Seat Ibiza 1.8 T Cupra R 3p

El Cupra R lo tiene todo para ser un señor coche: tapicería y volante de cuero, climatizador, cuatro airbags, todo tipo de controles electrónicos… pero su corazón turboalimentado de 180 CV le hace pasar de 0 a 100 km/h en poco más de 7 segundos y alcanzar 225 km/h como un auténtico deportivo.

Seat Ibiza 1.8 T Cupra R 3p
Seat Ibiza 1.8 T Cupra R 3p

Mientras, las variaciones en el bastidor afectan a las vías (6 mm más anchas) y a la altura de la carrocería (7 mm más baja), debido a la adopción de nuevos conjuntos muelle-amortiguador que, además, aportan un tarado un 10 por ciento más firme que en el Ibiza Cupra. Por su parte, el cambio es más suave que rápido, pero no plantea problemas de inserción. Claro que, con un desarrollo en tercera que, a régimen de potencia máxima, alcanza casi 140 km/h y gracias a un motor que entrega ya 19 mkg a 2.000 rpm, es posible rodar entre 60 y 140 km/h sin necesidad de insertar otra relación. Con todos los cambios, el Ibiza Cupra R se come los kilómetros a un ritmo endiablado. Aun así, si la carretera está rota no merece la pena ir rápido, pues la dureza de suspensiones lo hace incómodo. Ahora bien, si el firme es bueno y las curvas cerradas, el Cupra R tiene pocos, muy pocos rivales; permite acelerar sin contemplaciones a la salida de la curva, gracias a su excelente tracción, alcanza velocidades de vértigo en reducidas distancias, frena como si llevara un ancla y dibuja la curva sin inmutarse para comenzar el proceso de nuevo. La imagen, equipamiento, precio y exclusividad de la primera "criatura" de Seat Sport casan con una personalidad elitista, pero los cambios llevados a cabo en bastidor y mecánica convierten a este "caballero" en una máquina temperamental de rabiosas prestaciones y eficacia.

Pregunta a los propietarios por su coche y recibe las respuestas en tu email.

Acepto la política de privacidad para poder obtener las respuestas.

Quiero recibir la mejor oferta.