Renault Clio III

A partir del próximo 14 de octubre estará disponible en la red de concesionarios Renault la nueva generación del Clio con dos motores de gasolina y tres Diesel. Más grande, más seguro y mejor terminado, ofrece excelente comportamiento dinámico. La gama arranca en 11.700 euros.

Renault Clio III
Renault Clio III

Muy cercano en tamaño al Mégane de anterior generación y con algunos rasgos heredados del actual, el nuevo Clio es un coche mucho más grande que el modelo precedente. Respecto a él, es 174 mm más largo, 58 mm más alto y 68 más ancho, aunque, quizá, lo más significativo es el aumento de la batalla hasta 2.575 mm (103 más que el modelo de la generación anterior). El maletero, por su parte, también crece hasta los 288 litros (33 más) y alcanza los 1.038 litros con los asientos abatidos, una cifra destacable para un modelo de esta categoría. Utiliza la plataforma B, fruto de la alianza con Nissan, alargada hasta 257 cm, que servirá de base para la próxima generación del Micra.Pero no todos los elementos son del segmento B, los trenes derivan directamente del Mégane, con McPherson delante y eje torsional detrás.Bien es cierto que el anterior Clio se había quedado algo pequeño frente a la competencia, Fiesta, Ibiza, Corsa, Fabia... que eran bastante más largos y espaciosos que él, pero, con la llegada de esta nueva generación, el modelo de la marca del rombo se posiciona justo por detrás del Fiat Grande Punto, que supera los cuatro metros de longitud, aunque ofrece una menor distancia entre ejes.Las líneas del nuevo Clio no han supuesto la ruptura que provocó el Mégane II en su día, aunque combinan una mezcla de estilos entre Mégane actual y Clio anterior, más notables en las versiones de carrocería de tres puertas, que mantienen una forma muy similar en las ventanillas posteriores.La parte delantera es moderna, muy “Renault", con faros de grandes dimensiones muy rasgados, amplias tomas de aire y con una suave transición entre el capó delantero y el parabrisas. En la trasera, que nos recuerda a la del Mégane, sin llegar a ser tan abrupta, predomina una gran luna posterior pentagonal con marcada forma de “V" y grupos ópticos romboidales.Disponible en versiones de carrocería de tres y cinco puertas, el nuevo Clio recurre a un ingenioso sistema de aletas delanteras, fabricadas en Noryl (material sintético que ya conocimos en la anterior generación del modelo, con la particularidad de ser de diferente tamaño en las versiones con ruedas de 16 ó de 17 pulgadas.Según anuncia la marca, el nuevo Clio pesa 130 kg más que el modelo de la generación anterior, debido, en gran parte, al aumento de las dimensiones, a la mejora en insonorización, a los materiales utilizados en el interior y a la mayor cantidad de elementos de seguridad incorporados. Así, no se ha escatimado en materiales fonoabsorbentes entre el motor y el habitáculo, en los pasos de rueda o en el piso de las estructura. Además, se han rellenado los tubos de las puertas con espumas aislantes para que no circule el aire por ellos y provoque ruidos.Recurre a algunas soluciones conocidas en el Mégane, como la dirección asistida eléctrica (mejorada respecto a éste) con mayor ángulo de avance de mangueta y columna de dirección coaxial para evitar la transmisión de movimientos bruscos al volante, copelas más rígidas, etc. También se ha mejorado de forma notable la aerodinámica, con formas más penetrantes al aire y bajos de la carrocería carenados, que optimizan la resistencia.El nuevo modelo ha sido desarrollado en tan sólo 28 meses, frente a los 49 empleados en la anterior generación del Clio. Renault estima unas ventas para 2006 en España de unas 40.000 unidades del Clio actual y 11.000 unidades del Clio Campus (generación anterior), con el motor de gasolina 1.2 y el 1.5 dCi en versión de 68 CV, que todavía continuará a la venta durante unos cuantos meses.

Se trata del octavo modelo de la marca que ha logrado la máxima puntuación en la prueba de seguridad EuroNCAP y cuatro estrellas en el apartado de protección a niños. Dispone de ABS de última generación con repartidor de frenada y sistema de ayuda a la frenada de emergencia. En opción se ofrece ESP con sistema de control de tracción, control de subviraje y regulación del par en retención.

Otras opciones interesantes en este aspecto son los faros adicionales de curva y las lámparas de xenón de doble alcance.

La carrocería cuenta con zonas reforzadas de deformación programada, hasta 8 airbags –dos de ellos frontales adaptativos, con limitador de esfuerzo y doble sistema de pretensión en las plazas delanteras-. Como novedad se ha desarrollado la plaza central trasera pensando en los niños de 6 a 10 años. Así, el cojín del asiento es ligeramente más corto y está un poco realzado y las hebillas de los cinturones están más avanzadas. Además, han incluido un apoyacabezas específico para los niños. Lo puedes ver en la foto. Su funcionamiento permite que el pequeño viaje seguro y bien colocado, incluso cuando duerme, y los reposacabezas delanteros llevan las varillas fijadas en el asiento para mejorar la seguridad en caso de accidente.

Como en otros modelos de la marca, la columna de la dirección y los pedales son colapsables y los asientos están preparados contra el efecto submarinado (el cuerpo tiende a deslizarse por debajo de los cinturones de seguridad en caso de fuerte impacto).

Muy cercano en tamaño al Mégane de anterior generación y con algunos rasgos heredados del actual, el nuevo Clio es un coche mucho más grande que el modelo precedente. Respecto a él, es 174 mm más largo, 58 mm más alto y 68 más ancho, aunque, quizá, lo más significativo es el aumento de la batalla hasta 2.575 mm (103 más que el modelo de la generación anterior). El maletero, por su parte, también crece hasta los 288 litros (33 más) y alcanza los 1.038 litros con los asientos abatidos, una cifra destacable para un modelo de esta categoría. Utiliza la plataforma B, fruto de la alianza con Nissan, alargada hasta 257 cm, que servirá de base para la próxima generación del Micra.Pero no todos los elementos son del segmento B, los trenes derivan directamente del Mégane, con McPherson delante y eje torsional detrás.Bien es cierto que el anterior Clio se había quedado algo pequeño frente a la competencia, Fiesta, Ibiza, Corsa, Fabia... que eran bastante más largos y espaciosos que él, pero, con la llegada de esta nueva generación, el modelo de la marca del rombo se posiciona justo por detrás del Fiat Grande Punto, que supera los cuatro metros de longitud, aunque ofrece una menor distancia entre ejes.Las líneas del nuevo Clio no han supuesto la ruptura que provocó el Mégane II en su día, aunque combinan una mezcla de estilos entre Mégane actual y Clio anterior, más notables en las versiones de carrocería de tres puertas, que mantienen una forma muy similar en las ventanillas posteriores.La parte delantera es moderna, muy “Renault", con faros de grandes dimensiones muy rasgados, amplias tomas de aire y con una suave transición entre el capó delantero y el parabrisas. En la trasera, que nos recuerda a la del Mégane, sin llegar a ser tan abrupta, predomina una gran luna posterior pentagonal con marcada forma de “V" y grupos ópticos romboidales.Disponible en versiones de carrocería de tres y cinco puertas, el nuevo Clio recurre a un ingenioso sistema de aletas delanteras, fabricadas en Noryl (material sintético que ya conocimos en la anterior generación del modelo, con la particularidad de ser de diferente tamaño en las versiones con ruedas de 16 ó de 17 pulgadas.Según anuncia la marca, el nuevo Clio pesa 130 kg más que el modelo de la generación anterior, debido, en gran parte, al aumento de las dimensiones, a la mejora en insonorización, a los materiales utilizados en el interior y a la mayor cantidad de elementos de seguridad incorporados. Así, no se ha escatimado en materiales fonoabsorbentes entre el motor y el habitáculo, en los pasos de rueda o en el piso de las estructura. Además, se han rellenado los tubos de las puertas con espumas aislantes para que no circule el aire por ellos y provoque ruidos.Recurre a algunas soluciones conocidas en el Mégane, como la dirección asistida eléctrica (mejorada respecto a éste) con mayor ángulo de avance de mangueta y columna de dirección coaxial para evitar la transmisión de movimientos bruscos al volante, copelas más rígidas, etc. También se ha mejorado de forma notable la aerodinámica, con formas más penetrantes al aire y bajos de la carrocería carenados, que optimizan la resistencia.El nuevo modelo ha sido desarrollado en tan sólo 28 meses, frente a los 49 empleados en la anterior generación del Clio. Renault estima unas ventas para 2006 en España de unas 40.000 unidades del Clio actual y 11.000 unidades del Clio Campus (generación anterior), con el motor de gasolina 1.2 y el 1.5 dCi en versión de 68 CV, que todavía continuará a la venta durante unos cuantos meses.

Se trata del octavo modelo de la marca que ha logrado la máxima puntuación en la prueba de seguridad EuroNCAP y cuatro estrellas en el apartado de protección a niños. Dispone de ABS de última generación con repartidor de frenada y sistema de ayuda a la frenada de emergencia. En opción se ofrece ESP con sistema de control de tracción, control de subviraje y regulación del par en retención.

Otras opciones interesantes en este aspecto son los faros adicionales de curva y las lámparas de xenón de doble alcance.

La carrocería cuenta con zonas reforzadas de deformación programada, hasta 8 airbags –dos de ellos frontales adaptativos, con limitador de esfuerzo y doble sistema de pretensión en las plazas delanteras-. Como novedad se ha desarrollado la plaza central trasera pensando en los niños de 6 a 10 años. Así, el cojín del asiento es ligeramente más corto y está un poco realzado y las hebillas de los cinturones están más avanzadas. Además, han incluido un apoyacabezas específico para los niños. Lo puedes ver en la foto. Su funcionamiento permite que el pequeño viaje seguro y bien colocado, incluso cuando duerme, y los reposacabezas delanteros llevan las varillas fijadas en el asiento para mejorar la seguridad en caso de accidente.

Como en otros modelos de la marca, la columna de la dirección y los pedales son colapsables y los asientos están preparados contra el efecto submarinado (el cuerpo tiende a deslizarse por debajo de los cinturones de seguridad en caso de fuerte impacto).

Muy cercano en tamaño al Mégane de anterior generación y con algunos rasgos heredados del actual, el nuevo Clio es un coche mucho más grande que el modelo precedente. Respecto a él, es 174 mm más largo, 58 mm más alto y 68 más ancho, aunque, quizá, lo más significativo es el aumento de la batalla hasta 2.575 mm (103 más que el modelo de la generación anterior). El maletero, por su parte, también crece hasta los 288 litros (33 más) y alcanza los 1.038 litros con los asientos abatidos, una cifra destacable para un modelo de esta categoría. Utiliza la plataforma B, fruto de la alianza con Nissan, alargada hasta 257 cm, que servirá de base para la próxima generación del Micra.Pero no todos los elementos son del segmento B, los trenes derivan directamente del Mégane, con McPherson delante y eje torsional detrás.Bien es cierto que el anterior Clio se había quedado algo pequeño frente a la competencia, Fiesta, Ibiza, Corsa, Fabia... que eran bastante más largos y espaciosos que él, pero, con la llegada de esta nueva generación, el modelo de la marca del rombo se posiciona justo por detrás del Fiat Grande Punto, que supera los cuatro metros de longitud, aunque ofrece una menor distancia entre ejes.Las líneas del nuevo Clio no han supuesto la ruptura que provocó el Mégane II en su día, aunque combinan una mezcla de estilos entre Mégane actual y Clio anterior, más notables en las versiones de carrocería de tres puertas, que mantienen una forma muy similar en las ventanillas posteriores.La parte delantera es moderna, muy “Renault", con faros de grandes dimensiones muy rasgados, amplias tomas de aire y con una suave transición entre el capó delantero y el parabrisas. En la trasera, que nos recuerda a la del Mégane, sin llegar a ser tan abrupta, predomina una gran luna posterior pentagonal con marcada forma de “V" y grupos ópticos romboidales.Disponible en versiones de carrocería de tres y cinco puertas, el nuevo Clio recurre a un ingenioso sistema de aletas delanteras, fabricadas en Noryl (material sintético que ya conocimos en la anterior generación del modelo, con la particularidad de ser de diferente tamaño en las versiones con ruedas de 16 ó de 17 pulgadas.Según anuncia la marca, el nuevo Clio pesa 130 kg más que el modelo de la generación anterior, debido, en gran parte, al aumento de las dimensiones, a la mejora en insonorización, a los materiales utilizados en el interior y a la mayor cantidad de elementos de seguridad incorporados. Así, no se ha escatimado en materiales fonoabsorbentes entre el motor y el habitáculo, en los pasos de rueda o en el piso de las estructura. Además, se han rellenado los tubos de las puertas con espumas aislantes para que no circule el aire por ellos y provoque ruidos.Recurre a algunas soluciones conocidas en el Mégane, como la dirección asistida eléctrica (mejorada respecto a éste) con mayor ángulo de avance de mangueta y columna de dirección coaxial para evitar la transmisión de movimientos bruscos al volante, copelas más rígidas, etc. También se ha mejorado de forma notable la aerodinámica, con formas más penetrantes al aire y bajos de la carrocería carenados, que optimizan la resistencia.El nuevo modelo ha sido desarrollado en tan sólo 28 meses, frente a los 49 empleados en la anterior generación del Clio. Renault estima unas ventas para 2006 en España de unas 40.000 unidades del Clio actual y 11.000 unidades del Clio Campus (generación anterior), con el motor de gasolina 1.2 y el 1.5 dCi en versión de 68 CV, que todavía continuará a la venta durante unos cuantos meses.

Se trata del octavo modelo de la marca que ha logrado la máxima puntuación en la prueba de seguridad EuroNCAP y cuatro estrellas en el apartado de protección a niños. Dispone de ABS de última generación con repartidor de frenada y sistema de ayuda a la frenada de emergencia. En opción se ofrece ESP con sistema de control de tracción, control de subviraje y regulación del par en retención.

Otras opciones interesantes en este aspecto son los faros adicionales de curva y las lámparas de xenón de doble alcance.

La carrocería cuenta con zonas reforzadas de deformación programada, hasta 8 airbags –dos de ellos frontales adaptativos, con limitador de esfuerzo y doble sistema de pretensión en las plazas delanteras-. Como novedad se ha desarrollado la plaza central trasera pensando en los niños de 6 a 10 años. Así, el cojín del asiento es ligeramente más corto y está un poco realzado y las hebillas de los cinturones están más avanzadas. Además, han incluido un apoyacabezas específico para los niños. Lo puedes ver en la foto. Su funcionamiento permite que el pequeño viaje seguro y bien colocado, incluso cuando duerme, y los reposacabezas delanteros llevan las varillas fijadas en el asiento para mejorar la seguridad en caso de accidente.

Como en otros modelos de la marca, la columna de la dirección y los pedales son colapsables y los asientos están preparados contra el efecto submarinado (el cuerpo tiende a deslizarse por debajo de los cinturones de seguridad en caso de fuerte impacto).

Muy cercano en tamaño al Mégane de anterior generación y con algunos rasgos heredados del actual, el nuevo Clio es un coche mucho más grande que el modelo precedente. Respecto a él, es 174 mm más largo, 58 mm más alto y 68 más ancho, aunque, quizá, lo más significativo es el aumento de la batalla hasta 2.575 mm (103 más que el modelo de la generación anterior). El maletero, por su parte, también crece hasta los 288 litros (33 más) y alcanza los 1.038 litros con los asientos abatidos, una cifra destacable para un modelo de esta categoría. Utiliza la plataforma B, fruto de la alianza con Nissan, alargada hasta 257 cm, que servirá de base para la próxima generación del Micra.Pero no todos los elementos son del segmento B, los trenes derivan directamente del Mégane, con McPherson delante y eje torsional detrás.Bien es cierto que el anterior Clio se había quedado algo pequeño frente a la competencia, Fiesta, Ibiza, Corsa, Fabia... que eran bastante más largos y espaciosos que él, pero, con la llegada de esta nueva generación, el modelo de la marca del rombo se posiciona justo por detrás del Fiat Grande Punto, que supera los cuatro metros de longitud, aunque ofrece una menor distancia entre ejes.Las líneas del nuevo Clio no han supuesto la ruptura que provocó el Mégane II en su día, aunque combinan una mezcla de estilos entre Mégane actual y Clio anterior, más notables en las versiones de carrocería de tres puertas, que mantienen una forma muy similar en las ventanillas posteriores.La parte delantera es moderna, muy “Renault", con faros de grandes dimensiones muy rasgados, amplias tomas de aire y con una suave transición entre el capó delantero y el parabrisas. En la trasera, que nos recuerda a la del Mégane, sin llegar a ser tan abrupta, predomina una gran luna posterior pentagonal con marcada forma de “V" y grupos ópticos romboidales.Disponible en versiones de carrocería de tres y cinco puertas, el nuevo Clio recurre a un ingenioso sistema de aletas delanteras, fabricadas en Noryl (material sintético que ya conocimos en la anterior generación del modelo, con la particularidad de ser de diferente tamaño en las versiones con ruedas de 16 ó de 17 pulgadas.Según anuncia la marca, el nuevo Clio pesa 130 kg más que el modelo de la generación anterior, debido, en gran parte, al aumento de las dimensiones, a la mejora en insonorización, a los materiales utilizados en el interior y a la mayor cantidad de elementos de seguridad incorporados. Así, no se ha escatimado en materiales fonoabsorbentes entre el motor y el habitáculo, en los pasos de rueda o en el piso de las estructura. Además, se han rellenado los tubos de las puertas con espumas aislantes para que no circule el aire por ellos y provoque ruidos.Recurre a algunas soluciones conocidas en el Mégane, como la dirección asistida eléctrica (mejorada respecto a éste) con mayor ángulo de avance de mangueta y columna de dirección coaxial para evitar la transmisión de movimientos bruscos al volante, copelas más rígidas, etc. También se ha mejorado de forma notable la aerodinámica, con formas más penetrantes al aire y bajos de la carrocería carenados, que optimizan la resistencia.El nuevo modelo ha sido desarrollado en tan sólo 28 meses, frente a los 49 empleados en la anterior generación del Clio. Renault estima unas ventas para 2006 en España de unas 40.000 unidades del Clio actual y 11.000 unidades del Clio Campus (generación anterior), con el motor de gasolina 1.2 y el 1.5 dCi en versión de 68 CV, que todavía continuará a la venta durante unos cuantos meses.

Se trata del octavo modelo de la marca que ha logrado la máxima puntuación en la prueba de seguridad EuroNCAP y cuatro estrellas en el apartado de protección a niños. Dispone de ABS de última generación con repartidor de frenada y sistema de ayuda a la frenada de emergencia. En opción se ofrece ESP con sistema de control de tracción, control de subviraje y regulación del par en retención.

Otras opciones interesantes en este aspecto son los faros adicionales de curva y las lámparas de xenón de doble alcance.

La carrocería cuenta con zonas reforzadas de deformación programada, hasta 8 airbags –dos de ellos frontales adaptativos, con limitador de esfuerzo y doble sistema de pretensión en las plazas delanteras-. Como novedad se ha desarrollado la plaza central trasera pensando en los niños de 6 a 10 años. Así, el cojín del asiento es ligeramente más corto y está un poco realzado y las hebillas de los cinturones están más avanzadas. Además, han incluido un apoyacabezas específico para los niños. Lo puedes ver en la foto. Su funcionamiento permite que el pequeño viaje seguro y bien colocado, incluso cuando duerme, y los reposacabezas delanteros llevan las varillas fijadas en el asiento para mejorar la seguridad en caso de accidente.

Como en otros modelos de la marca, la columna de la dirección y los pedales son colapsables y los asientos están preparados contra el efecto submarinado (el cuerpo tiende a deslizarse por debajo de los cinturones de seguridad en caso de fuerte impacto).

Muy cercano en tamaño al Mégane de anterior generación y con algunos rasgos heredados del actual, el nuevo Clio es un coche mucho más grande que el modelo precedente. Respecto a él, es 174 mm más largo, 58 mm más alto y 68 más ancho, aunque, quizá, lo más significativo es el aumento de la batalla hasta 2.575 mm (103 más que el modelo de la generación anterior). El maletero, por su parte, también crece hasta los 288 litros (33 más) y alcanza los 1.038 litros con los asientos abatidos, una cifra destacable para un modelo de esta categoría. Utiliza la plataforma B, fruto de la alianza con Nissan, alargada hasta 257 cm, que servirá de base para la próxima generación del Micra.Pero no todos los elementos son del segmento B, los trenes derivan directamente del Mégane, con McPherson delante y eje torsional detrás.Bien es cierto que el anterior Clio se había quedado algo pequeño frente a la competencia, Fiesta, Ibiza, Corsa, Fabia... que eran bastante más largos y espaciosos que él, pero, con la llegada de esta nueva generación, el modelo de la marca del rombo se posiciona justo por detrás del Fiat Grande Punto, que supera los cuatro metros de longitud, aunque ofrece una menor distancia entre ejes.Las líneas del nuevo Clio no han supuesto la ruptura que provocó el Mégane II en su día, aunque combinan una mezcla de estilos entre Mégane actual y Clio anterior, más notables en las versiones de carrocería de tres puertas, que mantienen una forma muy similar en las ventanillas posteriores.La parte delantera es moderna, muy “Renault", con faros de grandes dimensiones muy rasgados, amplias tomas de aire y con una suave transición entre el capó delantero y el parabrisas. En la trasera, que nos recuerda a la del Mégane, sin llegar a ser tan abrupta, predomina una gran luna posterior pentagonal con marcada forma de “V" y grupos ópticos romboidales.Disponible en versiones de carrocería de tres y cinco puertas, el nuevo Clio recurre a un ingenioso sistema de aletas delanteras, fabricadas en Noryl (material sintético que ya conocimos en la anterior generación del modelo, con la particularidad de ser de diferente tamaño en las versiones con ruedas de 16 ó de 17 pulgadas.Según anuncia la marca, el nuevo Clio pesa 130 kg más que el modelo de la generación anterior, debido, en gran parte, al aumento de las dimensiones, a la mejora en insonorización, a los materiales utilizados en el interior y a la mayor cantidad de elementos de seguridad incorporados. Así, no se ha escatimado en materiales fonoabsorbentes entre el motor y el habitáculo, en los pasos de rueda o en el piso de las estructura. Además, se han rellenado los tubos de las puertas con espumas aislantes para que no circule el aire por ellos y provoque ruidos.Recurre a algunas soluciones conocidas en el Mégane, como la dirección asistida eléctrica (mejorada respecto a éste) con mayor ángulo de avance de mangueta y columna de dirección coaxial para evitar la transmisión de movimientos bruscos al volante, copelas más rígidas, etc. También se ha mejorado de forma notable la aerodinámica, con formas más penetrantes al aire y bajos de la carrocería carenados, que optimizan la resistencia.El nuevo modelo ha sido desarrollado en tan sólo 28 meses, frente a los 49 empleados en la anterior generación del Clio. Renault estima unas ventas para 2006 en España de unas 40.000 unidades del Clio actual y 11.000 unidades del Clio Campus (generación anterior), con el motor de gasolina 1.2 y el 1.5 dCi en versión de 68 CV, que todavía continuará a la venta durante unos cuantos meses.

Se trata del octavo modelo de la marca que ha logrado la máxima puntuación en la prueba de seguridad EuroNCAP y cuatro estrellas en el apartado de protección a niños. Dispone de ABS de última generación con repartidor de frenada y sistema de ayuda a la frenada de emergencia. En opción se ofrece ESP con sistema de control de tracción, control de subviraje y regulación del par en retención.

Otras opciones interesantes en este aspecto son los faros adicionales de curva y las lámparas de xenón de doble alcance.

La carrocería cuenta con zonas reforzadas de deformación programada, hasta 8 airbags –dos de ellos frontales adaptativos, con limitador de esfuerzo y doble sistema de pretensión en las plazas delanteras-. Como novedad se ha desarrollado la plaza central trasera pensando en los niños de 6 a 10 años. Así, el cojín del asiento es ligeramente más corto y está un poco realzado y las hebillas de los cinturones están más avanzadas. Además, han incluido un apoyacabezas específico para los niños. Lo puedes ver en la foto. Su funcionamiento permite que el pequeño viaje seguro y bien colocado, incluso cuando duerme, y los reposacabezas delanteros llevan las varillas fijadas en el asiento para mejorar la seguridad en caso de accidente.

Como en otros modelos de la marca, la columna de la dirección y los pedales son colapsables y los asientos están preparados contra el efecto submarinado (el cuerpo tiende a deslizarse por debajo de los cinturones de seguridad en caso de fuerte impacto).

Muy cercano en tamaño al Mégane de anterior generación y con algunos rasgos heredados del actual, el nuevo Clio es un coche mucho más grande que el modelo precedente. Respecto a él, es 174 mm más largo, 58 mm más alto y 68 más ancho, aunque, quizá, lo más significativo es el aumento de la batalla hasta 2.575 mm (103 más que el modelo de la generación anterior). El maletero, por su parte, también crece hasta los 288 litros (33 más) y alcanza los 1.038 litros con los asientos abatidos, una cifra destacable para un modelo de esta categoría. Utiliza la plataforma B, fruto de la alianza con Nissan, alargada hasta 257 cm, que servirá de base para la próxima generación del Micra.Pero no todos los elementos son del segmento B, los trenes derivan directamente del Mégane, con McPherson delante y eje torsional detrás.Bien es cierto que el anterior Clio se había quedado algo pequeño frente a la competencia, Fiesta, Ibiza, Corsa, Fabia... que eran bastante más largos y espaciosos que él, pero, con la llegada de esta nueva generación, el modelo de la marca del rombo se posiciona justo por detrás del Fiat Grande Punto, que supera los cuatro metros de longitud, aunque ofrece una menor distancia entre ejes.Las líneas del nuevo Clio no han supuesto la ruptura que provocó el Mégane II en su día, aunque combinan una mezcla de estilos entre Mégane actual y Clio anterior, más notables en las versiones de carrocería de tres puertas, que mantienen una forma muy similar en las ventanillas posteriores.La parte delantera es moderna, muy “Renault", con faros de grandes dimensiones muy rasgados, amplias tomas de aire y con una suave transición entre el capó delantero y el parabrisas. En la trasera, que nos recuerda a la del Mégane, sin llegar a ser tan abrupta, predomina una gran luna posterior pentagonal con marcada forma de “V" y grupos ópticos romboidales.Disponible en versiones de carrocería de tres y cinco puertas, el nuevo Clio recurre a un ingenioso sistema de aletas delanteras, fabricadas en Noryl (material sintético que ya conocimos en la anterior generación del modelo, con la particularidad de ser de diferente tamaño en las versiones con ruedas de 16 ó de 17 pulgadas.Según anuncia la marca, el nuevo Clio pesa 130 kg más que el modelo de la generación anterior, debido, en gran parte, al aumento de las dimensiones, a la mejora en insonorización, a los materiales utilizados en el interior y a la mayor cantidad de elementos de seguridad incorporados. Así, no se ha escatimado en materiales fonoabsorbentes entre el motor y el habitáculo, en los pasos de rueda o en el piso de las estructura. Además, se han rellenado los tubos de las puertas con espumas aislantes para que no circule el aire por ellos y provoque ruidos.Recurre a algunas soluciones conocidas en el Mégane, como la dirección asistida eléctrica (mejorada respecto a éste) con mayor ángulo de avance de mangueta y columna de dirección coaxial para evitar la transmisión de movimientos bruscos al volante, copelas más rígidas, etc. También se ha mejorado de forma notable la aerodinámica, con formas más penetrantes al aire y bajos de la carrocería carenados, que optimizan la resistencia.El nuevo modelo ha sido desarrollado en tan sólo 28 meses, frente a los 49 empleados en la anterior generación del Clio. Renault estima unas ventas para 2006 en España de unas 40.000 unidades del Clio actual y 11.000 unidades del Clio Campus (generación anterior), con el motor de gasolina 1.2 y el 1.5 dCi en versión de 68 CV, que todavía continuará a la venta durante unos cuantos meses.

Se trata del octavo modelo de la marca que ha logrado la máxima puntuación en la prueba de seguridad EuroNCAP y cuatro estrellas en el apartado de protección a niños. Dispone de ABS de última generación con repartidor de frenada y sistema de ayuda a la frenada de emergencia. En opción se ofrece ESP con sistema de control de tracción, control de subviraje y regulación del par en retención.

Otras opciones interesantes en este aspecto son los faros adicionales de curva y las lámparas de xenón de doble alcance.

La carrocería cuenta con zonas reforzadas de deformación programada, hasta 8 airbags –dos de ellos frontales adaptativos, con limitador de esfuerzo y doble sistema de pretensión en las plazas delanteras-. Como novedad se ha desarrollado la plaza central trasera pensando en los niños de 6 a 10 años. Así, el cojín del asiento es ligeramente más corto y está un poco realzado y las hebillas de los cinturones están más avanzadas. Además, han incluido un apoyacabezas específico para los niños. Lo puedes ver en la foto. Su funcionamiento permite que el pequeño viaje seguro y bien colocado, incluso cuando duerme, y los reposacabezas delanteros llevan las varillas fijadas en el asiento para mejorar la seguridad en caso de accidente.

Como en otros modelos de la marca, la columna de la dirección y los pedales son colapsables y los asientos están preparados contra el efecto submarinado (el cuerpo tiende a deslizarse por debajo de los cinturones de seguridad en caso de fuerte impacto).

Muy cercano en tamaño al Mégane de anterior generación y con algunos rasgos heredados del actual, el nuevo Clio es un coche mucho más grande que el modelo precedente. Respecto a él, es 174 mm más largo, 58 mm más alto y 68 más ancho, aunque, quizá, lo más significativo es el aumento de la batalla hasta 2.575 mm (103 más que el modelo de la generación anterior). El maletero, por su parte, también crece hasta los 288 litros (33 más) y alcanza los 1.038 litros con los asientos abatidos, una cifra destacable para un modelo de esta categoría. Utiliza la plataforma B, fruto de la alianza con Nissan, alargada hasta 257 cm, que servirá de base para la próxima generación del Micra.Pero no todos los elementos son del segmento B, los trenes derivan directamente del Mégane, con McPherson delante y eje torsional detrás.Bien es cierto que el anterior Clio se había quedado algo pequeño frente a la competencia, Fiesta, Ibiza, Corsa, Fabia... que eran bastante más largos y espaciosos que él, pero, con la llegada de esta nueva generación, el modelo de la marca del rombo se posiciona justo por detrás del Fiat Grande Punto, que supera los cuatro metros de longitud, aunque ofrece una menor distancia entre ejes.Las líneas del nuevo Clio no han supuesto la ruptura que provocó el Mégane II en su día, aunque combinan una mezcla de estilos entre Mégane actual y Clio anterior, más notables en las versiones de carrocería de tres puertas, que mantienen una forma muy similar en las ventanillas posteriores.La parte delantera es moderna, muy “Renault", con faros de grandes dimensiones muy rasgados, amplias tomas de aire y con una suave transición entre el capó delantero y el parabrisas. En la trasera, que nos recuerda a la del Mégane, sin llegar a ser tan abrupta, predomina una gran luna posterior pentagonal con marcada forma de “V" y grupos ópticos romboidales.Disponible en versiones de carrocería de tres y cinco puertas, el nuevo Clio recurre a un ingenioso sistema de aletas delanteras, fabricadas en Noryl (material sintético que ya conocimos en la anterior generación del modelo, con la particularidad de ser de diferente tamaño en las versiones con ruedas de 16 ó de 17 pulgadas.Según anuncia la marca, el nuevo Clio pesa 130 kg más que el modelo de la generación anterior, debido, en gran parte, al aumento de las dimensiones, a la mejora en insonorización, a los materiales utilizados en el interior y a la mayor cantidad de elementos de seguridad incorporados. Así, no se ha escatimado en materiales fonoabsorbentes entre el motor y el habitáculo, en los pasos de rueda o en el piso de las estructura. Además, se han rellenado los tubos de las puertas con espumas aislantes para que no circule el aire por ellos y provoque ruidos.Recurre a algunas soluciones conocidas en el Mégane, como la dirección asistida eléctrica (mejorada respecto a éste) con mayor ángulo de avance de mangueta y columna de dirección coaxial para evitar la transmisión de movimientos bruscos al volante, copelas más rígidas, etc. También se ha mejorado de forma notable la aerodinámica, con formas más penetrantes al aire y bajos de la carrocería carenados, que optimizan la resistencia.El nuevo modelo ha sido desarrollado en tan sólo 28 meses, frente a los 49 empleados en la anterior generación del Clio. Renault estima unas ventas para 2006 en España de unas 40.000 unidades del Clio actual y 11.000 unidades del Clio Campus (generación anterior), con el motor de gasolina 1.2 y el 1.5 dCi en versión de 68 CV, que todavía continuará a la venta durante unos cuantos meses.

Se trata del octavo modelo de la marca que ha logrado la máxima puntuación en la prueba de seguridad EuroNCAP y cuatro estrellas en el apartado de protección a niños. Dispone de ABS de última generación con repartidor de frenada y sistema de ayuda a la frenada de emergencia. En opción se ofrece ESP con sistema de control de tracción, control de subviraje y regulación del par en retención.

Otras opciones interesantes en este aspecto son los faros adicionales de curva y las lámparas de xenón de doble alcance.

La carrocería cuenta con zonas reforzadas de deformación programada, hasta 8 airbags –dos de ellos frontales adaptativos, con limitador de esfuerzo y doble sistema de pretensión en las plazas delanteras-. Como novedad se ha desarrollado la plaza central trasera pensando en los niños de 6 a 10 años. Así, el cojín del asiento es ligeramente más corto y está un poco realzado y las hebillas de los cinturones están más avanzadas. Además, han incluido un apoyacabezas específico para los niños. Lo puedes ver en la foto. Su funcionamiento permite que el pequeño viaje seguro y bien colocado, incluso cuando duerme, y los reposacabezas delanteros llevan las varillas fijadas en el asiento para mejorar la seguridad en caso de accidente.

Como en otros modelos de la marca, la columna de la dirección y los pedales son colapsables y los asientos están preparados contra el efecto submarinado (el cuerpo tiende a deslizarse por debajo de los cinturones de seguridad en caso de fuerte impacto).

Muy cercano en tamaño al Mégane de anterior generación y con algunos rasgos heredados del actual, el nuevo Clio es un coche mucho más grande que el modelo precedente. Respecto a él, es 174 mm más largo, 58 mm más alto y 68 más ancho, aunque, quizá, lo más significativo es el aumento de la batalla hasta 2.575 mm (103 más que el modelo de la generación anterior). El maletero, por su parte, también crece hasta los 288 litros (33 más) y alcanza los 1.038 litros con los asientos abatidos, una cifra destacable para un modelo de esta categoría. Utiliza la plataforma B, fruto de la alianza con Nissan, alargada hasta 257 cm, que servirá de base para la próxima generación del Micra.Pero no todos los elementos son del segmento B, los trenes derivan directamente del Mégane, con McPherson delante y eje torsional detrás.Bien es cierto que el anterior Clio se había quedado algo pequeño frente a la competencia, Fiesta, Ibiza, Corsa, Fabia... que eran bastante más largos y espaciosos que él, pero, con la llegada de esta nueva generación, el modelo de la marca del rombo se posiciona justo por detrás del Fiat Grande Punto, que supera los cuatro metros de longitud, aunque ofrece una menor distancia entre ejes.Las líneas del nuevo Clio no han supuesto la ruptura que provocó el Mégane II en su día, aunque combinan una mezcla de estilos entre Mégane actual y Clio anterior, más notables en las versiones de carrocería de tres puertas, que mantienen una forma muy similar en las ventanillas posteriores.La parte delantera es moderna, muy “Renault", con faros de grandes dimensiones muy rasgados, amplias tomas de aire y con una suave transición entre el capó delantero y el parabrisas. En la trasera, que nos recuerda a la del Mégane, sin llegar a ser tan abrupta, predomina una gran luna posterior pentagonal con marcada forma de “V" y grupos ópticos romboidales.Disponible en versiones de carrocería de tres y cinco puertas, el nuevo Clio recurre a un ingenioso sistema de aletas delanteras, fabricadas en Noryl (material sintético que ya conocimos en la anterior generación del modelo, con la particularidad de ser de diferente tamaño en las versiones con ruedas de 16 ó de 17 pulgadas.Según anuncia la marca, el nuevo Clio pesa 130 kg más que el modelo de la generación anterior, debido, en gran parte, al aumento de las dimensiones, a la mejora en insonorización, a los materiales utilizados en el interior y a la mayor cantidad de elementos de seguridad incorporados. Así, no se ha escatimado en materiales fonoabsorbentes entre el motor y el habitáculo, en los pasos de rueda o en el piso de las estructura. Además, se han rellenado los tubos de las puertas con espumas aislantes para que no circule el aire por ellos y provoque ruidos.Recurre a algunas soluciones conocidas en el Mégane, como la dirección asistida eléctrica (mejorada respecto a éste) con mayor ángulo de avance de mangueta y columna de dirección coaxial para evitar la transmisión de movimientos bruscos al volante, copelas más rígidas, etc. También se ha mejorado de forma notable la aerodinámica, con formas más penetrantes al aire y bajos de la carrocería carenados, que optimizan la resistencia.El nuevo modelo ha sido desarrollado en tan sólo 28 meses, frente a los 49 empleados en la anterior generación del Clio. Renault estima unas ventas para 2006 en España de unas 40.000 unidades del Clio actual y 11.000 unidades del Clio Campus (generación anterior), con el motor de gasolina 1.2 y el 1.5 dCi en versión de 68 CV, que todavía continuará a la venta durante unos cuantos meses.

Se trata del octavo modelo de la marca que ha logrado la máxima puntuación en la prueba de seguridad EuroNCAP y cuatro estrellas en el apartado de protección a niños. Dispone de ABS de última generación con repartidor de frenada y sistema de ayuda a la frenada de emergencia. En opción se ofrece ESP con sistema de control de tracción, control de subviraje y regulación del par en retención.

Otras opciones interesantes en este aspecto son los faros adicionales de curva y las lámparas de xenón de doble alcance.

La carrocería cuenta con zonas reforzadas de deformación programada, hasta 8 airbags –dos de ellos frontales adaptativos, con limitador de esfuerzo y doble sistema de pretensión en las plazas delanteras-. Como novedad se ha desarrollado la plaza central trasera pensando en los niños de 6 a 10 años. Así, el cojín del asiento es ligeramente más corto y está un poco realzado y las hebillas de los cinturones están más avanzadas. Además, han incluido un apoyacabezas específico para los niños. Lo puedes ver en la foto. Su funcionamiento permite que el pequeño viaje seguro y bien colocado, incluso cuando duerme, y los reposacabezas delanteros llevan las varillas fijadas en el asiento para mejorar la seguridad en caso de accidente.

Como en otros modelos de la marca, la columna de la dirección y los pedales son colapsables y los asientos están preparados contra el efecto submarinado (el cuerpo tiende a deslizarse por debajo de los cinturones de seguridad en caso de fuerte impacto).