Saab 9-5 SW 2.3 TS Aero aut.

Escojamos diversas “delicatessen": motor potente, imagen llamativa y habitáculo de acabado impecable. Mezclémoslas y obtendremos el Saab 9-5 SW: un cóctel apetecible, pero con mucho hielo.

A la espera de su nueva imagen, que llegará a principios del año que viene, el A6 Avant se mantiene como un digno rival del 9-5. Sus acabados son muy buenos y su comportamiento no tiene nada que envidiar al modelo sueco. Sin embargo, debemos tener en cuenta algunos matices: el Audi es más caro que el Saab, cuenta con 30 CV menos (aunque esta diferencia apenas influye en sus prestaciones) y habrá que pagar aparte el cambio automático. La versión con transmisión Tiptronic, asociada a la tracción total Quattro, cuesta más de 50.000 euros.Es más caro que el Saab, pero, a cambio, obtendremos un vehículo que mimará a sus pasajeros con unos acabados impecables y hará las delicias del conductor con un comportamiento muy eficaz. Su motor está menos “exprimido" que el del 9-5: el 525 ofrece 192 CV, suficientes para rodar con soltura y no penalizar en exceso el apartado de los consumos. Sólo un “pero": el cambio automático también se paga aparte.Empaque, distinción y lujo puestos a nuestro alcance de la mano de Mercedes (previo pago, eso sí, de 54.100 euros). Como la mayoría de los contrincantes del Saab, el Clase E ofrece menos potencia que el modelo sueco, pero debemos amoldarnos a las mecánicas más “sencillas" si no queremos que los precios se disparen. No nos dejemos engañar, ya que el motor de este Mercedes resulta suficiente para moverlo con soltura en las carreteras amplias. El rival más directo del Saab es el Subaru Legacy, cuya potencia se transmite a las cuatro ruedas a través del alabado sistema AWD de la marca nipona, que permite un paso por curva muy aplomado. El cambio automático, de serie en esta versión, suaviza la entrega de sus 245 CV de potencia.Otro modelo sueco puede captar la atención del potencial comprador del Saab: el Volvo V70 ofrece dinamismo, aplomo y unos acabados más que correctos. Eso sí, hay que tener en cuenta que es algo más pequeño que el 9-5 y que su potencia también es menor. Si queremos un comportamiento más deportivo, tendremos que volver nuestros ojos al T5 Momentum, con 260 CV y un precio de 46.045 euros.A la espera de su nueva imagen, que llegará a principios del año que viene, el A6 Avant se mantiene como un digno rival del 9-5. Sus acabados son muy buenos y su comportamiento no tiene nada que envidiar al modelo sueco. Sin embargo, debemos tener en cuenta algunos matices: el Audi es más caro que el Saab, cuenta con 30 CV menos (aunque esta diferencia apenas influye en sus prestaciones) y habrá que pagar aparte el cambio automático. La versión con transmisión Tiptronic, asociada a la tracción total Quattro, cuesta más de 50.000 euros.Es más caro que el Saab, pero, a cambio, obtendremos un vehículo que mimará a sus pasajeros con unos acabados impecables y hará las delicias del conductor con un comportamiento muy eficaz. Su motor está menos “exprimido" que el del 9-5: el 525 ofrece 192 CV, suficientes para rodar con soltura y no penalizar en exceso el apartado de los consumos. Sólo un “pero": el cambio automático también se paga aparte.Empaque, distinción y lujo puestos a nuestro alcance de la mano de Mercedes (previo pago, eso sí, de 54.100 euros). Como la mayoría de los contrincantes del Saab, el Clase E ofrece menos potencia que el modelo sueco, pero debemos amoldarnos a las mecánicas más “sencillas" si no queremos que los precios se disparen. No nos dejemos engañar, ya que el motor de este Mercedes resulta suficiente para moverlo con soltura en las carreteras amplias. El rival más directo del Saab es el Subaru Legacy, cuya potencia se transmite a las cuatro ruedas a través del alabado sistema AWD de la marca nipona, que permite un paso por curva muy aplomado. El cambio automático, de serie en esta versión, suaviza la entrega de sus 245 CV de potencia.Otro modelo sueco puede captar la atención del potencial comprador del Saab: el Volvo V70 ofrece dinamismo, aplomo y unos acabados más que correctos. Eso sí, hay que tener en cuenta que es algo más pequeño que el 9-5 y que su potencia también es menor. Si queremos un comportamiento más deportivo, tendremos que volver nuestros ojos al T5 Momentum, con 260 CV y un precio de 46.045 euros.A la espera de su nueva imagen, que llegará a principios del año que viene, el A6 Avant se mantiene como un digno rival del 9-5. Sus acabados son muy buenos y su comportamiento no tiene nada que envidiar al modelo sueco. Sin embargo, debemos tener en cuenta algunos matices: el Audi es más caro que el Saab, cuenta con 30 CV menos (aunque esta diferencia apenas influye en sus prestaciones) y habrá que pagar aparte el cambio automático. La versión con transmisión Tiptronic, asociada a la tracción total Quattro, cuesta más de 50.000 euros.Es más caro que el Saab, pero, a cambio, obtendremos un vehículo que mimará a sus pasajeros con unos acabados impecables y hará las delicias del conductor con un comportamiento muy eficaz. Su motor está menos “exprimido" que el del 9-5: el 525 ofrece 192 CV, suficientes para rodar con soltura y no penalizar en exceso el apartado de los consumos. Sólo un “pero": el cambio automático también se paga aparte.Empaque, distinción y lujo puestos a nuestro alcance de la mano de Mercedes (previo pago, eso sí, de 54.100 euros). Como la mayoría de los contrincantes del Saab, el Clase E ofrece menos potencia que el modelo sueco, pero debemos amoldarnos a las mecánicas más “sencillas" si no queremos que los precios se disparen. No nos dejemos engañar, ya que el motor de este Mercedes resulta suficiente para moverlo con soltura en las carreteras amplias. El rival más directo del Saab es el Subaru Legacy, cuya potencia se transmite a las cuatro ruedas a través del alabado sistema AWD de la marca nipona, que permite un paso por curva muy aplomado. El cambio automático, de serie en esta versión, suaviza la entrega de sus 245 CV de potencia.Otro modelo sueco puede captar la atención del potencial comprador del Saab: el Volvo V70 ofrece dinamismo, aplomo y unos acabados más que correctos. Eso sí, hay que tener en cuenta que es algo más pequeño que el 9-5 y que su potencia también es menor. Si queremos un comportamiento más deportivo, tendremos que volver nuestros ojos al T5 Momentum, con 260 CV y un precio de 46.045 euros.A la espera de su nueva imagen, que llegará a principios del año que viene, el A6 Avant se mantiene como un digno rival del 9-5. Sus acabados son muy buenos y su comportamiento no tiene nada que envidiar al modelo sueco. Sin embargo, debemos tener en cuenta algunos matices: el Audi es más caro que el Saab, cuenta con 30 CV menos (aunque esta diferencia apenas influye en sus prestaciones) y habrá que pagar aparte el cambio automático. La versión con transmisión Tiptronic, asociada a la tracción total Quattro, cuesta más de 50.000 euros.Es más caro que el Saab, pero, a cambio, obtendremos un vehículo que mimará a sus pasajeros con unos acabados impecables y hará las delicias del conductor con un comportamiento muy eficaz. Su motor está menos “exprimido" que el del 9-5: el 525 ofrece 192 CV, suficientes para rodar con soltura y no penalizar en exceso el apartado de los consumos. Sólo un “pero": el cambio automático también se paga aparte.Empaque, distinción y lujo puestos a nuestro alcance de la mano de Mercedes (previo pago, eso sí, de 54.100 euros). Como la mayoría de los contrincantes del Saab, el Clase E ofrece menos potencia que el modelo sueco, pero debemos amoldarnos a las mecánicas más “sencillas" si no queremos que los precios se disparen. No nos dejemos engañar, ya que el motor de este Mercedes resulta suficiente para moverlo con soltura en las carreteras amplias. El rival más directo del Saab es el Subaru Legacy, cuya potencia se transmite a las cuatro ruedas a través del alabado sistema AWD de la marca nipona, que permite un paso por curva muy aplomado. El cambio automático, de serie en esta versión, suaviza la entrega de sus 245 CV de potencia.Otro modelo sueco puede captar la atención del potencial comprador del Saab: el Volvo V70 ofrece dinamismo, aplomo y unos acabados más que correctos. Eso sí, hay que tener en cuenta que es algo más pequeño que el 9-5 y que su potencia también es menor. Si queremos un comportamiento más deportivo, tendremos que volver nuestros ojos al T5 Momentum, con 260 CV y un precio de 46.045 euros.A la espera de su nueva imagen, que llegará a principios del año que viene, el A6 Avant se mantiene como un digno rival del 9-5. Sus acabados son muy buenos y su comportamiento no tiene nada que envidiar al modelo sueco. Sin embargo, debemos tener en cuenta algunos matices: el Audi es más caro que el Saab, cuenta con 30 CV menos (aunque esta diferencia apenas influye en sus prestaciones) y habrá que pagar aparte el cambio automático. La versión con transmisión Tiptronic, asociada a la tracción total Quattro, cuesta más de 50.000 euros.Es más caro que el Saab, pero, a cambio, obtendremos un vehículo que mimará a sus pasajeros con unos acabados impecables y hará las delicias del conductor con un comportamiento muy eficaz. Su motor está menos “exprimido" que el del 9-5: el 525 ofrece 192 CV, suficientes para rodar con soltura y no penalizar en exceso el apartado de los consumos. Sólo un “pero": el cambio automático también se paga aparte.Empaque, distinción y lujo puestos a nuestro alcance de la mano de Mercedes (previo pago, eso sí, de 54.100 euros). Como la mayoría de los contrincantes del Saab, el Clase E ofrece menos potencia que el modelo sueco, pero debemos amoldarnos a las mecánicas más “sencillas" si no queremos que los precios se disparen. No nos dejemos engañar, ya que el motor de este Mercedes resulta suficiente para moverlo con soltura en las carreteras amplias. El rival más directo del Saab es el Subaru Legacy, cuya potencia se transmite a las cuatro ruedas a través del alabado sistema AWD de la marca nipona, que permite un paso por curva muy aplomado. El cambio automático, de serie en esta versión, suaviza la entrega de sus 245 CV de potencia.Otro modelo sueco puede captar la atención del potencial comprador del Saab: el Volvo V70 ofrece dinamismo, aplomo y unos acabados más que correctos. Eso sí, hay que tener en cuenta que es algo más pequeño que el 9-5 y que su potencia también es menor. Si queremos un comportamiento más deportivo, tendremos que volver nuestros ojos al T5 Momentum, con 260 CV y un precio de 46.045 euros.A la espera de su nueva imagen, que llegará a principios del año que viene, el A6 Avant se mantiene como un digno rival del 9-5. Sus acabados son muy buenos y su comportamiento no tiene nada que envidiar al modelo sueco. Sin embargo, debemos tener en cuenta algunos matices: el Audi es más caro que el Saab, cuenta con 30 CV menos (aunque esta diferencia apenas influye en sus prestaciones) y habrá que pagar aparte el cambio automático. La versión con transmisión Tiptronic, asociada a la tracción total Quattro, cuesta más de 50.000 euros.Es más caro que el Saab, pero, a cambio, obtendremos un vehículo que mimará a sus pasajeros con unos acabados impecables y hará las delicias del conductor con un comportamiento muy eficaz. Su motor está menos “exprimido" que el del 9-5: el 525 ofrece 192 CV, suficientes para rodar con soltura y no penalizar en exceso el apartado de los consumos. Sólo un “pero": el cambio automático también se paga aparte.Empaque, distinción y lujo puestos a nuestro alcance de la mano de Mercedes (previo pago, eso sí, de 54.100 euros). Como la mayoría de los contrincantes del Saab, el Clase E ofrece menos potencia que el modelo sueco, pero debemos amoldarnos a las mecánicas más “sencillas" si no queremos que los precios se disparen. No nos dejemos engañar, ya que el motor de este Mercedes resulta suficiente para moverlo con soltura en las carreteras amplias. El rival más directo del Saab es el Subaru Legacy, cuya potencia se transmite a las cuatro ruedas a través del alabado sistema AWD de la marca nipona, que permite un paso por curva muy aplomado. El cambio automático, de serie en esta versión, suaviza la entrega de sus 245 CV de potencia.Otro modelo sueco puede captar la atención del potencial comprador del Saab: el Volvo V70 ofrece dinamismo, aplomo y unos acabados más que correctos. Eso sí, hay que tener en cuenta que es algo más pequeño que el 9-5 y que su potencia también es menor. Si queremos un comportamiento más deportivo, tendremos que volver nuestros ojos al T5 Momentum, con 260 CV y un precio de 46.045 euros.

Los mejores vídeos