Seat Toledo 2.3 V5 20V Sport

Con 170 CV disponibles, el Toledo V5 no es sólo la versión más potente, sino la más refinada de la gama. Impresiona por lo bien que va; recupera, acelera, alcanza una velocidad máxima considerable y tiene una eficacia y calidad de rodadura envidiables. Con estos ingredientes, a los que se suma además un precio atractivo, aunque no una distinción exterior muy fuerte ni el mejor tamaño entre los de su clase, supone una excelente opción incluso entre los automóviles con identidad germana o las más recientes incorporaciones en su segmento.

Seat Toledo 2.3 V5 20V Sport
Seat Toledo 2.3 V5 20V Sport

Muy elástico, este motor estira muy bien, y tiene una muy buena franja de utilización; resulta una auténtica delicia de funcionamiento. Va mejor de 2.000 vueltas para arriba y pasa de una zona a otra del cuentarrevoluciones sin titubeos importantes hasta poco más de las 6.000 rpm y con empuje de forma suave y constante. En nuestro banco de potencia ha rendido ligeramente por debajo de la potencia oficial (167,6 CV frente a 170) y también un poco menos de par (22,2 mkg frente a 22,9). Sin embargo, tiene una relación peso/potencia favorable (8,3 kg/CV) que le permite desenvolverse ágilmente en cualquier circunstancia. Es en realidad una mecánica potente y bien dispuesta, porque su utilización resulta muy buena cuando se está dentro de la franja de zona de par, donde el coche empuja siempre y con decisión, tanto, que es un coche bastante rápido y muy bueno para realizar adelantamientos con mucha seguridad sin estar tirando continuamente del cambio para conseguir un buen rendimiento, porque trabaja con mucha elasticidad. Esto último a pesar de unas relaciones de cambio tirando a largas en las marchas finales, pero que se compensan con la elasticidad y esa facilidad para empujar y subir de vueltas.

Es ágil porque la suspensión se comporta bien. Suficientemente cómoda, no llega a ser muy seca, aunque tienda a ello, e incluso puede notarse claramente el recorrido progresivo de ambos trenes, ligeramente al estilo de los coches del Grupo Volkswagen en general, pero de mejor actuación; todo a pesar de que el sistema ha sido reforzado para esta versión con estabilizadoras más gruesas y más firmeza en el conjunto muelle y amortiguador para adaptarse a las mayores exigencias de los 170 CV de esta versión y de las posibilidades dinámicas que se derivan, posibilitando un comportamiento bastante neutro, o poco subvirador si se prefiere.

Se siente bastante firme en carretera, especialmente en autopistas, y eso da mucha confianza en conducción rápida, porque el coche va muy asentado, con pocas oscilaciones de la carrocería. Los neumáticos Michelin, en medida 205/55 WR 16, ayudan a llevar bastante agarrado el coche en asfalto y, a pesar de tener poca deriva, filtran bien las irregularidades y no son bruscos. A través de ellos y de la dirección, se consigue tener bastante precisión y sensación de lo que pasa debajo del eje delantero. La suspensión trasera, a pesar de no ser la más refinada y exisitr en el mercado mejores soluciones a base, por ejemplo, de multibrazo, se comporta bien y logra un buen equilibrio de interrelación con la parte delantera. Se puede apuntar bien en curva y tener una trayectoria muy satisfactoria. Es fácil llegar a los 200 km/h y superarlos incluso, con un bajo nivel de sonoridad, con una facilidad casi impresionante y con mucha firmeza.

Pregunta a los propietarios por su coche y recibe las respuestas en tu email.

Acepto la política de privacidad para poder obtener las respuestas.

Quiero recibir la mejor oferta.