Subaru Legacy 2.0 AWD

Es la versión de acceso a la gama, monta un propulsor alegre y el acabado interior ha mejorado respecto a ediciones anteriores. Este Legacy planta cara a muchas berlinas en un segmento muy poblado.

Subaru Legacy 2.0 AWD
Subaru Legacy 2.0 AWD

Es el más rápido en la medición 0 a 100 km/h y cuesta prácticamente lo mismo que el protagonista de nuestro test. Es un poco más reducido en sus dimensiones exteriores, pero esta característica no afecta a las cotas interiores (las plazas traseras son más anchas que en el Subaru), a pesar de tener un maletero de capacidad similar. Dispone de tracción delantera y sistema de control de estabilidad ESP.Es el recién llegado en la pugna por la mayor cuota de mercado en el disputado segmento de las berlinas medias. Este 407 ofrece la mejor velocidad punta de entre todos los modelos comparados y un consumo más alto que el de nuestro protagonista. Se trata, sin duda alguna, del modelo con mejor equipamiento de serie relativo a seguridad: nada más y nada menos que doce airbags disponibles, además de control de estabilidad.
Posee casi las mismas dimensiones exteriores que nuestro protagonista, aunque es más ancho (1,8 metros), lo que redunda en unas más confortables plazas traseras. Se trata de otra de las últimas incorporaciones a este segmento. El vehículo de origen sueco monta una mecánica de cinco cilindros y 2,4 litros), pero que ofrece la misma potencia (140 CV). Gracias a su mayor capacidad, la cifra de par motor máxima aumenta y es la más alta de todas (22,4 mkg a 4.000 vueltas). De la misma forma son reseñables, por abultados, los consumos de este S40.
El equipamiento de seguridad también es amplio, como nos tiene acostumbrados la firma sueca, e incluye, entre otros, airbags de conductor, pasajero, delanteros laterales y de cortina delanteros y traseros. Como en el Subaru, el climatizador, el ABS y el ordenador de a bordo son de serie. También hay posibilidad de montar caja de cambios automática (2.043 euros) y llantas de aleación (781 euros). Los controles de tracción y de estabilidad son de serie en el Volvo. Resulta un poco más barato que nuestro protagonista, pero, como el resto de rivales que analizamos en esta página, no dispone de tracción total, aunque sí tiene suspensión neumática. Este elemento aporta un comportamiento “especial" dirigido a conseguir mayor grado de confort y seguridad para los ocupantes.
El equipamiento es similar en ambos casos y caracterizado por una alta dotación de elementos de seguridad de serie (airbags de conductor, acompañante y laterales delanteros) y con airbags de cortina delanteros y traseros de serie sólo para el C5. Las prestaciones (aceleración de 0 a 100 km/h y velocidad máxima) son mejores en el Citroën, pero los consumos también son más abultados en el caso del coche de origen francés. Con un propulsor de inyección directa de gasolina de menor cilindrada, este Mondeo ofrece menos caballos de potencia, pero mejores cifras de aceleración y de velocidad punta que el Subaru. Tiene tracción delantera y lleva de serie control de tracción y de estabilidad y una caja de cambios de seis velocidades (nuestro protagonista acopla una transmisión de cinco marchas). Dispone de uno de los maleteros con mayor capacidad del segmento (500 litros) frente a los 440 del Legacy. El comportamiento de ambos modelos es similar, los dos aportan confianza al conductor gracias a un eficaz bastidor. El equipamiento de serie es parecido, pero el opcional es mucho más amplio en el caso del Ford. La explicación es sencilla: como el Subaru es japonés, las opciones son ajustadas (saldría muy caro traer coches a la carta hasta nuestro país), mientras que el Mondeo se puede personalizar mejor (se ensambla en una planta europea). El Mondeo es el único “contrincante" al que no es posible acoplar una caja de cambios automática de manera opcional. Es el más rápido en la medición 0 a 100 km/h y cuesta prácticamente lo mismo que el protagonista de nuestro test. Es un poco más reducido en sus dimensiones exteriores, pero esta característica no afecta a las cotas interiores (las plazas traseras son más anchas que en el Subaru), a pesar de tener un maletero de capacidad similar. Dispone de tracción delantera y sistema de control de estabilidad ESP.Es el recién llegado en la pugna por la mayor cuota de mercado en el disputado segmento de las berlinas medias. Este 407 ofrece la mejor velocidad punta de entre todos los modelos comparados y un consumo más alto que el de nuestro protagonista. Se trata, sin duda alguna, del modelo con mejor equipamiento de serie relativo a seguridad: nada más y nada menos que doce airbags disponibles, además de control de estabilidad.
Posee casi las mismas dimensiones exteriores que nuestro protagonista, aunque es más ancho (1,8 metros), lo que redunda en unas más confortables plazas traseras. Se trata de otra de las últimas incorporaciones a este segmento. El vehículo de origen sueco monta una mecánica de cinco cilindros y 2,4 litros), pero que ofrece la misma potencia (140 CV). Gracias a su mayor capacidad, la cifra de par motor máxima aumenta y es la más alta de todas (22,4 mkg a 4.000 vueltas). De la misma forma son reseñables, por abultados, los consumos de este S40.
El equipamiento de seguridad también es amplio, como nos tiene acostumbrados la firma sueca, e incluye, entre otros, airbags de conductor, pasajero, delanteros laterales y de cortina delanteros y traseros. Como en el Subaru, el climatizador, el ABS y el ordenador de a bordo son de serie. También hay posibilidad de montar caja de cambios automática (2.043 euros) y llantas de aleación (781 euros). Los controles de tracción y de estabilidad son de serie en el Volvo. Resulta un poco más barato que nuestro protagonista, pero, como el resto de rivales que analizamos en esta página, no dispone de tracción total, aunque sí tiene suspensión neumática. Este elemento aporta un comportamiento “especial" dirigido a conseguir mayor grado de confort y seguridad para los ocupantes.
El equipamiento es similar en ambos casos y caracterizado por una alta dotación de elementos de seguridad de serie (airbags de conductor, acompañante y laterales delanteros) y con airbags de cortina delanteros y traseros de serie sólo para el C5. Las prestaciones (aceleración de 0 a 100 km/h y velocidad máxima) son mejores en el Citroën, pero los consumos también son más abultados en el caso del coche de origen francés. Con un propulsor de inyección directa de gasolina de menor cilindrada, este Mondeo ofrece menos caballos de potencia, pero mejores cifras de aceleración y de velocidad punta que el Subaru. Tiene tracción delantera y lleva de serie control de tracción y de estabilidad y una caja de cambios de seis velocidades (nuestro protagonista acopla una transmisión de cinco marchas). Dispone de uno de los maleteros con mayor capacidad del segmento (500 litros) frente a los 440 del Legacy. El comportamiento de ambos modelos es similar, los dos aportan confianza al conductor gracias a un eficaz bastidor. El equipamiento de serie es parecido, pero el opcional es mucho más amplio en el caso del Ford. La explicación es sencilla: como el Subaru es japonés, las opciones son ajustadas (saldría muy caro traer coches a la carta hasta nuestro país), mientras que el Mondeo se puede personalizar mejor (se ensambla en una planta europea). El Mondeo es el único “contrincante" al que no es posible acoplar una caja de cambios automática de manera opcional. Es el más rápido en la medición 0 a 100 km/h y cuesta prácticamente lo mismo que el protagonista de nuestro test. Es un poco más reducido en sus dimensiones exteriores, pero esta característica no afecta a las cotas interiores (las plazas traseras son más anchas que en el Subaru), a pesar de tener un maletero de capacidad similar. Dispone de tracción delantera y sistema de control de estabilidad ESP.Es el recién llegado en la pugna por la mayor cuota de mercado en el disputado segmento de las berlinas medias. Este 407 ofrece la mejor velocidad punta de entre todos los modelos comparados y un consumo más alto que el de nuestro protagonista. Se trata, sin duda alguna, del modelo con mejor equipamiento de serie relativo a seguridad: nada más y nada menos que doce airbags disponibles, además de control de estabilidad.
Posee casi las mismas dimensiones exteriores que nuestro protagonista, aunque es más ancho (1,8 metros), lo que redunda en unas más confortables plazas traseras. Se trata de otra de las últimas incorporaciones a este segmento. El vehículo de origen sueco monta una mecánica de cinco cilindros y 2,4 litros), pero que ofrece la misma potencia (140 CV). Gracias a su mayor capacidad, la cifra de par motor máxima aumenta y es la más alta de todas (22,4 mkg a 4.000 vueltas). De la misma forma son reseñables, por abultados, los consumos de este S40.
El equipamiento de seguridad también es amplio, como nos tiene acostumbrados la firma sueca, e incluye, entre otros, airbags de conductor, pasajero, delanteros laterales y de cortina delanteros y traseros. Como en el Subaru, el climatizador, el ABS y el ordenador de a bordo son de serie. También hay posibilidad de montar caja de cambios automática (2.043 euros) y llantas de aleación (781 euros). Los controles de tracción y de estabilidad son de serie en el Volvo. Resulta un poco más barato que nuestro protagonista, pero, como el resto de rivales que analizamos en esta página, no dispone de tracción total, aunque sí tiene suspensión neumática. Este elemento aporta un comportamiento “especial" dirigido a conseguir mayor grado de confort y seguridad para los ocupantes.
El equipamiento es similar en ambos casos y caracterizado por una alta dotación de elementos de seguridad de serie (airbags de conductor, acompañante y laterales delanteros) y con airbags de cortina delanteros y traseros de serie sólo para el C5. Las prestaciones (aceleración de 0 a 100 km/h y velocidad máxima) son mejores en el Citroën, pero los consumos también son más abultados en el caso del coche de origen francés. Con un propulsor de inyección directa de gasolina de menor cilindrada, este Mondeo ofrece menos caballos de potencia, pero mejores cifras de aceleración y de velocidad punta que el Subaru. Tiene tracción delantera y lleva de serie control de tracción y de estabilidad y una caja de cambios de seis velocidades (nuestro protagonista acopla una transmisión de cinco marchas). Dispone de uno de los maleteros con mayor capacidad del segmento (500 litros) frente a los 440 del Legacy. El comportamiento de ambos modelos es similar, los dos aportan confianza al conductor gracias a un eficaz bastidor. El equipamiento de serie es parecido, pero el opcional es mucho más amplio en el caso del Ford. La explicación es sencilla: como el Subaru es japonés, las opciones son ajustadas (saldría muy caro traer coches a la carta hasta nuestro país), mientras que el Mondeo se puede personalizar mejor (se ensambla en una planta europea). El Mondeo es el único “contrincante" al que no es posible acoplar una caja de cambios automática de manera opcional. Es el más rápido en la medición 0 a 100 km/h y cuesta prácticamente lo mismo que el protagonista de nuestro test. Es un poco más reducido en sus dimensiones exteriores, pero esta característica no afecta a las cotas interiores (las plazas traseras son más anchas que en el Subaru), a pesar de tener un maletero de capacidad similar. Dispone de tracción delantera y sistema de control de estabilidad ESP.Es el recién llegado en la pugna por la mayor cuota de mercado en el disputado segmento de las berlinas medias. Este 407 ofrece la mejor velocidad punta de entre todos los modelos comparados y un consumo más alto que el de nuestro protagonista. Se trata, sin duda alguna, del modelo con mejor equipamiento de serie relativo a seguridad: nada más y nada menos que doce airbags disponibles, además de control de estabilidad.
Posee casi las mismas dimensiones exteriores que nuestro protagonista, aunque es más ancho (1,8 metros), lo que redunda en unas más confortables plazas traseras. Se trata de otra de las últimas incorporaciones a este segmento. El vehículo de origen sueco monta una mecánica de cinco cilindros y 2,4 litros), pero que ofrece la misma potencia (140 CV). Gracias a su mayor capacidad, la cifra de par motor máxima aumenta y es la más alta de todas (22,4 mkg a 4.000 vueltas). De la misma forma son reseñables, por abultados, los consumos de este S40.
El equipamiento de seguridad también es amplio, como nos tiene acostumbrados la firma sueca, e incluye, entre otros, airbags de conductor, pasajero, delanteros laterales y de cortina delanteros y traseros. Como en el Subaru, el climatizador, el ABS y el ordenador de a bordo son de serie. También hay posibilidad de montar caja de cambios automática (2.043 euros) y llantas de aleación (781 euros). Los controles de tracción y de estabilidad son de serie en el Volvo. Resulta un poco más barato que nuestro protagonista, pero, como el resto de rivales que analizamos en esta página, no dispone de tracción total, aunque sí tiene suspensión neumática. Este elemento aporta un comportamiento “especial" dirigido a conseguir mayor grado de confort y seguridad para los ocupantes.
El equipamiento es similar en ambos casos y caracterizado por una alta dotación de elementos de seguridad de serie (airbags de conductor, acompañante y laterales delanteros) y con airbags de cortina delanteros y traseros de serie sólo para el C5. Las prestaciones (aceleración de 0 a 100 km/h y velocidad máxima) son mejores en el Citroën, pero los consumos también son más abultados en el caso del coche de origen francés. Con un propulsor de inyección directa de gasolina de menor cilindrada, este Mondeo ofrece menos caballos de potencia, pero mejores cifras de aceleración y de velocidad punta que el Subaru. Tiene tracción delantera y lleva de serie control de tracción y de estabilidad y una caja de cambios de seis velocidades (nuestro protagonista acopla una transmisión de cinco marchas). Dispone de uno de los maleteros con mayor capacidad del segmento (500 litros) frente a los 440 del Legacy. El comportamiento de ambos modelos es similar, los dos aportan confianza al conductor gracias a un eficaz bastidor. El equipamiento de serie es parecido, pero el opcional es mucho más amplio en el caso del Ford. La explicación es sencilla: como el Subaru es japonés, las opciones son ajustadas (saldría muy caro traer coches a la carta hasta nuestro país), mientras que el Mondeo se puede personalizar mejor (se ensambla en una planta europea). El Mondeo es el único “contrincante" al que no es posible acoplar una caja de cambios automática de manera opcional. Es el más rápido en la medición 0 a 100 km/h y cuesta prácticamente lo mismo que el protagonista de nuestro test. Es un poco más reducido en sus dimensiones exteriores, pero esta característica no afecta a las cotas interiores (las plazas traseras son más anchas que en el Subaru), a pesar de tener un maletero de capacidad similar. Dispone de tracción delantera y sistema de control de estabilidad ESP.Es el recién llegado en la pugna por la mayor cuota de mercado en el disputado segmento de las berlinas medias. Este 407 ofrece la mejor velocidad punta de entre todos los modelos comparados y un consumo más alto que el de nuestro protagonista. Se trata, sin duda alguna, del modelo con mejor equipamiento de serie relativo a seguridad: nada más y nada menos que doce airbags disponibles, además de control de estabilidad.
Posee casi las mismas dimensiones exteriores que nuestro protagonista, aunque es más ancho (1,8 metros), lo que redunda en unas más confortables plazas traseras. Se trata de otra de las últimas incorporaciones a este segmento. El vehículo de origen sueco monta una mecánica de cinco cilindros y 2,4 litros), pero que ofrece la misma potencia (140 CV). Gracias a su mayor capacidad, la cifra de par motor máxima aumenta y es la más alta de todas (22,4 mkg a 4.000 vueltas). De la misma forma son reseñables, por abultados, los consumos de este S40.
El equipamiento de seguridad también es amplio, como nos tiene acostumbrados la firma sueca, e incluye, entre otros, airbags de conductor, pasajero, delanteros laterales y de cortina delanteros y traseros. Como en el Subaru, el climatizador, el ABS y el ordenador de a bordo son de serie. También hay posibilidad de montar caja de cambios automática (2.043 euros) y llantas de aleación (781 euros). Los controles de tracción y de estabilidad son de serie en el Volvo. Resulta un poco más barato que nuestro protagonista, pero, como el resto de rivales que analizamos en esta página, no dispone de tracción total, aunque sí tiene suspensión neumática. Este elemento aporta un comportamiento “especial" dirigido a conseguir mayor grado de confort y seguridad para los ocupantes.
El equipamiento es similar en ambos casos y caracterizado por una alta dotación de elementos de seguridad de serie (airbags de conductor, acompañante y laterales delanteros) y con airbags de cortina delanteros y traseros de serie sólo para el C5. Las prestaciones (aceleración de 0 a 100 km/h y velocidad máxima) son mejores en el Citroën, pero los consumos también son más abultados en el caso del coche de origen francés. Con un propulsor de inyección directa de gasolina de menor cilindrada, este Mondeo ofrece menos caballos de potencia, pero mejores cifras de aceleración y de velocidad punta que el Subaru. Tiene tracción delantera y lleva de serie control de tracción y de estabilidad y una caja de cambios de seis velocidades (nuestro protagonista acopla una transmisión de cinco marchas). Dispone de uno de los maleteros con mayor capacidad del segmento (500 litros) frente a los 440 del Legacy. El comportamiento de ambos modelos es similar, los dos aportan confianza al conductor gracias a un eficaz bastidor. El equipamiento de serie es parecido, pero el opcional es mucho más amplio en el caso del Ford. La explicación es sencilla: como el Subaru es japonés, las opciones son ajustadas (saldría muy caro traer coches a la carta hasta nuestro país), mientras que el Mondeo se puede personalizar mejor (se ensambla en una planta europea). El Mondeo es el único “contrincante" al que no es posible acoplar una caja de cambios automática de manera opcional. Es el más rápido en la medición 0 a 100 km/h y cuesta prácticamente lo mismo que el protagonista de nuestro test. Es un poco más reducido en sus dimensiones exteriores, pero esta característica no afecta a las cotas interiores (las plazas traseras son más anchas que en el Subaru), a pesar de tener un maletero de capacidad similar. Dispone de tracción delantera y sistema de control de estabilidad ESP.Es el recién llegado en la pugna por la mayor cuota de mercado en el disputado segmento de las berlinas medias. Este 407 ofrece la mejor velocidad punta de entre todos los modelos comparados y un consumo más alto que el de nuestro protagonista. Se trata, sin duda alguna, del modelo con mejor equipamiento de serie relativo a seguridad: nada más y nada menos que doce airbags disponibles, además de control de estabilidad.
Posee casi las mismas dimensiones exteriores que nuestro protagonista, aunque es más ancho (1,8 metros), lo que redunda en unas más confortables plazas traseras. Se trata de otra de las últimas incorporaciones a este segmento. El vehículo de origen sueco monta una mecánica de cinco cilindros y 2,4 litros), pero que ofrece la misma potencia (140 CV). Gracias a su mayor capacidad, la cifra de par motor máxima aumenta y es la más alta de todas (22,4 mkg a 4.000 vueltas). De la misma forma son reseñables, por abultados, los consumos de este S40.
El equipamiento de seguridad también es amplio, como nos tiene acostumbrados la firma sueca, e incluye, entre otros, airbags de conductor, pasajero, delanteros laterales y de cortina delanteros y traseros. Como en el Subaru, el climatizador, el ABS y el ordenador de a bordo son de serie. También hay posibilidad de montar caja de cambios automática (2.043 euros) y llantas de aleación (781 euros). Los controles de tracción y de estabilidad son de serie en el Volvo. Resulta un poco más barato que nuestro protagonista, pero, como el resto de rivales que analizamos en esta página, no dispone de tracción total, aunque sí tiene suspensión neumática. Este elemento aporta un comportamiento “especial" dirigido a conseguir mayor grado de confort y seguridad para los ocupantes.
El equipamiento es similar en ambos casos y caracterizado por una alta dotación de elementos de seguridad de serie (airbags de conductor, acompañante y laterales delanteros) y con airbags de cortina delanteros y traseros de serie sólo para el C5. Las prestaciones (aceleración de 0 a 100 km/h y velocidad máxima) son mejores en el Citroën, pero los consumos también son más abultados en el caso del coche de origen francés. Con un propulsor de inyección directa de gasolina de menor cilindrada, este Mondeo ofrece menos caballos de potencia, pero mejores cifras de aceleración y de velocidad punta que el Subaru. Tiene tracción delantera y lleva de serie control de tracción y de estabilidad y una caja de cambios de seis velocidades (nuestro protagonista acopla una transmisión de cinco marchas). Dispone de uno de los maleteros con mayor capacidad del segmento (500 litros) frente a los 440 del Legacy. El comportamiento de ambos modelos es similar, los dos aportan confianza al conductor gracias a un eficaz bastidor. El equipamiento de serie es parecido, pero el opcional es mucho más amplio en el caso del Ford. La explicación es sencilla: como el Subaru es japonés, las opciones son ajustadas (saldría muy caro traer coches a la carta hasta nuestro país), mientras que el Mondeo se puede personalizar mejor (se ensambla en una planta europea). El Mondeo es el único “contrincante" al que no es posible acoplar una caja de cambios automática de manera opcional.