruedas delanteras.

Su motor de 225 CV es todo un ejemplo. Permite unas prestaciones de escándalo y tiene unos consumos bastante contenidos. El peso del conjunto y la entrega de potencia hacen que se muestre un poco más torpe en las curvas lentas, pero resulta demoledor en tramos con buen firme. En la práctica, es el modelo más potente de los posibles rivales del Golf, con una potencia obtenida por nuestro Centro Técnico de 231 CV.

No llega al nivel de potencia del afamado Golf, pero es cierto que tiene un precio claramente inferior, una imagen muy diferenciada en su variante de tres puertas y un interior bastante innovador. Su motor atmosférico es voluntarioso pero, lógicamente, no llega a las prestaciones de su rival, si bien es un modelo cómodo y fácil de conducir.

Posiblemente, el rival más peligroso del Golf, el más eficaz. Su ligereza y potencia hacen de él un modelo muy interesante, muy deportivo. También en este caso el motor es atmosférico, pero entrega 200 CV de potencia a un régimen de 7.500 rpm, como un molinillo. El equipamiento no es su punto fuerte, pero lo compensa con la eficacia de su bastidor.

Por potencia y precio, el Astra Turbo es una razonable alternativa al Golf, si bien la versión que más se ajusta sería el GTC, con estética diferenciada de la variante de cinco puertas. Entre sus ventajas se encuentra su precio competitivo, su buena habitabilidad, una suspensión eficaz con gestión electrónica y un motor muy potente y elástico.

Versión más radical y depotiva del Mégane, goza de más potencia en su tren delantero, pero no resulta tan fácil de conducir como el Golf. El motor es muy potente y progresivo, pero la dirección no acompaña a las prestaciones. Sobre firmes en mal estado presenta más dificultad para transmitir la energía a las ruedas delanteras.

Su motor de 225 CV es todo un ejemplo. Permite unas prestaciones de escándalo y tiene unos consumos bastante contenidos. El peso del conjunto y la entrega de potencia hacen que se muestre un poco más torpe en las curvas lentas, pero resulta demoledor en tramos con buen firme. En la práctica, es el modelo más potente de los posibles rivales del Golf, con una potencia obtenida por nuestro Centro Técnico de 231 CV.

No llega al nivel de potencia del afamado Golf, pero es cierto que tiene un precio claramente inferior, una imagen muy diferenciada en su variante de tres puertas y un interior bastante innovador. Su motor atmosférico es voluntarioso pero, lógicamente, no llega a las prestaciones de su rival, si bien es un modelo cómodo y fácil de conducir.

Posiblemente, el rival más peligroso del Golf, el más eficaz. Su ligereza y potencia hacen de él un modelo muy interesante, muy deportivo. También en este caso el motor es atmosférico, pero entrega 200 CV de potencia a un régimen de 7.500 rpm, como un molinillo. El equipamiento no es su punto fuerte, pero lo compensa con la eficacia de su bastidor.

Por potencia y precio, el Astra Turbo es una razonable alternativa al Golf, si bien la versión que más se ajusta sería el GTC, con estética diferenciada de la variante de cinco puertas. Entre sus ventajas se encuentra su precio competitivo, su buena habitabilidad, una suspensión eficaz con gestión electrónica y un motor muy potente y elástico.

Versión más radical y depotiva del Mégane, goza de más potencia en su tren delantero, pero no resulta tan fácil de conducir como el Golf. El motor es muy potente y progresivo, pero la dirección no acompaña a las prestaciones. Sobre firmes en mal estado presenta más dificultad para transmitir la energía a las ruedas delanteras.

Su motor de 225 CV es todo un ejemplo. Permite unas prestaciones de escándalo y tiene unos consumos bastante contenidos. El peso del conjunto y la entrega de potencia hacen que se muestre un poco más torpe en las curvas lentas, pero resulta demoledor en tramos con buen firme. En la práctica, es el modelo más potente de los posibles rivales del Golf, con una potencia obtenida por nuestro Centro Técnico de 231 CV.