Pequeño Mercedes, mucha clase

Mucha personalidad estética, un póquer en equipamiento, versátil para ciudad y carretera y con el marchamo de ser un Mercedes pensado especialmente para los jóvenes. Hay quien nace, sencillamente, con estrella.

Ya te hemos contado que el Clase A es un coche con mucha personalidad. Indudablemente distinto. Por eso, le hemos puesto cara a cara con modelos que también buscan ese toque de exclusividad. De hecho, quien compre uno de estos Mercedes seguramente también haya pensado en una de estas marcas y en sus creaciones más “in".
Así, destacamos el Audi A3 Sportback; nos permitirá disfrutar de una conducción más dinámica. Aunque es mucho más grande (su longitud es unos 40 centímetros mayor), la diferencia de habitáculos no es tan abrumadora respecto al Clase A. El precio también se dispara hasta más allá de los 23.000 euros, pero –a cambio- presume de un equipamiento de primera. El BMW de pequeño formato también se comercializa en carrocería de cinco puertas. Este modelo puede presumir de un diseño de ésos que dejan huella. Por si fuera poco, tiene un interior muy recomendable: con una postura al volante, casi de piloto de caza.
Destaca por su buen equipamiento y también aventaja al Clase A en centímetros. Sin embargo, y a pesar de su look más deportivo, en carretera el motor de Mercedes resulta más brillante. Otro modelo con club de fans, pero no te dejes engañar: el Mini Cooper es algo más que un coche de capricho. Una mecánica brillante y una gran estabilidad nos hacen recordar su pasado glorioso como campeón de rallies.
Sin embargo, el Clase A permite disfrutar más de la vida a bordo. No olvidemos que el Mini posee unas plazas traseras pequeñas y un maletero meramente testimonial. Ya te hemos contado que el Clase A es un coche con mucha personalidad. Indudablemente distinto. Por eso, le hemos puesto cara a cara con modelos que también buscan ese toque de exclusividad. De hecho, quien compre uno de estos Mercedes seguramente también haya pensado en una de estas marcas y en sus creaciones más “in".
Así, destacamos el Audi A3 Sportback; nos permitirá disfrutar de una conducción más dinámica. Aunque es mucho más grande (su longitud es unos 40 centímetros mayor), la diferencia de habitáculos no es tan abrumadora respecto al Clase A. El precio también se dispara hasta más allá de los 23.000 euros, pero –a cambio- presume de un equipamiento de primera. El BMW de pequeño formato también se comercializa en carrocería de cinco puertas. Este modelo puede presumir de un diseño de ésos que dejan huella. Por si fuera poco, tiene un interior muy recomendable: con una postura al volante, casi de piloto de caza.
Destaca por su buen equipamiento y también aventaja al Clase A en centímetros. Sin embargo, y a pesar de su look más deportivo, en carretera el motor de Mercedes resulta más brillante. Otro modelo con club de fans, pero no te dejes engañar: el Mini Cooper es algo más que un coche de capricho. Una mecánica brillante y una gran estabilidad nos hacen recordar su pasado glorioso como campeón de rallies.
Sin embargo, el Clase A permite disfrutar más de la vida a bordo. No olvidemos que el Mini posee unas plazas traseras pequeñas y un maletero meramente testimonial. Ya te hemos contado que el Clase A es un coche con mucha personalidad. Indudablemente distinto. Por eso, le hemos puesto cara a cara con modelos que también buscan ese toque de exclusividad. De hecho, quien compre uno de estos Mercedes seguramente también haya pensado en una de estas marcas y en sus creaciones más “in".
Así, destacamos el Audi A3 Sportback; nos permitirá disfrutar de una conducción más dinámica. Aunque es mucho más grande (su longitud es unos 40 centímetros mayor), la diferencia de habitáculos no es tan abrumadora respecto al Clase A. El precio también se dispara hasta más allá de los 23.000 euros, pero –a cambio- presume de un equipamiento de primera. El BMW de pequeño formato también se comercializa en carrocería de cinco puertas. Este modelo puede presumir de un diseño de ésos que dejan huella. Por si fuera poco, tiene un interior muy recomendable: con una postura al volante, casi de piloto de caza.
Destaca por su buen equipamiento y también aventaja al Clase A en centímetros. Sin embargo, y a pesar de su look más deportivo, en carretera el motor de Mercedes resulta más brillante. Otro modelo con club de fans, pero no te dejes engañar: el Mini Cooper es algo más que un coche de capricho. Una mecánica brillante y una gran estabilidad nos hacen recordar su pasado glorioso como campeón de rallies.
Sin embargo, el Clase A permite disfrutar más de la vida a bordo. No olvidemos que el Mini posee unas plazas traseras pequeñas y un maletero meramente testimonial. Ya te hemos contado que el Clase A es un coche con mucha personalidad. Indudablemente distinto. Por eso, le hemos puesto cara a cara con modelos que también buscan ese toque de exclusividad. De hecho, quien compre uno de estos Mercedes seguramente también haya pensado en una de estas marcas y en sus creaciones más “in".
Así, destacamos el Audi A3 Sportback; nos permitirá disfrutar de una conducción más dinámica. Aunque es mucho más grande (su longitud es unos 40 centímetros mayor), la diferencia de habitáculos no es tan abrumadora respecto al Clase A. El precio también se dispara hasta más allá de los 23.000 euros, pero –a cambio- presume de un equipamiento de primera. El BMW de pequeño formato también se comercializa en carrocería de cinco puertas. Este modelo puede presumir de un diseño de ésos que dejan huella. Por si fuera poco, tiene un interior muy recomendable: con una postura al volante, casi de piloto de caza.
Destaca por su buen equipamiento y también aventaja al Clase A en centímetros. Sin embargo, y a pesar de su look más deportivo, en carretera el motor de Mercedes resulta más brillante. Otro modelo con club de fans, pero no te dejes engañar: el Mini Cooper es algo más que un coche de capricho. Una mecánica brillante y una gran estabilidad nos hacen recordar su pasado glorioso como campeón de rallies.
Sin embargo, el Clase A permite disfrutar más de la vida a bordo. No olvidemos que el Mini posee unas plazas traseras pequeñas y un maletero meramente testimonial.