Seat León 1.9 TDI 105 CV Reference

Llevábamos meses esperando que el nuevo Seat León cayera en nuestras manos… Pero, desde luego, no creíamos que nos iba a satisfacer tanto. El recién llegado es un coche definitivo, un compacto solvente, poderoso y eficaz que hace palidecer a rivales de la talla del Volkswagen Golf, el Focus o el Alfa 147.

Seat León 1.9 TDI 105 CV Reference
Seat León 1.9 TDI 105 CV Reference

El Citroën C4 es uno de los últimos en llegar a la categoría de los compactos y, por tanto, ha hecho como el León: incluir equipamientos que el público pide al resto de los competidores.
Así, cuenta, por ejemplo, con el avisador de pérdida de trayectoria, un elemento muy interesante que no ofrece nadie más.
Su motor 1.6 HDI es muy moderno y, a pesar de tener menos cilindrada que el TDI del León, alcanza una cifra oficial de 110 CV, lo que no está nada mal.
En cuanto al comportamiento, sin ser tan deportivo ni tan firme como el del León, no se le pueden poner muchos reproches: es satisfactorio. Además, sale algo más barato que el León, pero está lejos en cotas de habitabilidad.

Quien no quiera el C4 tiene una opción interesante en el Peugeot 307, que comparte chasis y motores con el coche de los chevrones. Sus calidades y acabados son mejores, pero, eso sí también sale bastante más caro.El mismo motor de 100 CV que lucen C4 y 307, pero con el particular toque de Ford, siempre tan vibrante. Con este propulsor, el Focus, uno de los coches más admirados de la categoría, constituye una referencia y, por tanto, un duro enemigo para el León.
Por si fuera poco, cuesta muy poco más que el León, 18.765 euros y, por ese precio, ofrece algo más de equipamiento y la posibilidad de montar algunos elementos más.
Con todo, lo mejor es el buen comportamiento dinámico del Focus, que es uno de sus pilares. Es casi tan bueno como el León, que le aventaja en nota global gracias a lo estable que es y a las facilidades que da al conductor.Por 18.870 euros se accede al Astra 1.7 CDTI de 100 CV, uno de los grandes de la categoría. El nuevo Astra ofrece la posibilidad de montar su muy recomendable combinación de chasis deportivo y suspensión adaptativa IDS Plus con control continuo de la amortiguación. Con estos aditamentos, el bastidor del coche alemán supera de largo a los demás de la categoría, admitiendo muchas más "perrerías" de lo que admite la mayoría.
Por prestaciones, el Astra no está a la altura del León, que le aventaja en podería y agrado. Además, el coche alemán también es más pequeño por dentro.Ganador por precio, el Mégane 1.5 de 100 CV cuesta sólo 15.885 euros de precio base. Pero, por ese precio, el equipamiento básico ya es interesante y, además, se puede completar mucho sin sobrecargar el importe final. Además, su nivel de seguridad es de los mejores, siendo uno de los primeros en sumar las cinco estrellas de Euro NCAP.
En cambio, el pequeño 1.5 dCi, que es suave y voluntarioso, no está a la altura del León ni de lejos. Tampoco es tan bueno en comportamiento dinámico, un apartado en el que el Mégane se ve lastrado por un tren trasero torpe, una dirección imprecisa y unos frenos poco agradables.
En habitabilidad, ventaja de calle para el León, que es bastante más grande. Sin embargo, el Mégane disfruta de un interior muy vanguardista y elaborado con materiales de muy buena calidad.Como ya hemos dicho, el León comparte los mismos chasis y motor que lleva el Golf, así que no hay buscar grandes diferencias en el comportamiento de ambos coches. Sólo cabe señalar que el León es más deportivo y el Golf más noble, pero ambos son capaces de hacerlo igual de bien en la carretera.

Por lo demás, las diferencias hay que buscarlas en las calidades interiores, que son mejores en el Golf. También éste es un poco mejor en cuanto a maletero y habitabilidad. El equipamiento del Golf también es más completo: incluye el ESP de serie.
El Citroën C4 es uno de los últimos en llegar a la categoría de los compactos y, por tanto, ha hecho como el León: incluir equipamientos que el público pide al resto de los competidores.
Así, cuenta, por ejemplo, con el avisador de pérdida de trayectoria, un elemento muy interesante que no ofrece nadie más.
Su motor 1.6 HDI es muy moderno y, a pesar de tener menos cilindrada que el TDI del León, alcanza una cifra oficial de 110 CV, lo que no está nada mal.
En cuanto al comportamiento, sin ser tan deportivo ni tan firme como el del León, no se le pueden poner muchos reproches: es satisfactorio. Además, sale algo más barato que el León, pero está lejos en cotas de habitabilidad.

Quien no quiera el C4 tiene una opción interesante en el Peugeot 307, que comparte chasis y motores con el coche de los chevrones. Sus calidades y acabados son mejores, pero, eso sí también sale bastante más caro.El mismo motor de 100 CV que lucen C4 y 307, pero con el particular toque de Ford, siempre tan vibrante. Con este propulsor, el Focus, uno de los coches más admirados de la categoría, constituye una referencia y, por tanto, un duro enemigo para el León.
Por si fuera poco, cuesta muy poco más que el León, 18.765 euros y, por ese precio, ofrece algo más de equipamiento y la posibilidad de montar algunos elementos más.
Con todo, lo mejor es el buen comportamiento dinámico del Focus, que es uno de sus pilares. Es casi tan bueno como el León, que le aventaja en nota global gracias a lo estable que es y a las facilidades que da al conductor.Por 18.870 euros se accede al Astra 1.7 CDTI de 100 CV, uno de los grandes de la categoría. El nuevo Astra ofrece la posibilidad de montar su muy recomendable combinación de chasis deportivo y suspensión adaptativa IDS Plus con control continuo de la amortiguación. Con estos aditamentos, el bastidor del coche alemán supera de largo a los demás de la categoría, admitiendo muchas más "perrerías" de lo que admite la mayoría.
Por prestaciones, el Astra no está a la altura del León, que le aventaja en podería y agrado. Además, el coche alemán también es más pequeño por dentro.Ganador por precio, el Mégane 1.5 de 100 CV cuesta sólo 15.885 euros de precio base. Pero, por ese precio, el equipamiento básico ya es interesante y, además, se puede completar mucho sin sobrecargar el importe final. Además, su nivel de seguridad es de los mejores, siendo uno de los primeros en sumar las cinco estrellas de Euro NCAP.
En cambio, el pequeño 1.5 dCi, que es suave y voluntarioso, no está a la altura del León ni de lejos. Tampoco es tan bueno en comportamiento dinámico, un apartado en el que el Mégane se ve lastrado por un tren trasero torpe, una dirección imprecisa y unos frenos poco agradables.
En habitabilidad, ventaja de calle para el León, que es bastante más grande. Sin embargo, el Mégane disfruta de un interior muy vanguardista y elaborado con materiales de muy buena calidad.Como ya hemos dicho, el León comparte los mismos chasis y motor que lleva el Golf, así que no hay buscar grandes diferencias en el comportamiento de ambos coches. Sólo cabe señalar que el León es más deportivo y el Golf más noble, pero ambos son capaces de hacerlo igual de bien en la carretera.

Por lo demás, las diferencias hay que buscarlas en las calidades interiores, que son mejores en el Golf. También éste es un poco mejor en cuanto a maletero y habitabilidad. El equipamiento del Golf también es más completo: incluye el ESP de serie.
El Citroën C4 es uno de los últimos en llegar a la categoría de los compactos y, por tanto, ha hecho como el León: incluir equipamientos que el público pide al resto de los competidores.
Así, cuenta, por ejemplo, con el avisador de pérdida de trayectoria, un elemento muy interesante que no ofrece nadie más.
Su motor 1.6 HDI es muy moderno y, a pesar de tener menos cilindrada que el TDI del León, alcanza una cifra oficial de 110 CV, lo que no está nada mal.
En cuanto al comportamiento, sin ser tan deportivo ni tan firme como el del León, no se le pueden poner muchos reproches: es satisfactorio. Además, sale algo más barato que el León, pero está lejos en cotas de habitabilidad.

Quien no quiera el C4 tiene una opción interesante en el Peugeot 307, que comparte chasis y motores con el coche de los chevrones. Sus calidades y acabados son mejores, pero, eso sí también sale bastante más caro.El mismo motor de 100 CV que lucen C4 y 307, pero con el particular toque de Ford, siempre tan vibrante. Con este propulsor, el Focus, uno de los coches más admirados de la categoría, constituye una referencia y, por tanto, un duro enemigo para el León.
Por si fuera poco, cuesta muy poco más que el León, 18.765 euros y, por ese precio, ofrece algo más de equipamiento y la posibilidad de montar algunos elementos más.
Con todo, lo mejor es el buen comportamiento dinámico del Focus, que es uno de sus pilares. Es casi tan bueno como el León, que le aventaja en nota global gracias a lo estable que es y a las facilidades que da al conductor.Por 18.870 euros se accede al Astra 1.7 CDTI de 100 CV, uno de los grandes de la categoría. El nuevo Astra ofrece la posibilidad de montar su muy recomendable combinación de chasis deportivo y suspensión adaptativa IDS Plus con control continuo de la amortiguación. Con estos aditamentos, el bastidor del coche alemán supera de largo a los demás de la categoría, admitiendo muchas más "perrerías" de lo que admite la mayoría.
Por prestaciones, el Astra no está a la altura del León, que le aventaja en podería y agrado. Además, el coche alemán también es más pequeño por dentro.Ganador por precio, el Mégane 1.5 de 100 CV cuesta sólo 15.885 euros de precio base. Pero, por ese precio, el equipamiento básico ya es interesante y, además, se puede completar mucho sin sobrecargar el importe final. Además, su nivel de seguridad es de los mejores, siendo uno de los primeros en sumar las cinco estrellas de Euro NCAP.
En cambio, el pequeño 1.5 dCi, que es suave y voluntarioso, no está a la altura del León ni de lejos. Tampoco es tan bueno en comportamiento dinámico, un apartado en el que el Mégane se ve lastrado por un tren trasero torpe, una dirección imprecisa y unos frenos poco agradables.
En habitabilidad, ventaja de calle para el León, que es bastante más grande. Sin embargo, el Mégane disfruta de un interior muy vanguardista y elaborado con materiales de muy buena calidad.Como ya hemos dicho, el León comparte los mismos chasis y motor que lleva el Golf, así que no hay buscar grandes diferencias en el comportamiento de ambos coches. Sólo cabe señalar que el León es más deportivo y el Golf más noble, pero ambos son capaces de hacerlo igual de bien en la carretera.

Por lo demás, las diferencias hay que buscarlas en las calidades interiores, que son mejores en el Golf. También éste es un poco mejor en cuanto a maletero y habitabilidad. El equipamiento del Golf también es más completo: incluye el ESP de serie.
El Citroën C4 es uno de los últimos en llegar a la categoría de los compactos y, por tanto, ha hecho como el León: incluir equipamientos que el público pide al resto de los competidores.
Así, cuenta, por ejemplo, con el avisador de pérdida de trayectoria, un elemento muy interesante que no ofrece nadie más.
Su motor 1.6 HDI es muy moderno y, a pesar de tener menos cilindrada que el TDI del León, alcanza una cifra oficial de 110 CV, lo que no está nada mal.
En cuanto al comportamiento, sin ser tan deportivo ni tan firme como el del León, no se le pueden poner muchos reproches: es satisfactorio. Además, sale algo más barato que el León, pero está lejos en cotas de habitabilidad.

Quien no quiera el C4 tiene una opción interesante en el Peugeot 307, que comparte chasis y motores con el coche de los chevrones. Sus calidades y acabados son mejores, pero, eso sí también sale bastante más caro.El mismo motor de 100 CV que lucen C4 y 307, pero con el particular toque de Ford, siempre tan vibrante. Con este propulsor, el Focus, uno de los coches más admirados de la categoría, constituye una referencia y, por tanto, un duro enemigo para el León.
Por si fuera poco, cuesta muy poco más que el León, 18.765 euros y, por ese precio, ofrece algo más de equipamiento y la posibilidad de montar algunos elementos más.
Con todo, lo mejor es el buen comportamiento dinámico del Focus, que es uno de sus pilares. Es casi tan bueno como el León, que le aventaja en nota global gracias a lo estable que es y a las facilidades que da al conductor.Por 18.870 euros se accede al Astra 1.7 CDTI de 100 CV, uno de los grandes de la categoría. El nuevo Astra ofrece la posibilidad de montar su muy recomendable combinación de chasis deportivo y suspensión adaptativa IDS Plus con control continuo de la amortiguación. Con estos aditamentos, el bastidor del coche alemán supera de largo a los demás de la categoría, admitiendo muchas más "perrerías" de lo que admite la mayoría.
Por prestaciones, el Astra no está a la altura del León, que le aventaja en podería y agrado. Además, el coche alemán también es más pequeño por dentro.Ganador por precio, el Mégane 1.5 de 100 CV cuesta sólo 15.885 euros de precio base. Pero, por ese precio, el equipamiento básico ya es interesante y, además, se puede completar mucho sin sobrecargar el importe final. Además, su nivel de seguridad es de los mejores, siendo uno de los primeros en sumar las cinco estrellas de Euro NCAP.
En cambio, el pequeño 1.5 dCi, que es suave y voluntarioso, no está a la altura del León ni de lejos. Tampoco es tan bueno en comportamiento dinámico, un apartado en el que el Mégane se ve lastrado por un tren trasero torpe, una dirección imprecisa y unos frenos poco agradables.
En habitabilidad, ventaja de calle para el León, que es bastante más grande. Sin embargo, el Mégane disfruta de un interior muy vanguardista y elaborado con materiales de muy buena calidad.Como ya hemos dicho, el León comparte los mismos chasis y motor que lleva el Golf, así que no hay buscar grandes diferencias en el comportamiento de ambos coches. Sólo cabe señalar que el León es más deportivo y el Golf más noble, pero ambos son capaces de hacerlo igual de bien en la carretera.

Por lo demás, las diferencias hay que buscarlas en las calidades interiores, que son mejores en el Golf. También éste es un poco mejor en cuanto a maletero y habitabilidad. El equipamiento del Golf también es más completo: incluye el ESP de serie.
El Citroën C4 es uno de los últimos en llegar a la categoría de los compactos y, por tanto, ha hecho como el León: incluir equipamientos que el público pide al resto de los competidores.
Así, cuenta, por ejemplo, con el avisador de pérdida de trayectoria, un elemento muy interesante que no ofrece nadie más.
Su motor 1.6 HDI es muy moderno y, a pesar de tener menos cilindrada que el TDI del León, alcanza una cifra oficial de 110 CV, lo que no está nada mal.
En cuanto al comportamiento, sin ser tan deportivo ni tan firme como el del León, no se le pueden poner muchos reproches: es satisfactorio. Además, sale algo más barato que el León, pero está lejos en cotas de habitabilidad.

Quien no quiera el C4 tiene una opción interesante en el Peugeot 307, que comparte chasis y motores con el coche de los chevrones. Sus calidades y acabados son mejores, pero, eso sí también sale bastante más caro.El mismo motor de 100 CV que lucen C4 y 307, pero con el particular toque de Ford, siempre tan vibrante. Con este propulsor, el Focus, uno de los coches más admirados de la categoría, constituye una referencia y, por tanto, un duro enemigo para el León.
Por si fuera poco, cuesta muy poco más que el León, 18.765 euros y, por ese precio, ofrece algo más de equipamiento y la posibilidad de montar algunos elementos más.
Con todo, lo mejor es el buen comportamiento dinámico del Focus, que es uno de sus pilares. Es casi tan bueno como el León, que le aventaja en nota global gracias a lo estable que es y a las facilidades que da al conductor.Por 18.870 euros se accede al Astra 1.7 CDTI de 100 CV, uno de los grandes de la categoría. El nuevo Astra ofrece la posibilidad de montar su muy recomendable combinación de chasis deportivo y suspensión adaptativa IDS Plus con control continuo de la amortiguación. Con estos aditamentos, el bastidor del coche alemán supera de largo a los demás de la categoría, admitiendo muchas más "perrerías" de lo que admite la mayoría.
Por prestaciones, el Astra no está a la altura del León, que le aventaja en podería y agrado. Además, el coche alemán también es más pequeño por dentro.Ganador por precio, el Mégane 1.5 de 100 CV cuesta sólo 15.885 euros de precio base. Pero, por ese precio, el equipamiento básico ya es interesante y, además, se puede completar mucho sin sobrecargar el importe final. Además, su nivel de seguridad es de los mejores, siendo uno de los primeros en sumar las cinco estrellas de Euro NCAP.
En cambio, el pequeño 1.5 dCi, que es suave y voluntarioso, no está a la altura del León ni de lejos. Tampoco es tan bueno en comportamiento dinámico, un apartado en el que el Mégane se ve lastrado por un tren trasero torpe, una dirección imprecisa y unos frenos poco agradables.
En habitabilidad, ventaja de calle para el León, que es bastante más grande. Sin embargo, el Mégane disfruta de un interior muy vanguardista y elaborado con materiales de muy buena calidad.Como ya hemos dicho, el León comparte los mismos chasis y motor que lleva el Golf, así que no hay buscar grandes diferencias en el comportamiento de ambos coches. Sólo cabe señalar que el León es más deportivo y el Golf más noble, pero ambos son capaces de hacerlo igual de bien en la carretera.

Por lo demás, las diferencias hay que buscarlas en las calidades interiores, que son mejores en el Golf. También éste es un poco mejor en cuanto a maletero y habitabilidad. El equipamiento del Golf también es más completo: incluye el ESP de serie.

Los mejores vídeos