Renault Scénic 1.9 dCi RX4

Ya está disponible la versión del atractivo y lúdico Scénic RX4 con el motor dCi de 105 CV. Un motor que, dado el planteamiento del coche, resulta más apropiado que el 2.0 de 140 CV de gasolina y que sus responsables esperan que acapare el 90 por ciento de las ventas.

scenicrx4dcig.jpg
scenicrx4dcig.jpg

El Scénic RX4 dCi no puede estar más a la moda. Une el monovolumen compacto, el todo terreno "light" y un motor Diesel de inyección directa con «common rail». Como monovolumen compacto, las cualidades y los defectos son los mismos que los de cualquier Scénic, ya que el interior apenas varía y, sentado a los mandos, sólo se puede saber que no se trata de otro Scénic porque estamos situados algo más altos y porque los espejos retrovisores exteriores son algo más grandes. El salpicadero bitono es exclusivo de los RX4, pero el cuadro de mandos y los huecos disponibles repartidos por el habitáculo permanecen, igual que la modularidad de los asientos y el maletero, gracias a que la rueda de repuesto va colocada fuera, en el portón, de apertura por mitades específica de los RX4. Exteriormente no se diferencia de la versión de gasolina del RX4, con sus protecciones plásticas alrededor de la carrocería, su impactante aspecto, ruedas grandes y su mayor altura. El coche, sin duda, llama la atención. No sólo debe tener cualidades para circular por caminos, sino que se ha buscado que se intuya al verlo.

El sistema de transmisión tampoco varía, con un viscoacoplador central de discos con silicona y aire que funciona de la siguiente forma: si no hay diferencia de giro entre los dos ejes, el tren delantero tracciona y las ruedas traseras son arrastradas. En el momento en que existe diferencia de giro, los discos friccionan entre sí, aumenta la temperatura de la silicona, ésta se endurece y transfiere par a las ruedas traseras. Todo esto en unas tres décimas de segundo. Además, está apoyado por un control de tracción para las ruedas delanteras. El resultado es muy bueno, en términos de tracción, en terrenos como tierra o grava. Por último queda la novedad más importante: el motor, aunque tampoco es nuevo. Se trata del 1.9 dCi de 105 CV que se monta en la carrocería convencional del Scénic y en el Laguna, aunque en este último se anuncian 110 CV, debido a la regulación de la gestión electrónica. La combinación de este motor con la carrocería del RX4 es la más idónea en términos prácticos y es la que se llevará el grueso de las ventas. Aun así, para mover los 1.485 kg del RX4, este motor se muestra algo justo y, durante las zonas más complicadas por las que discurrió nuestra toma de contacto, se quedaba algo escaso de bajos, obligando a trabajar en exceso con el embrague.