Porsche 911 Carrera 4 / Carrera 4S Cabriolet

La marca germana lleva años desterrando el mito de que los descapotables son vehículos típicamente veraniegos. Las versiones con tracción a las cuatro ruedas de los 911 Carrera y Carrera S Cabriolet reafirman el objetivo de Porsche: a mal tiempo, tracción total.

Porsche 911 Carrera 4 / Carrera 4S Cabriolet
Porsche 911 Carrera 4 / Carrera 4S Cabriolet

Aún queda mucho para que veamos agotarse la gama 911 Carrera: a las versiones Coupé y Cabrio con propulsión trasera, como mandan los cánones de la marca, se han unido los modelos con “tracción total" (ahora veremos el porqué de estas comillas), que acaba de ser estrenada en el descapotable. Y no se acabará aquí, ya que los responsables de la automovilística germana prometen nuevos “vehículos para soñar" derivados de un coche que siempre ha tenido la categoría de mito. Porsche, cuya primera creación fue un biplaza sin techo, no quiere dejar pasar la oportunidad para diversificar su producto estrella, dado el buen ejercicio de ventas que, según anuncia, cerrará este año. Cuantas más opciones tengan sus distinguidos clientes, mejor, pues se asegurarán encontrar el 911 que mejor se adapta a su conducción. Ahora llega la versión Cabriolet con tracción a las cuatro ruedas, que se pondrá a la venta el 22 de octubre. Muy poco después, en noviembre, llegará el Cayman S, que se presentará en el Salón de Frankfurt.El fabricante ha querido garantizar a los conductores de los Carrera descapotables casi las mismas sensaciones que obtendrían con las versiones Coupé. Los poderosos motores bóxer presentes en éstas (el 3.6 de 325 CV del Carrera y el 3.8 de 355 CV del Carrera S) permanecen invariables, aunque la transmisión de la fuerza se realiza a las cuatro ruedas gracias a un embrague multidiscos viscoso, alojado en el diferencial anterior. Este dispositivo transmite constantemente al eje delantero un 5 por ciento de la fuerza que moviliza el propulsor y, cuando es necesario, aumenta este ratio hasta el 40 por ciento, por lo que no se pierde del todo la propulsión trasera. El resultado es impresionante, ya que el 911 dulcifica los “nervios" que hacen tan interesante su tren posterior y aumenta su docilidad, permitiendo una mayor estabilidad en las curvas. La inscripción se hace de manera limpia, casi milimétrica, aunque las condiciones del firme no sean las idóneas. De hecho, la lluvia hizo acto de presencia durante nuestra toma de contacto, lo que nos permitió comprobar las buenas maneras de un deportivo con el que todos hemos soñado alguna vez. - Para alojar el diferencial anterior ha sido necesario modificar ligeramente el frontal del bastidor. El depósito de combustible también ha variado su forma y su capacidad: ahora es de 67 litros, 3 más que los Cabriolet con propulsión trasera.
- El sistema de tracción a las cuatro ruedas pesa 50 kilos; es uno de los más ligeros del mundo, según explica Porsche. Por desgracia, esa misma lluvia nos impidió abrir la capota del 911 Carrera y disfrutar de un “paseo" por las carreteras germanas a cielo abierto. En cualquier caso, no hace falta descubrir este Porsche para que las miradas de admiración se posen sobre él: basta con su musculosa presencia y un llamativo techo de lona de características muy especiales. Para empezar, el peso del conjunto (capota, varillaje, etc) es sólo de 42 kilos, lo que ayuda a no subir el centro de gravedad del coche y a mantener intactos su aplomo y estabilidad. Porsche explica que ni siquiera cuando se pliega la lona (operación que puede realizarse a una velocidad de hasta 50 km/h y en la que invertiremos 20 segundos) se pierde rigidez en la carrocería. Las estructuras tubulares de acero empleadas en los pilares delanteros y los refuerzos utilizados en los largueros laterales se encargan de proporcionar un alto grado de seguridad a los ocupantes. Éstos, además, contarán con los tradicionales arcos antivuelco posteriores (que emergen automáticamente cuando son necesarios) y con seis airbags, entre los que destacan los de cortina: se trata de la primera vez que la marca los asocia a uno de sus descapotables. La capota también trae cambios a la zaga del 911 Carrera, 44 milímetros más ancha que en los Coupé. La sensación de que el vehículo está firmemente asentado en el suelo se refuerza con unos pasos de rueda traseros más voluminosos –siempre están presentes cuando miramos por los retrovisores exteriores-, que albergan unos impresionantes neumáticos 295/35 sobre llanta de 18 pulgadas en el Carrera 4 y unos exagerados 305/30 sobre llanta de 19 pulgadas en el caso del Carrera 4S- La aerodinámica de la versión Cabriolet apenas se ha visto penalizada: es de 0,30 Cx en el Carrera 4 y de 0,29 en el 4S.
- El maletero varía respecto a los anteriores Carrera con tracción total: es 5 litros mayor (llega a los 105 litros) y también ofrece más profundidad. El 911 Carrera S y la versión Cabrio Tiptronic ya han pasado por nuestras manos. Si quieres ver las pruebas que hemos realizado, pincha en los siguientes enlaces:

Aún queda mucho para que veamos agotarse la gama 911 Carrera: a las versiones Coupé y Cabrio con propulsión trasera, como mandan los cánones de la marca, se han unido los modelos con “tracción total" (ahora veremos el porqué de estas comillas), que acaba de ser estrenada en el descapotable. Y no se acabará aquí, ya que los responsables de la automovilística germana prometen nuevos “vehículos para soñar" derivados de un coche que siempre ha tenido la categoría de mito. Porsche, cuya primera creación fue un biplaza sin techo, no quiere dejar pasar la oportunidad para diversificar su producto estrella, dado el buen ejercicio de ventas que, según anuncia, cerrará este año. Cuantas más opciones tengan sus distinguidos clientes, mejor, pues se asegurarán encontrar el 911 que mejor se adapta a su conducción. Ahora llega la versión Cabriolet con tracción a las cuatro ruedas, que se pondrá a la venta el 22 de octubre. Muy poco después, en noviembre, llegará el Cayman S, que se presentará en el Salón de Frankfurt.El fabricante ha querido garantizar a los conductores de los Carrera descapotables casi las mismas sensaciones que obtendrían con las versiones Coupé. Los poderosos motores bóxer presentes en éstas (el 3.6 de 325 CV del Carrera y el 3.8 de 355 CV del Carrera S) permanecen invariables, aunque la transmisión de la fuerza se realiza a las cuatro ruedas gracias a un embrague multidiscos viscoso, alojado en el diferencial anterior. Este dispositivo transmite constantemente al eje delantero un 5 por ciento de la fuerza que moviliza el propulsor y, cuando es necesario, aumenta este ratio hasta el 40 por ciento, por lo que no se pierde del todo la propulsión trasera. El resultado es impresionante, ya que el 911 dulcifica los “nervios" que hacen tan interesante su tren posterior y aumenta su docilidad, permitiendo una mayor estabilidad en las curvas. La inscripción se hace de manera limpia, casi milimétrica, aunque las condiciones del firme no sean las idóneas. De hecho, la lluvia hizo acto de presencia durante nuestra toma de contacto, lo que nos permitió comprobar las buenas maneras de un deportivo con el que todos hemos soñado alguna vez. - Para alojar el diferencial anterior ha sido necesario modificar ligeramente el frontal del bastidor. El depósito de combustible también ha variado su forma y su capacidad: ahora es de 67 litros, 3 más que los Cabriolet con propulsión trasera.
- El sistema de tracción a las cuatro ruedas pesa 50 kilos; es uno de los más ligeros del mundo, según explica Porsche. Por desgracia, esa misma lluvia nos impidió abrir la capota del 911 Carrera y disfrutar de un “paseo" por las carreteras germanas a cielo abierto. En cualquier caso, no hace falta descubrir este Porsche para que las miradas de admiración se posen sobre él: basta con su musculosa presencia y un llamativo techo de lona de características muy especiales. Para empezar, el peso del conjunto (capota, varillaje, etc) es sólo de 42 kilos, lo que ayuda a no subir el centro de gravedad del coche y a mantener intactos su aplomo y estabilidad. Porsche explica que ni siquiera cuando se pliega la lona (operación que puede realizarse a una velocidad de hasta 50 km/h y en la que invertiremos 20 segundos) se pierde rigidez en la carrocería. Las estructuras tubulares de acero empleadas en los pilares delanteros y los refuerzos utilizados en los largueros laterales se encargan de proporcionar un alto grado de seguridad a los ocupantes. Éstos, además, contarán con los tradicionales arcos antivuelco posteriores (que emergen automáticamente cuando son necesarios) y con seis airbags, entre los que destacan los de cortina: se trata de la primera vez que la marca los asocia a uno de sus descapotables. La capota también trae cambios a la zaga del 911 Carrera, 44 milímetros más ancha que en los Coupé. La sensación de que el vehículo está firmemente asentado en el suelo se refuerza con unos pasos de rueda traseros más voluminosos –siempre están presentes cuando miramos por los retrovisores exteriores-, que albergan unos impresionantes neumáticos 295/35 sobre llanta de 18 pulgadas en el Carrera 4 y unos exagerados 305/30 sobre llanta de 19 pulgadas en el caso del Carrera 4S- La aerodinámica de la versión Cabriolet apenas se ha visto penalizada: es de 0,30 Cx en el Carrera 4 y de 0,29 en el 4S.
- El maletero varía respecto a los anteriores Carrera con tracción total: es 5 litros mayor (llega a los 105 litros) y también ofrece más profundidad. El 911 Carrera S y la versión Cabrio Tiptronic ya han pasado por nuestras manos. Si quieres ver las pruebas que hemos realizado, pincha en los siguientes enlaces:
Los mejores vídeos