Toyota Corolla 1.4 D4-D 90 CV

Pequeño, ligero y potente. Así es el nuevo motor Diesel 1.4 que incorpora el Toyota Corolla. Con sólo 1.364 cm 3 desarrolla 90 CV, la misma potencia que la mecánica precedente de dos litros, a la que sustituye, pero con 90 kg menos.

Toyota Corolla 1.4 D4-D 90 CV
Toyota Corolla 1.4 D4-D 90 CV

En el interior también se han llevado a cabo algunas modificaciones, no muy visibles, pero sí importantes, como la incorporación de un volante deportivo de tres radios con los mandos integrados del sistema de audio (versiones Sol y TSport), regulable en altura y profundidad, sistema de instrumentación Optitron, con retroiluminación y mejor visibilidad de la información, radio CD integrado con display indicador multifunción y nuevo sistema de aire acondicionado con controles eléctricos en lugar de manuales.También se han incorporado avisadores ópticos y acústicos de olvido de cinturón de seguridad en las plazas delanteras, posibilidad de desconexión del airbag del acompañante mediante un interruptor situado en el lateral del salpicadero, un retrovisor interior de mayores dimensiones (con función antideslumbramiento automática en Sol y TSport), nuevas tapicerías que, según anuncia la marca, proporcionan menos calor, o el respaldo del acompañante con sistema de memoria en las versiones de tres puertas.Otra de las importantes novedades en la nueva gama se encuentra en el aislamiento acústico, que ha mejorado en gran medida gracias a la incorporación de un parabrisas laminado de tres capas que absorbe gran cantidad de ruidos, especialmente los de baja frecuencia, que ya conocimos en el Yaris Verso. Una de las principales novedades y motivo también de la llegada del nuevo propulsor ha sido el tema de la normativa anticontaminación. El nuevo motor Diesel, que sustituye al 2.0 D-4D de 90 CV, cumple la Euro IV con arranque en frío. Deriva del utilizado en el Yaris, aunque se han modificado un total de 51 componentes. Dispone de nueva unidad de control de 2 bits, distribución por simple árbol de levas en culata y cadena de distribución con tensor, con la intención de disminuir los costes de mantenimiento. Ahora incorpora sistema de alimentación por common rail de segunda generación (1.600 bares) con intercooler y turbo de geometría variable. Además, dispone de sistema de refrigeración del lubricante mediante intercambiador aceite/agua.Fabricado íntegramente en aluminio (bloque y culata), la potencia se ha incrementado de los 75 CV anteriores a los 90 actuales. La cifra de par resulta ligeramente inferior respecto al anterior 2.0 (190 Nm, pero se mantiene constante entre 1.800 y 3.000 rpm), lo que le permite un comportamiento muy eficaz.El nivel de ruido y vibraciones se ha reducido considerablemente con la incorporación de un nuevo encapsulado del motor, una nueva tapa de culata, la tapa lateral del bloque de cilindros, la del cárter del aceite y la carcasa del turbo.El nivel de ruido y vibraciones se ha reducido considerablemente con la incorporación de un nuevo encapsulado del motor, una nueva tapa de culata, la tapa lateral del bloque de cilindros, la del cárter del aceite y la carcasa del turbo.Así se denomina la nueva filosofía de Toyota, que significa “mejora continua", cuyos excelentes resultados quedan patentes en la mayoría de los mercados mundiales (es la marca de volumen con mayor crecimiento en Europa). Prueba de ello son las exitosas ventas que está cosechando este modelo, del que se venderán este año en Europa unas 175.000 unidades (sin incluir la carrocería Verso).Para mejorar el aspecto del modelo se han llevado a cabo unas ligeras modificaciones en la carrocería que acercan la imagen hacia la mostrada en el Verso. Se han integrado en el frontal la parrilla del color de la carrocería y el logotipo de la marca, se ha instalado un nuevo capó con formas más prominentes, faros delanteros multirreflector con efecto lágrima y paragolpes delantero más sólido. Como novedad, ahora los faros delanteros antiniebla no son incompatibles con el motor Diesel, por lo que pueden ser instalados en todas las versiones.En la parte posterior se han montado unos grupos ópticos de nuevo cuño, con diferente distribución de las funciones indicadoras y un paragolpes dividido en dos partes con la intención de afianzar el aspecto de robustez. En el interior también se han llevado a cabo algunas modificaciones, no muy visibles, pero sí importantes, como la incorporación de un volante deportivo de tres radios con los mandos integrados del sistema de audio (versiones Sol y TSport), regulable en altura y profundidad, sistema de instrumentación Optitron, con retroiluminación y mejor visibilidad de la información, radio CD integrado con display indicador multifunción y nuevo sistema de aire acondicionado con controles eléctricos en lugar de manuales.También se han incorporado avisadores ópticos y acústicos de olvido de cinturón de seguridad en las plazas delanteras, posibilidad de desconexión del airbag del acompañante mediante un interruptor situado en el lateral del salpicadero, un retrovisor interior de mayores dimensiones (con función antideslumbramiento automática en Sol y TSport), nuevas tapicerías que, según anuncia la marca, proporcionan menos calor, o el respaldo del acompañante con sistema de memoria en las versiones de tres puertas.Otra de las importantes novedades en la nueva gama se encuentra en el aislamiento acústico, que ha mejorado en gran medida gracias a la incorporación de un parabrisas laminado de tres capas que absorbe gran cantidad de ruidos, especialmente los de baja frecuencia, que ya conocimos en el Yaris Verso. Una de las principales novedades y motivo también de la llegada del nuevo propulsor ha sido el tema de la normativa anticontaminación. El nuevo motor Diesel, que sustituye al 2.0 D-4D de 90 CV, cumple la Euro IV con arranque en frío. Deriva del utilizado en el Yaris, aunque se han modificado un total de 51 componentes. Dispone de nueva unidad de control de 2 bits, distribución por simple árbol de levas en culata y cadena de distribución con tensor, con la intención de disminuir los costes de mantenimiento. Ahora incorpora sistema de alimentación por common rail de segunda generación (1.600 bares) con intercooler y turbo de geometría variable. Además, dispone de sistema de refrigeración del lubricante mediante intercambiador aceite/agua.Fabricado íntegramente en aluminio (bloque y culata), la potencia se ha incrementado de los 75 CV anteriores a los 90 actuales. La cifra de par resulta ligeramente inferior respecto al anterior 2.0 (190 Nm, pero se mantiene constante entre 1.800 y 3.000 rpm), lo que le permite un comportamiento muy eficaz.El nivel de ruido y vibraciones se ha reducido considerablemente con la incorporación de un nuevo encapsulado del motor, una nueva tapa de culata, la tapa lateral del bloque de cilindros, la del cárter del aceite y la carcasa del turbo.El nivel de ruido y vibraciones se ha reducido considerablemente con la incorporación de un nuevo encapsulado del motor, una nueva tapa de culata, la tapa lateral del bloque de cilindros, la del cárter del aceite y la carcasa del turbo.Así se denomina la nueva filosofía de Toyota, que significa “mejora continua", cuyos excelentes resultados quedan patentes en la mayoría de los mercados mundiales (es la marca de volumen con mayor crecimiento en Europa). Prueba de ello son las exitosas ventas que está cosechando este modelo, del que se venderán este año en Europa unas 175.000 unidades (sin incluir la carrocería Verso).Para mejorar el aspecto del modelo se han llevado a cabo unas ligeras modificaciones en la carrocería que acercan la imagen hacia la mostrada en el Verso. Se han integrado en el frontal la parrilla del color de la carrocería y el logotipo de la marca, se ha instalado un nuevo capó con formas más prominentes, faros delanteros multirreflector con efecto lágrima y paragolpes delantero más sólido. Como novedad, ahora los faros delanteros antiniebla no son incompatibles con el motor Diesel, por lo que pueden ser instalados en todas las versiones.En la parte posterior se han montado unos grupos ópticos de nuevo cuño, con diferente distribución de las funciones indicadoras y un paragolpes dividido en dos partes con la intención de afianzar el aspecto de robustez. En el interior también se han llevado a cabo algunas modificaciones, no muy visibles, pero sí importantes, como la incorporación de un volante deportivo de tres radios con los mandos integrados del sistema de audio (versiones Sol y TSport), regulable en altura y profundidad, sistema de instrumentación Optitron, con retroiluminación y mejor visibilidad de la información, radio CD integrado con display indicador multifunción y nuevo sistema de aire acondicionado con controles eléctricos en lugar de manuales.También se han incorporado avisadores ópticos y acústicos de olvido de cinturón de seguridad en las plazas delanteras, posibilidad de desconexión del airbag del acompañante mediante un interruptor situado en el lateral del salpicadero, un retrovisor interior de mayores dimensiones (con función antideslumbramiento automática en Sol y TSport), nuevas tapicerías que, según anuncia la marca, proporcionan menos calor, o el respaldo del acompañante con sistema de memoria en las versiones de tres puertas.Otra de las importantes novedades en la nueva gama se encuentra en el aislamiento acústico, que ha mejorado en gran medida gracias a la incorporación de un parabrisas laminado de tres capas que absorbe gran cantidad de ruidos, especialmente los de baja frecuencia, que ya conocimos en el Yaris Verso. Una de las principales novedades y motivo también de la llegada del nuevo propulsor ha sido el tema de la normativa anticontaminación. El nuevo motor Diesel, que sustituye al 2.0 D-4D de 90 CV, cumple la Euro IV con arranque en frío. Deriva del utilizado en el Yaris, aunque se han modificado un total de 51 componentes. Dispone de nueva unidad de control de 2 bits, distribución por simple árbol de levas en culata y cadena de distribución con tensor, con la intención de disminuir los costes de mantenimiento. Ahora incorpora sistema de alimentación por common rail de segunda generación (1.600 bares) con intercooler y turbo de geometría variable. Además, dispone de sistema de refrigeración del lubricante mediante intercambiador aceite/agua.Fabricado íntegramente en aluminio (bloque y culata), la potencia se ha incrementado de los 75 CV anteriores a los 90 actuales. La cifra de par resulta ligeramente inferior respecto al anterior 2.0 (190 Nm, pero se mantiene constante entre 1.800 y 3.000 rpm), lo que le permite un comportamiento muy eficaz.El nivel de ruido y vibraciones se ha reducido considerablemente con la incorporación de un nuevo encapsulado del motor, una nueva tapa de culata, la tapa lateral del bloque de cilindros, la del cárter del aceite y la carcasa del turbo.El nivel de ruido y vibraciones se ha reducido considerablemente con la incorporación de un nuevo encapsulado del motor, una nueva tapa de culata, la tapa lateral del bloque de cilindros, la del cárter del aceite y la carcasa del turbo.Así se denomina la nueva filosofía de Toyota, que significa “mejora continua", cuyos excelentes resultados quedan patentes en la mayoría de los mercados mundiales (es la marca de volumen con mayor crecimiento en Europa). Prueba de ello son las exitosas ventas que está cosechando este modelo, del que se venderán este año en Europa unas 175.000 unidades (sin incluir la carrocería Verso).Para mejorar el aspecto del modelo se han llevado a cabo unas ligeras modificaciones en la carrocería que acercan la imagen hacia la mostrada en el Verso. Se han integrado en el frontal la parrilla del color de la carrocería y el logotipo de la marca, se ha instalado un nuevo capó con formas más prominentes, faros delanteros multirreflector con efecto lágrima y paragolpes delantero más sólido. Como novedad, ahora los faros delanteros antiniebla no son incompatibles con el motor Diesel, por lo que pueden ser instalados en todas las versiones.En la parte posterior se han montado unos grupos ópticos de nuevo cuño, con diferente distribución de las funciones indicadoras y un paragolpes dividido en dos partes con la intención de afianzar el aspecto de robustez. En el interior también se han llevado a cabo algunas modificaciones, no muy visibles, pero sí importantes, como la incorporación de un volante deportivo de tres radios con los mandos integrados del sistema de audio (versiones Sol y TSport), regulable en altura y profundidad, sistema de instrumentación Optitron, con retroiluminación y mejor visibilidad de la información, radio CD integrado con display indicador multifunción y nuevo sistema de aire acondicionado con controles eléctricos en lugar de manuales.También se han incorporado avisadores ópticos y acústicos de olvido de cinturón de seguridad en las plazas delanteras, posibilidad de desconexión del airbag del acompañante mediante un interruptor situado en el lateral del salpicadero, un retrovisor interior de mayores dimensiones (con función antideslumbramiento automática en Sol y TSport), nuevas tapicerías que, según anuncia la marca, proporcionan menos calor, o el respaldo del acompañante con sistema de memoria en las versiones de tres puertas.Otra de las importantes novedades en la nueva gama se encuentra en el aislamiento acústico, que ha mejorado en gran medida gracias a la incorporación de un parabrisas laminado de tres capas que absorbe gran cantidad de ruidos, especialmente los de baja frecuencia, que ya conocimos en el Yaris Verso. Una de las principales novedades y motivo también de la llegada del nuevo propulsor ha sido el tema de la normativa anticontaminación. El nuevo motor Diesel, que sustituye al 2.0 D-4D de 90 CV, cumple la Euro IV con arranque en frío. Deriva del utilizado en el Yaris, aunque se han modificado un total de 51 componentes. Dispone de nueva unidad de control de 2 bits, distribución por simple árbol de levas en culata y cadena de distribución con tensor, con la intención de disminuir los costes de mantenimiento. Ahora incorpora sistema de alimentación por common rail de segunda generación (1.600 bares) con intercooler y turbo de geometría variable. Además, dispone de sistema de refrigeración del lubricante mediante intercambiador aceite/agua.Fabricado íntegramente en aluminio (bloque y culata), la potencia se ha incrementado de los 75 CV anteriores a los 90 actuales. La cifra de par resulta ligeramente inferior respecto al anterior 2.0 (190 Nm, pero se mantiene constante entre 1.800 y 3.000 rpm), lo que le permite un comportamiento muy eficaz.El nivel de ruido y vibraciones se ha reducido considerablemente con la incorporación de un nuevo encapsulado del motor, una nueva tapa de culata, la tapa lateral del bloque de cilindros, la del cárter del aceite y la carcasa del turbo.El nivel de ruido y vibraciones se ha reducido considerablemente con la incorporación de un nuevo encapsulado del motor, una nueva tapa de culata, la tapa lateral del bloque de cilindros, la del cárter del aceite y la carcasa del turbo.Así se denomina la nueva filosofía de Toyota, que significa “mejora continua", cuyos excelentes resultados quedan patentes en la mayoría de los mercados mundiales (es la marca de volumen con mayor crecimiento en Europa). Prueba de ello son las exitosas ventas que está cosechando este modelo, del que se venderán este año en Europa unas 175.000 unidades (sin incluir la carrocería Verso).Para mejorar el aspecto del modelo se han llevado a cabo unas ligeras modificaciones en la carrocería que acercan la imagen hacia la mostrada en el Verso. Se han integrado en el frontal la parrilla del color de la carrocería y el logotipo de la marca, se ha instalado un nuevo capó con formas más prominentes, faros delanteros multirreflector con efecto lágrima y paragolpes delantero más sólido. Como novedad, ahora los faros delanteros antiniebla no son incompatibles con el motor Diesel, por lo que pueden ser instalados en todas las versiones.En la parte posterior se han montado unos grupos ópticos de nuevo cuño, con diferente distribución de las funciones indicadoras y un paragolpes dividido en dos partes con la intención de afianzar el aspecto de robustez. En el interior también se han llevado a cabo algunas modificaciones, no muy visibles, pero sí importantes, como la incorporación de un volante deportivo de tres radios con los mandos integrados del sistema de audio (versiones Sol y TSport), regulable en altura y profundidad, sistema de instrumentación Optitron, con retroiluminación y mejor visibilidad de la información, radio CD integrado con display indicador multifunción y nuevo sistema de aire acondicionado con controles eléctricos en lugar de manuales.También se han incorporado avisadores ópticos y acústicos de olvido de cinturón de seguridad en las plazas delanteras, posibilidad de desconexión del airbag del acompañante mediante un interruptor situado en el lateral del salpicadero, un retrovisor interior de mayores dimensiones (con función antideslumbramiento automática en Sol y TSport), nuevas tapicerías que, según anuncia la marca, proporcionan menos calor, o el respaldo del acompañante con sistema de memoria en las versiones de tres puertas.Otra de las importantes novedades en la nueva gama se encuentra en el aislamiento acústico, que ha mejorado en gran medida gracias a la incorporación de un parabrisas laminado de tres capas que absorbe gran cantidad de ruidos, especialmente los de baja frecuencia, que ya conocimos en el Yaris Verso. Una de las principales novedades y motivo también de la llegada del nuevo propulsor ha sido el tema de la normativa anticontaminación. El nuevo motor Diesel, que sustituye al 2.0 D-4D de 90 CV, cumple la Euro IV con arranque en frío. Deriva del utilizado en el Yaris, aunque se han modificado un total de 51 componentes. Dispone de nueva unidad de control de 2 bits, distribución por simple árbol de levas en culata y cadena de distribución con tensor, con la intención de disminuir los costes de mantenimiento. Ahora incorpora sistema de alimentación por common rail de segunda generación (1.600 bares) con intercooler y turbo de geometría variable. Además, dispone de sistema de refrigeración del lubricante mediante intercambiador aceite/agua.Fabricado íntegramente en aluminio (bloque y culata), la potencia se ha incrementado de los 75 CV anteriores a los 90 actuales. La cifra de par resulta ligeramente inferior respecto al anterior 2.0 (190 Nm, pero se mantiene constante entre 1.800 y 3.000 rpm), lo que le permite un comportamiento muy eficaz.El nivel de ruido y vibraciones se ha reducido considerablemente con la incorporación de un nuevo encapsulado del motor, una nueva tapa de culata, la tapa lateral del bloque de cilindros, la del cárter del aceite y la carcasa del turbo.El nivel de ruido y vibraciones se ha reducido considerablemente con la incorporación de un nuevo encapsulado del motor, una nueva tapa de culata, la tapa lateral del bloque de cilindros, la del cárter del aceite y la carcasa del turbo.Así se denomina la nueva filosofía de Toyota, que significa “mejora continua", cuyos excelentes resultados quedan patentes en la mayoría de los mercados mundiales (es la marca de volumen con mayor crecimiento en Europa). Prueba de ello son las exitosas ventas que está cosechando este modelo, del que se venderán este año en Europa unas 175.000 unidades (sin incluir la carrocería Verso).Para mejorar el aspecto del modelo se han llevado a cabo unas ligeras modificaciones en la carrocería que acercan la imagen hacia la mostrada en el Verso. Se han integrado en el frontal la parrilla del color de la carrocería y el logotipo de la marca, se ha instalado un nuevo capó con formas más prominentes, faros delanteros multirreflector con efecto lágrima y paragolpes delantero más sólido. Como novedad, ahora los faros delanteros antiniebla no son incompatibles con el motor Diesel, por lo que pueden ser instalados en todas las versiones.En la parte posterior se han montado unos grupos ópticos de nuevo cuño, con diferente distribución de las funciones indicadoras y un paragolpes dividido en dos partes con la intención de afianzar el aspecto de robustez. En el interior también se han llevado a cabo algunas modificaciones, no muy visibles, pero sí importantes, como la incorporación de un volante deportivo de tres radios con los mandos integrados del sistema de audio (versiones Sol y TSport), regulable en altura y profundidad, sistema de instrumentación Optitron, con retroiluminación y mejor visibilidad de la información, radio CD integrado con display indicador multifunción y nuevo sistema de aire acondicionado con controles eléctricos en lugar de manuales.También se han incorporado avisadores ópticos y acústicos de olvido de cinturón de seguridad en las plazas delanteras, posibilidad de desconexión del airbag del acompañante mediante un interruptor situado en el lateral del salpicadero, un retrovisor interior de mayores dimensiones (con función antideslumbramiento automática en Sol y TSport), nuevas tapicerías que, según anuncia la marca, proporcionan menos calor, o el respaldo del acompañante con sistema de memoria en las versiones de tres puertas.Otra de las importantes novedades en la nueva gama se encuentra en el aislamiento acústico, que ha mejorado en gran medida gracias a la incorporación de un parabrisas laminado de tres capas que absorbe gran cantidad de ruidos, especialmente los de baja frecuencia, que ya conocimos en el Yaris Verso. Una de las principales novedades y motivo también de la llegada del nuevo propulsor ha sido el tema de la normativa anticontaminación. El nuevo motor Diesel, que sustituye al 2.0 D-4D de 90 CV, cumple la Euro IV con arranque en frío. Deriva del utilizado en el Yaris, aunque se han modificado un total de 51 componentes. Dispone de nueva unidad de control de 2 bits, distribución por simple árbol de levas en culata y cadena de distribución con tensor, con la intención de disminuir los costes de mantenimiento. Ahora incorpora sistema de alimentación por common rail de segunda generación (1.600 bares) con intercooler y turbo de geometría variable. Además, dispone de sistema de refrigeración del lubricante mediante intercambiador aceite/agua.Fabricado íntegramente en aluminio (bloque y culata), la potencia se ha incrementado de los 75 CV anteriores a los 90 actuales. La cifra de par resulta ligeramente inferior respecto al anterior 2.0 (190 Nm, pero se mantiene constante entre 1.800 y 3.000 rpm), lo que le permite un comportamiento muy eficaz.El nivel de ruido y vibraciones se ha reducido considerablemente con la incorporación de un nuevo encapsulado del motor, una nueva tapa de culata, la tapa lateral del bloque de cilindros, la del cárter del aceite y la carcasa del turbo.El nivel de ruido y vibraciones se ha reducido considerablemente con la incorporación de un nuevo encapsulado del motor, una nueva tapa de culata, la tapa lateral del bloque de cilindros, la del cárter del aceite y la carcasa del turbo.Así se denomina la nueva filosofía de Toyota, que significa “mejora continua", cuyos excelentes resultados quedan patentes en la mayoría de los mercados mundiales (es la marca de volumen con mayor crecimiento en Europa). Prueba de ello son las exitosas ventas que está cosechando este modelo, del que se venderán este año en Europa unas 175.000 unidades (sin incluir la carrocería Verso).Para mejorar el aspecto del modelo se han llevado a cabo unas ligeras modificaciones en la carrocería que acercan la imagen hacia la mostrada en el Verso. Se han integrado en el frontal la parrilla del color de la carrocería y el logotipo de la marca, se ha instalado un nuevo capó con formas más prominentes, faros delanteros multirreflector con efecto lágrima y paragolpes delantero más sólido. Como novedad, ahora los faros delanteros antiniebla no son incompatibles con el motor Diesel, por lo que pueden ser instalados en todas las versiones.En la parte posterior se han montado unos grupos ópticos de nuevo cuño, con diferente distribución de las funciones indicadoras y un paragolpes dividido en dos partes con la intención de afianzar el aspecto de robustez.

Los mejores vídeos