Opel Vectra 1.9 CDTI 150 CV

El Vectra tiene dos caras, la dócil que le viene de nacimiento, y la combativa que le confiere el recomendable y opcional sistema IDS .

Opel Vectra 1.9 CDTI 150 CV
Opel Vectra 1.9 CDTI 150 CV

Un tema importante, que como potenciales compradores de este tipo de berlinas debemos valorar, es el espacio que otorgan a los ocupantes de las plazas traseras y la capacidad de carga del maletero. En cuanto al primer apartado, el Vectra puede alojar con una comodidad más que suficiente a tres personas en la zona trasera, algo que hemos comprobado de manera práctica. Las cotas de habitabilidad nos dan la razón y es que con una anchura detrás de 138 cm, solamente es más estrecho que el Citroën C5 y el Ford Mondeo, que le superan por tres y un centímetro, respectivamente. El resto de sus rivales tienen peores cifras en este apartado (entre 134 y 137 cm). En cuanto a la altura en esta zona, a excepción del Honda Accord y el Seat Toledo, que hace valer su particular diseño, no hay otro rival que le supere. Sin embargo, en espacio para las piernas, la berlina de Opel no se muestra a la altura de la competencia y posee unos números algo discretos, pero con excusa: el Vectra es de las berlinas más cortas de longitud total dentro del segmento. Todo estos datos nos sirven para concluir que tres personas viajarán detrás a gusto, con una gran sensación de espacio por encima de sus cabezas, aunque si son bastante altas sus piernas no gozarán de tanta anchura.El puesto de conducción está bien resuelto. La postura al volante se encuentra fácil gracias a las múltiples regulaciones con las que cuenta el volante y los asientos. Éstos cuentan con un mullido tirando a duro que hacen que los viajes largos no se hagan demasiado pesados para nuestros riñones y espalda. De todas maneras, en nuestra opinión, carecen de un adecuado apoyo en los costados, que evita que recoja nuestro cuerpo convenientemente en las zonas de curvas.El diseño del salpicadero ha mejorado de manera notable frente a antiguas generaciones del modelo de Opel, aun así, echamos de menos algo más de gracia en su diseño, que es correcto, sí, aunque soso. Tampoco nos ha gustado la aglomeración de botones en la consola central y la multitud de menús y submenús con los que cuenta el ordenador de a bordo, algo que puede causar distracciones innecesarias cuando estamos conduciendo. Otro aspecto que puede originar que perdamos la concentración en la carretera es el particular tacto de las palancas de los intermitentes y de los limpiaparabrisas, que funcionan con impulsos, De todas maneras, este apartado ya no nos parece algo tan importante, pues la adaptación no es complicada y cada vez es más habitual este sistema en otros modelos de la competencia. El maletero es grande. Posee 495 litros y el acceso al mismo es fácil, sobre todo en esta versión de cinco puertas que permite la introducción de objetos grande con mayor facilidad. Nos ha parecido, sin embargo, que su puerta es demasiado pesada y abierta se sitúa a bastante altura, lo que dificulta que operen con ella personas de escasa altura o con no demasiada fuerza. Respecto a la competencia, su capacidad de carga se coloca en un término medio. No alcanza ni por asomo al descomunal cubicaje del Skoda Octavia (635 litros) pero sí tiene mejores cifras que Toledo (400), Laguna (420) o 407 (465).El Vectra, en este acabado Design Edition, posee un equipamiento de serie bastante completo, que incluye airbags de conductor, acompañante, laterales y de cortina; climatizador, control de estabilidad y tracción, guantera refrigerada, llantas de aleación, mandos de la radio en el volante y radio CD, entre otros. Además, la oferta de elementos opcionales es suficientemente amplia como para configurar un Vectra de auténtico lujo. Entre ellos, destacan los faros de xenón, el ordenador de viaje (en nuestra opinión debería ser de serie), el navegador, sensor de lluvia, reproductor de mp3, ayuda al aparcamiento, control de crucero y el ya citado sistema IDS , que pensamos que es totalmente aconsejable para los amantes de la conducción dinámica.El precio de tarifa de este Vectra es muy competitivo, pues se sitúa en los 25.910 euros. Berlinas Diesel de 150 CV o más hay pocas entre el sector generalista. Está el Ford Mondeo 2.2 TDCI de 155 CV desde 25.430 euros (aunque con menor equipamiento), el Renault Laguna 2.2 dCi 150 CV desde 24.700 euros (aunque sólo en versión familiar) y el Saab 9-3 TiD 150 CV desde 28.200. Un tema importante, que como potenciales compradores de este tipo de berlinas debemos valorar, es el espacio que otorgan a los ocupantes de las plazas traseras y la capacidad de carga del maletero. En cuanto al primer apartado, el Vectra puede alojar con una comodidad más que suficiente a tres personas en la zona trasera, algo que hemos comprobado de manera práctica. Las cotas de habitabilidad nos dan la razón y es que con una anchura detrás de 138 cm, solamente es más estrecho que el Citroën C5 y el Ford Mondeo, que le superan por tres y un centímetro, respectivamente. El resto de sus rivales tienen peores cifras en este apartado (entre 134 y 137 cm). En cuanto a la altura en esta zona, a excepción del Honda Accord y el Seat Toledo, que hace valer su particular diseño, no hay otro rival que le supere. Sin embargo, en espacio para las piernas, la berlina de Opel no se muestra a la altura de la competencia y posee unos números algo discretos, pero con excusa: el Vectra es de las berlinas más cortas de longitud total dentro del segmento. Todo estos datos nos sirven para concluir que tres personas viajarán detrás a gusto, con una gran sensación de espacio por encima de sus cabezas, aunque si son bastante altas sus piernas no gozarán de tanta anchura.El puesto de conducción está bien resuelto. La postura al volante se encuentra fácil gracias a las múltiples regulaciones con las que cuenta el volante y los asientos. Éstos cuentan con un mullido tirando a duro que hacen que los viajes largos no se hagan demasiado pesados para nuestros riñones y espalda. De todas maneras, en nuestra opinión, carecen de un adecuado apoyo en los costados, que evita que recoja nuestro cuerpo convenientemente en las zonas de curvas.El diseño del salpicadero ha mejorado de manera notable frente a antiguas generaciones del modelo de Opel, aun así, echamos de menos algo más de gracia en su diseño, que es correcto, sí, aunque soso. Tampoco nos ha gustado la aglomeración de botones en la consola central y la multitud de menús y submenús con los que cuenta el ordenador de a bordo, algo que puede causar distracciones innecesarias cuando estamos conduciendo. Otro aspecto que puede originar que perdamos la concentración en la carretera es el particular tacto de las palancas de los intermitentes y de los limpiaparabrisas, que funcionan con impulsos, De todas maneras, este apartado ya no nos parece algo tan importante, pues la adaptación no es complicada y cada vez es más habitual este sistema en otros modelos de la competencia. El maletero es grande. Posee 495 litros y el acceso al mismo es fácil, sobre todo en esta versión de cinco puertas que permite la introducción de objetos grande con mayor facilidad. Nos ha parecido, sin embargo, que su puerta es demasiado pesada y abierta se sitúa a bastante altura, lo que dificulta que operen con ella personas de escasa altura o con no demasiada fuerza. Respecto a la competencia, su capacidad de carga se coloca en un término medio. No alcanza ni por asomo al descomunal cubicaje del Skoda Octavia (635 litros) pero sí tiene mejores cifras que Toledo (400), Laguna (420) o 407 (465).El Vectra, en este acabado Design Edition, posee un equipamiento de serie bastante completo, que incluye airbags de conductor, acompañante, laterales y de cortina; climatizador, control de estabilidad y tracción, guantera refrigerada, llantas de aleación, mandos de la radio en el volante y radio CD, entre otros. Además, la oferta de elementos opcionales es suficientemente amplia como para configurar un Vectra de auténtico lujo. Entre ellos, destacan los faros de xenón, el ordenador de viaje (en nuestra opinión debería ser de serie), el navegador, sensor de lluvia, reproductor de mp3, ayuda al aparcamiento, control de crucero y el ya citado sistema IDS , que pensamos que es totalmente aconsejable para los amantes de la conducción dinámica.El precio de tarifa de este Vectra es muy competitivo, pues se sitúa en los 25.910 euros. Berlinas Diesel de 150 CV o más hay pocas entre el sector generalista. Está el Ford Mondeo 2.2 TDCI de 155 CV desde 25.430 euros (aunque con menor equipamiento), el Renault Laguna 2.2 dCi 150 CV desde 24.700 euros (aunque sólo en versión familiar) y el Saab 9-3 TiD 150 CV desde 28.200.