Renault Laguna Grand Tour 1.8 16V Expression

Ya pasaron los tiempos en los que el familiar era el coche que llevaba papá, mientras mamá se ocupaba del mapa, los refrescos y el bocata. Ahora, los fabricantes tienen en cuenta a los dos cabezas de familia, sin olvidar que las necesidades del pasaje, que, habitualmente, son los críos y/o los abuelos. Por ello, los espacios ante el volante están diseñados para todos los tamaños.

Renault Laguna Grand Tour 1.8 16V Expression
Renault Laguna Grand Tour 1.8 16V Expression

Ya está, hemos alcanzado nuestro primer objetivo, la autovía. Ya nos podemos relajar algo más y empezar a preocuparnos por si vamos todos bien o si hay que hacer una paradita para “reubicarnos".

¿Qué tal vamos? ¿Bien todos? La respuesta es unánime, sí. En los asientos delanteros, nos encontramos, la conductora y su copiloto, la mar de cómodos. A pesar de que se trata de un coche grande, no se nota la impresión de estar en una “barca", en la que andamos algo perdidos por el exceso de espacio a nuestro alrededor. Hay que tener en cuenta que, en este caso, la madre es una mujer de estatura media (1,60-1,65) y, sin embargo, no se encuentra incómoda en el coche. Podríamos pensar que, entonces una persona alta tendrá algún que otro problema para encontrar la posición. Pues, no. En el asiento del copiloto va una persona bastante alta (1,90) y no encuentra difícil ir cómoda.

A la sensación de amplitud, pero sin excesos, contribuyen las regulaciones de todos los tipos (en altura, inclinación, hacia delante o hacia detrás) que llevan los asientos, además de la posibilidad de adaptar el volante al gusto del consumidor.

La posición de los mandos, todos ellos a mano, y el orden que presenta el salpicadero son otros dos aspectos que proporcionan la impresión de comodidad que aparece en este coche.

Sin embargo, en esta lista de virtudes encontramos un pequeño defecto, aunque muy, muy pequeño. Se trata de los asientos, Son cómodos y amplios, pero, quizás, demasiado “butacones". Al conducir el Laguna Grand Tour no se siente uno sujeto al asiento. Menos mal que en este tipo de coches no se suele dar la situación de tener que ir bien “agarrado" al entrar en una curva.

Detrás van todos bien, el espacio es suficiente para los tres y ni con uno de los asientos delanteros muy atrasado se nota falta de espacio. Es posible que sí se note que la altura no es excesiva, pero nadie se encuentra “encajonado".

Los espacios para dejar la botella del agua, los juguetes, el dinero suelto no andan muy sobrados, sobre todo, si pensamos que este modelo suele ir lleno de niños con todo tipo de juguetes, chocolatinas, cuentos y demás. Sin embargo, los huecos que hay se muestran eficaces y útiles.

Pregunta a los propietarios por su coche y recibe las respuestas en tu email.

Acepto la política de privacidad para poder obtener las respuestas.

Quiero recibir la mejor oferta.