Viaje a mañana

Dentro de 20 ó 30 años, cuando la automoción que hemos conocido sea sólo un recuerdo que ocupó el pasado, el nuevo Serie 7 todavía será un referente. Como las obras faraónicas o el arte más innovador, esta berlina de lujo ha nacido para trascender.

BMW 735i
BMW 735i

Audi tiene en el A8 su mejor exponente. Es un vehículo poderoso que, en esta versión, se aproxima a las cifras del Serie 7. Es un poco más tardo de reacciones y consume más, sin embargo, por precio es mucho más competitivo que el BMW. Desde luego, su carga tecnológica no es comparable, el Audi, aunque sofisticado, no puede con el Serie 7. El Seville es el abanderado de Cadillac en España. Estamos ante un vehículo americano de estética muy conservadora y gran motor. Es decir, el esquema típico americano. Sin embaro, con el Seville han sabido acercarse al gusto europeo logrando unas prestaciones bastante buenas, sobre todo en velocidad y aceleración. Otra cosa es el consumo, que resulta muy elevado. Paradigma de la automoción inglesa, Jaguar tiene en el XJ8 su más competitiva berlina de lujo. Su tradicional mala fama mecánica es ya un recuerdo y los Jaguar, ahora de la mano de Ford, son coches solventes y capaces. En este caso, manteniendo la línea clásica de la firma, el XJ8 ofrece un motor de grandes prestaciones, más potente que el del Serie 7, pero no tan rápido. Su gran ventaja son unos consumos realmente reducidos. Quizá el rival más duro del Serie 7, el Clase S se ha modernizado mucho y ofrece prestaciones que, inferiores a las de 735i, están entre las mejores del mercado. Coche lujoso por antonomasia, no llega al nivel de sofisticación del BMW aunque por los pelos. Audi tiene en el A8 su mejor exponente. Es un vehículo poderoso que, en esta versión, se aproxima a las cifras del Serie 7. Es un poco más tardo de reacciones y consume más, sin embargo, por precio es mucho más competitivo que el BMW. Desde luego, su carga tecnológica no es comparable, el Audi, aunque sofisticado, no puede con el Serie 7. El Seville es el abanderado de Cadillac en España. Estamos ante un vehículo americano de estética muy conservadora y gran motor. Es decir, el esquema típico americano. Sin embaro, con el Seville han sabido acercarse al gusto europeo logrando unas prestaciones bastante buenas, sobre todo en velocidad y aceleración. Otra cosa es el consumo, que resulta muy elevado. Paradigma de la automoción inglesa, Jaguar tiene en el XJ8 su más competitiva berlina de lujo. Su tradicional mala fama mecánica es ya un recuerdo y los Jaguar, ahora de la mano de Ford, son coches solventes y capaces. En este caso, manteniendo la línea clásica de la firma, el XJ8 ofrece un motor de grandes prestaciones, más potente que el del Serie 7, pero no tan rápido. Su gran ventaja son unos consumos realmente reducidos. Quizá el rival más duro del Serie 7, el Clase S se ha modernizado mucho y ofrece prestaciones que, inferiores a las de 735i, están entre las mejores del mercado. Coche lujoso por antonomasia, no llega al nivel de sofisticación del BMW aunque por los pelos. Audi tiene en el A8 su mejor exponente. Es un vehículo poderoso que, en esta versión, se aproxima a las cifras del Serie 7. Es un poco más tardo de reacciones y consume más, sin embargo, por precio es mucho más competitivo que el BMW. Desde luego, su carga tecnológica no es comparable, el Audi, aunque sofisticado, no puede con el Serie 7. El Seville es el abanderado de Cadillac en España. Estamos ante un vehículo americano de estética muy conservadora y gran motor. Es decir, el esquema típico americano. Sin embaro, con el Seville han sabido acercarse al gusto europeo logrando unas prestaciones bastante buenas, sobre todo en velocidad y aceleración. Otra cosa es el consumo, que resulta muy elevado. Paradigma de la automoción inglesa, Jaguar tiene en el XJ8 su más competitiva berlina de lujo. Su tradicional mala fama mecánica es ya un recuerdo y los Jaguar, ahora de la mano de Ford, son coches solventes y capaces. En este caso, manteniendo la línea clásica de la firma, el XJ8 ofrece un motor de grandes prestaciones, más potente que el del Serie 7, pero no tan rápido. Su gran ventaja son unos consumos realmente reducidos. Quizá el rival más duro del Serie 7, el Clase S se ha modernizado mucho y ofrece prestaciones que, inferiores a las de 735i, están entre las mejores del mercado. Coche lujoso por antonomasia, no llega al nivel de sofisticación del BMW aunque por los pelos.