Volkswagen Golf 2.0 FSI Tiptronic

El nuevo motor FSI que adopta el Golf, con 2.000 cm3, recibe un compañero muy especial: el cambio Tiptronic. La química que surge entre esta interesante pareja se traduce en una armonía digna de análisis.

El Golf quiere seguir siendo el “superventas" de Volkswagen y, para ello, nada mejor que diversificar sus ofertas. Antes de la llegada del GTI (que hizo las delicias del público en los salones de Ginebra y París), decidió presentar en el Salón de Madrid lo que sería la antesala del motor que equipará al modelo más deseado de todos los tiempos: el propulsor 2.0 FSI, con 150 CV.El Golf quiere seguir siendo el “superventas" de Volkswagen y, para ello, nada mejor que diversificar sus ofertas. Antes de la llegada del GTI (que hizo las delicias del público en los salones de Ginebra y París), decidió presentar en el Salón de Madrid lo que sería la antesala del motor que equipará al modelo más deseado de todos los tiempos: el propulsor 2.0 FSI, con 150 CV.Un turbocompresor se encargará de elevar esta cifra hasta los 200 CV en el GTI, aunque la configuración de la mecánica se mantendrá. Aquí llega la primera sorpresa: ¿un motor con inyección directa de gasolina para el rey de los deportivos compactos? Pues sí; la marca alemana ha realizado una apuesta en la que, a tenor de los resultados conseguidos por el 2.0 FSI “normal", saldrán ganando los conductores que busquen sensaciones domesticadas.Las mecánicas FSI no son nuevas para Volkswagen, que emplea desde hace años un motor de 1,6 litros (115 CV) con este mismo sistema, especialmente pensado para disminuir las emisiones contaminantes y el consumo sin que las prestaciones se vean perjudicadas. En la práctica, lo cierto es que el ahorro de combustible no es tan contenido y el comportamiento del propulsor acusa demasiado la suavidad que se pretende lograr, por lo que el resultado, cuando pasó por nuestras manos, nos dejó algo indiferentes. Pero esto ha cambiado en el nuevo motor, con 2.000 cm3; es el más equilibrado de los FSI.Ha desaparecido la sensación de que los “buenos modales" impresos en este tipo de mecánicas lastran su actuación: la potencia se entrega de forma suave, pero sin quedar diluida, lo que nos permitirá ser conscientes de la fuerza del propulsor mientras vamos acelerando. La aguja sube por el cuentarrevoluciones con determinación, mientras en el display central las marchas se suceden unas a otras como por arte de magia.Llega el momento de presentar al otro 50 por ciento de esta pareja: el cambio Tiptronic de seis velocidades, que, junto a la transmisión DSG, estrenó su andadura en los Golf también en la muestra madrileña. Él es el responsable de que la potencia del motor pase por un tamiz que la dulcifica, lo que afecta a las aceleraciones y recuperaciones del modelo. Nuestro Centro Técnico ha medido 10,8 segundos antes de que este Volkswagen alcance los 100 km/h desde parado. Emplea 3 segundos menos para el paso de 80 a 120 km/h en 4ª. No son las brillantes cifras que imaginábamos para la segunda mecánica más potente de la gama, aunque hay que tener en cuenta que la gestión del cambio automático “aletarga" la respuesta del propulsor.Durante la pasada primavera, el motor 1.6 (102 CV) y el 2.0 FSI (150 CV) se añadieron a la gama del Golf. Estas mecánicas, junto a la 1.6 FSI (115 CV), pueden asociarse a la caja de cambios automática Tiptronic. La transmisión DSG se ha reservado para los propulsores TDI de 1,9 y 2,0 litros (105 y 140 CV, respectivamente).