Peugeot 406 HDI SV

La suavidad de funcionamiento del motor 2.2 HDI y el silencio global que se respira en el habitáculo son cualidades que se agradecen en los viajes y que no se echan en falta hasta que no las has disfrutado. Esta es la principal virtud del 406 2.2 HDi, a lo que hay que sumar un comportamiento intachable en cualquier tipo de carretera.

Peugeot 406 HDI SV
Peugeot 406 HDI SV

A pesar de la mencionada falta de rodaje, el 2.2 HDI nos ha dejado sorprendidos por su funcionamiento dulce y suave. Si comparamos en este apartado el 2.2 con sus rivales podemos decir que el HDI es el mejor, pues el conductor no percibe ningún tipo de vibración y ruido. En otros modelos se pueden notar ligeramente a través de los pedales de freno o embrague las vibraciones del motor. Pero, además de esta virtud, el 406 no sigue sorprendiendo por la ausencia de ruidos aerodinámicos que se producen cuando sobrepasamos la barrera de los 200 km/h. El resultado es un elevado confort de marcha, que nos permite viajar sin apenas ruido. Tanto es así que durante nuestra prueba ni siquiera hemos conectado el equipo de música, pues es todo un placer viajar sin romper este silencio. Para acompañar este confort, el Peugeot 406 nos ofrece unos butacones en las plazas delanteras donde lograr la posición más adecuada es fácil con la regulación eléctrica de la banqueta y respaldo. También se puede modificar la altura e inclinación. Lo único que no está a la altura de las circunstancias son los reposabrazos, que sólo tiene una posición en horizontal y, además, son muy estrechos. Es de agradecer el reposapies izquierdo, que cuenta con una correcta inclinación y tamaño, por lo que resulta muy útil para conducir relajado o bien para sujetarnos, si lo que deseamos es «curvear». Si tuviéramos que definir con una frase al Peugeot 406 HDI nos decidiríamos por su facilidad de conducción. Esta filosofía está presente en todos los apartados y resulta palpable en todo lo que concierne a la instrumentación y mandos. La información que llega al conductor es abundante, pero no está recargada con exceso de datos. Los cinco relojes del cuadro de instrumentación son fáciles de leer y nos comunican incluso la temperatura del aceite. El climatizador también nos pone fácil las cosas, con sus teclas de gran tamaño y una pantalla digital que confirma la selección que hemos realizado. Echamos en falta, por la noche, la iluminación de las salidas de aireación del salpicadero, lo que nos obliga ha buscarlas con el tacto. Lo que sí nos ha gustado es la iluminación que se logra con las ópticas convencionales, pero el 406 se merece tener en la lista de opcional las de xenón. Uno de los puntos criticables del 406 es el espacio para las plazas traseras. Con una distancia de 74 cm para las piernas las cosas se complican si conductor o acompañante requieren desplazar hacia atrás el asiento para lograr más espacio.Hay algo en los modelos de Peugeot que los hace ofrecer un algo especial, y en el 406 este espíritu se encuentra todavía más presente. Las cualidades dinámicas que posee el bastidor hacen de este modelo un «atleta» apto para cualquier tipo de carrera. Le da lo mismo por dónde circulemos, pues sus registros son siempre buenos. En la realidad el 406 se conduce de una forma suave y sencilla. Las cualidades dinámicas que posee el bastidor hacen de este modelo un «atleta» apto para cualquier tipo de carrera. Contribuyen detalles como la posición de conducción elevada, con mucha visibilidad en todas las direcciones. Por vías rápidas, el Peugeot tiene tacto de coche más grande, lo que podemos comprobar por el aplomo que demuestra y que no pierde ante ningún tipo de irregularidad del asfalto. En las curvas rápidas, el 406 posee un comportamiento muy neutro, pero en curvas medias enlazadas debemos de cambiar nuestra mentalidad y adoptar una posición y filosofía más agresiva, pues pasa de ser algo subvirador a deslizar del eje trasero si levantamos el pie del acelerador en apoyo.

Pregunta a los propietarios por su coche y recibe las respuestas en tu email.

Acepto la política de privacidad para poder obtener las respuestas.

Quiero recibir la mejor oferta.