Renault Modus 1.4 16v

Renault propone una interesante solución mecánica para el pequeño Modus con esta versión 1.4 16v de 100 CV, que se sitúa en el escalón intermedio de la gama en gasolina. Comodidad, buenas prestaciones y modularidad, sus principales argumentos.

La marca del rombo fue la pionera en diseñar este tipo de vehículos en Europa, denominados horriblemente “monovolúmenes" hace ya más de veinte años. Espace o Scénic, que se han consagrado como vehículos familiares por excelencia, han cosechado innumerables éxitos en sus diferentes versiones de carrocería corta o larga, sistemas de tracción delantera o total y mecánicas de ciclo Diesel o gasolina. Incluso el Twingo, que aún permanece en el mercado –con diferentes actualizaciones mecánicas y estéticas, sólo en versión de tres puertas y con motor de gasolina- revolucionó el mercado de los utilitarios con vocación urbana.Nos sorprendió que el Modus fuera uno de los últimos en apuntarse a la moda “mini". Idea, Meriva, Musa o Matrix llegaron un poco antes al mercado (todos ellos de mayores dimensiones). El Modus, con sólo 3,79 metros de largo, era el más pequeño de su segmento hasta la llegada del Peugeot 1007, de 3,73 metros de longitud, en su única configuración de carrocería de tres puertas, con las laterales correderas mediante un interesante mecanismo eléctrico accionable a distancia. Estéticamente es innegable su gran parecido a otros miembros de la familia Renault, en particular al Scénic de nueva generación. Hereda la filosofía de practicidad de otros productos de la marca, como las trampillas, guanteras y espacios destinados al depósito de pequeños objetos de forma ordenada. Hay huecos repartidos por todo el habitáculo, en el salpicadero, bajo los asientos, en los respaldos, bajo los pies del acompañante…Las plazas delanteras son bastante amplias, pues el habitáculo muestra unas cotas bastante holgadas, y ofrece una buena postura de conducción, a medio camino entre la típica de un monovolumen y la de un turismo, más alta de lo habitual. Esta situación permite tener un buen dominio de la carretera y proporciona una comodidad adicional a la hora de circular por ciudad o al realizar maniobras de aparcamiento, a lo que contribuye también la amplia superficie acristalada del modelo. Incluso las personas más altas podrán conducir con mucha facilidad el Modus, pues dispone de casi un metro de altura libre entre la banqueta del conductor y el techo. Sorprende que el volante no disponga de reglaje en profundidad (sí en altura), aunque no resulta difícil encontrar una postura de conducción cómoda. El manejo de los mandos no resulta complicado en general, hay pocos y son muy intuitivos. Llaman la atención los referidos al selector de temperatura y ventilador de la climatización, que son concéntricos, y los del equipo de música, que en lugar de estar situados en el mismo volante, se ubican en la caña de la dirección, como en otros modelos de la marca, un poco lejos de la mano. La configuración de los asientos posteriores permite viajar con tres pasajeros en sus plazas traseras, aunque no dispondrán de mucho espacio en anchura (129 centímetros). Si sólo viajan dos, la marca ha desarrollado un sistema denominado Triptic, que permite su transformación, muy sencillo de adaptar: la banqueta de la plaza central se levanta contra el respaldo y, mediante una palanca situada en el lado derecho, los extremos de las banquetas permanecerán juntas, alejando a los ocupantes de las puertas y descubriendo un par de huecos para dejar latas (los respaldos no varían sus dimensiones al modificar la configuración interior). El asiento posterior puede desplazarse sobre raíles, lo que permite ganar espacio para las piernas de los ocupantes de las plazas posteriores o bien para el maletero, en función de las necesidades de cada momento. Éste cuenta con un volumen de 215 litros reales, ampliable hasta 305. Las banquetas pueden desplazarse solidariamente hasta 17 centímetros. Esta operación se puede realizar desde las plazas posteriores o bien mediante un asa desde el maletero. Dispone de un portón bastante grande que, en opción, puede ser sustituido por uno de doble apertura (la mitad inferior basculante o todo entero desde el techo) por 300 euros adicionales. Este sistema facilita la introducción de objetos cuando contamos con poco espacio por detrás (en garajes o plazas pequeñas).Esta versión no incluye de serie elementos como el aire acondicionado (1.010 euros), ESP (570), el navegador Carminat (1.010), las llantas de aleación (290), la pintura metalizada (310), el techo practicable (810). Pero en materia de seguridad sí se incluyen de serie elementos como ABS, sistema de ayuda a la frenada de emergencia, airbags frontales, laterales delanteros y de cortina o dirección con asistencia eléctrica. La marca del rombo fue la pionera en diseñar este tipo de vehículos en Europa, denominados horriblemente “monovolúmenes" hace ya más de veinte años. Espace o Scénic, que se han consagrado como vehículos familiares por excelencia, han cosechado innumerables éxitos en sus diferentes versiones de carrocería corta o larga, sistemas de tracción delantera o total y mecánicas de ciclo Diesel o gasolina. Incluso el Twingo, que aún permanece en el mercado –con diferentes actualizaciones mecánicas y estéticas, sólo en versión de tres puertas y con motor de gasolina- revolucionó el mercado de los utilitarios con vocación urbana.Nos sorprendió que el Modus fuera uno de los últimos en apuntarse a la moda “mini". Idea, Meriva, Musa o Matrix llegaron un poco antes al mercado (todos ellos de mayores dimensiones). El Modus, con sólo 3,79 metros de largo, era el más pequeño de su segmento hasta la llegada del Peugeot 1007, de 3,73 metros de longitud, en su única configuración de carrocería de tres puertas, con las laterales correderas mediante un interesante mecanismo eléctrico accionable a distancia. Estéticamente es innegable su gran parecido a otros miembros de la familia Renault, en particular al Scénic de nueva generación. Hereda la filosofía de practicidad de otros productos de la marca, como las trampillas, guanteras y espacios destinados al depósito de pequeños objetos de forma ordenada. Hay huecos repartidos por todo el habitáculo, en el salpicadero, bajo los asientos, en los respaldos, bajo los pies del acompañante…Las plazas delanteras son bastante amplias, pues el habitáculo muestra unas cotas bastante holgadas, y ofrece una buena postura de conducción, a medio camino entre la típica de un monovolumen y la de un turismo, más alta de lo habitual. Esta situación permite tener un buen dominio de la carretera y proporciona una comodidad adicional a la hora de circular por ciudad o al realizar maniobras de aparcamiento, a lo que contribuye también la amplia superficie acristalada del modelo. Incluso las personas más altas podrán conducir con mucha facilidad el Modus, pues dispone de casi un metro de altura libre entre la banqueta del conductor y el techo. Sorprende que el volante no disponga de reglaje en profundidad (sí en altura), aunque no resulta difícil encontrar una postura de conducción cómoda. El manejo de los mandos no resulta complicado en general, hay pocos y son muy intuitivos. Llaman la atención los referidos al selector de temperatura y ventilador de la climatización, que son concéntricos, y los del equipo de música, que en lugar de estar situados en el mismo volante, se ubican en la caña de la dirección, como en otros modelos de la marca, un poco lejos de la mano. La configuración de los asientos posteriores permite viajar con tres pasajeros en sus plazas traseras, aunque no dispondrán de mucho espacio en anchura (129 centímetros). Si sólo viajan dos, la marca ha desarrollado un sistema denominado Triptic, que permite su transformación, muy sencillo de adaptar: la banqueta de la plaza central se levanta contra el respaldo y, mediante una palanca situada en el lado derecho, los extremos de las banquetas permanecerán juntas, alejando a los ocupantes de las puertas y descubriendo un par de huecos para dejar latas (los respaldos no varían sus dimensiones al modificar la configuración interior). El asiento posterior puede desplazarse sobre raíles, lo que permite ganar espacio para las piernas de los ocupantes de las plazas posteriores o bien para el maletero, en función de las necesidades de cada momento. Éste cuenta con un volumen de 215 litros reales, ampliable hasta 305. Las banquetas pueden desplazarse solidariamente hasta 17 centímetros. Esta operación se puede realizar desde las plazas posteriores o bien mediante un asa desde el maletero. Dispone de un portón bastante grande que, en opción, puede ser sustituido por uno de doble apertura (la mitad inferior basculante o todo entero desde el techo) por 300 euros adicionales. Este sistema facilita la introducción de objetos cuando contamos con poco espacio por detrás (en garajes o plazas pequeñas).Esta versión no incluye de serie elementos como el aire acondicionado (1.010 euros), ESP (570), el navegador Carminat (1.010), las llantas de aleación (290), la pintura metalizada (310), el techo practicable (810). Pero en materia de seguridad sí se incluyen de serie elementos como ABS, sistema de ayuda a la frenada de emergencia, airbags frontales, laterales delanteros y de cortina o dirección con asistencia eléctrica.