Suzuki Ignis GL 4WD

Un utilitario, por tamaño, versatilidad y ligereza, pero con posibilidades para circular por caminos en mal estado o resbaladizos, gracias a la tracción total. Un coche ideal para el medio rural o de alta montaña, aunque con un precio muy elevado.

Suzuki Ignis GL 4WD
Suzuki Ignis GL 4WD

La tracción total marca la filosofía del Ignis. Podría pasar por cualquier otro utilitario como el Wagon R, el Opel Agila o el Hyundai Atos. Un coche ciudadano de carrocería alta y a medio camino entre un turismo y un monovolumen. Pero el tipo de tracción lo hace diferente. Puede ser un utilitario perfectamente, pero para eso cualquiera de los anteriores o de los turismos pequeños cumple tan bien o mejor que el Ignis y con un precio más contenido. Este Suzuki no es barato. Pero es que algo como el Ignis no existe. Tenemos por un lado el Panda Trekking, más limitado por motor y tamaño y, por otro, el Daihatsu Terios, con una orientación más campera y con bloqueo del diferencial central, aunque más caro. En el Ignis, el sistema de tracción es permanente, con un embrague de acoplamiento viscoso como diferencial central, situado delante del eje trasero. Una solución sencilla que se emplea en vehículos como el Scénic RX4 o el Land Rover Freelander. Pero no hay que equivocarse, el Ignis no es un todo terreno, sino un turismo con el que se puede circular por caminos en mal estado ayudado por la tracción, la altura y por la ligereza del coche. En terreno resbaladizo, como barro, los neumáticos de carretera marcan el límite. Podríamos situarlo a medias entre un turismo y un TT ligero, un terreno en el que se encuentra solo.