Skoda Fabia. 1.4 MPI

Visto por fuera, el Fabia es realmente atractivo. Los diseñadores de Skoda han querido que su aspecto sea sólido y robusto sin perder nada de jovialidad. Tiene ese aire juvenil y desenfadado que se impone en el diseño del grupo Volkswagen, pero no por eso parece un coche desvalido, sino que da la impresión de ser muy fuerte. Y lo es. Se ha fabricado pensando en la dureza del tráfico urbano, un coche diseñado para fajarse con los atascos y las callejuelas de las ciudades.

Skoda Fabia. 1.4 MPI
Skoda Fabia. 1.4 MPI

El urbano es su medio natural. Ha crecido junto a una nueva generación de consumidores jóvenes que buscan objetos (y un coche lo es) fiables, bien terminados, y estéticamente llamativos. Si el precio es ajustado, miel sobre hojuelas. Es lo mismo que buscan cuando compran un ordenador o un equipo de música. Dirigido a un público mayoritariamente joven y urbano, el Fabia se ha gestado con estas premisas como ejes del trabajo. Ahora estrena un motor de 60 CV que viene para sustituir al de 68 CV en la parte más baja de la gama. El exterior se ha diseñado desde el mínimal. Hay muy pocos elementos que interfieran en las líneas del coche. Predominan los espacios lisos, un tanto combados en los extremos de los planos, pero siempre despejados. El morro es muy alargado, lo que le confiere una actitud de arrojo que le hace parecer casi deportivo. La parrilla, muy moderna, es quizá su principal seña de identidad. Después, llama la atención la altura del coche, que se traduce en un gran espacio libre interior y, por el lado negativo, en unos montantes denlanteros y traseros muy anchosy que, en ocasiones, llegan a lastrar la visibilidad. Las ópticas, que recuerdan mucho a las que monta Volkswagen en sus modelos nuevos, también son innovadoras y muy a la moda.

Pregunta a los propietarios por su coche y recibe las respuestas en tu email.

Acepto la política de privacidad para poder obtener las respuestas.

Quiero recibir la mejor oferta.