Opel Zafira Elegance 2.0 Dti 16V

Con la adopción del motor 2.0 Dti 100 CV el Zafira obtiene unas cualidades dinámicas acordes a su envergadura y posibilidades de transporte, algo de lo que nunca pudo presumir la desaparecida versión 2.0 Di de 82 CV.

Opel Zafira Elegance 2.0 Dti 16V
Opel Zafira Elegance 2.0 Dti 16V

Poco hay que decir que no se haya dicho ya del Zafira. Su postura de conducción está a caballo entre la de un monovolumen convencional y un turismo… una virtud o un defecto, según del cristal por el que se mire, aunque no afecta a una ergonomía racional, por la disposición de mandos, volante, pedales, asientos, reglajes, etc. La versatilidad es otro de sus puntos fuertes, por el conocido sistema de sus dos plazas traseras escamoteables, que se guardan en el piso sin necesidad de desmontarlos. La fila central está compuesta por una banqueta corrida no desmontable, pero deslizable longitudinalmente y con el respaldo abatible en partes asimétricas. En definitiva, esta versión consigue el equilibrio esperado en un monovolumen del porte y posibilidades del Zafira. La adopción del motor 2.0 Dti supuso un incremento de unas 100.000 ptas respecto a la versión saliente. Es el más caro entre sus rivales directos, pero ahora no tiene ningún punto flaco y sí un plus de transporte, de 7 plazas en total, suficiente para anular de raíz a cualquier competidor.