Opel Astra 2.2 DTi 5p

No es ningún novato, pero está de estreno. Se trata del Opel Astra con el potente motor 2.2 DTi de 125 CV, una mecánica que, junto a su atractivo precio, lo separan de la mayor parte de los modelos que pululan por el nutrido segmento de los compactos.

Opel Astra 2.2 DTi 5p
Opel Astra 2.2 DTi 5p

Lo primero que se percibe al acceder a este modelo es que, a pesar de no estar ante un vehículo nuevo, no apreciamos un elevado desfase cronológico. Quizá sí que se echa de menos algo más de diseño y nos parece que peca de excesiva austeridad, pero los acabados son buenos y los plásticos transmiten sensación de calidad.Al sentarnos al volante no nos cuesta nada encontrar la mejor postura para conducir con comodidad. La doble regulación del asiento, que también permite adaptar el respaldo mediante una “rueda", y la posibilidad de subir/bajar o alejar el volante son claves en el sencillo proceso para encontrar la mejor posición. Sólo encontramos un pero, y es que al manipular la regulación vertical del asiento éste se adelanta o atrasa ligeramente.En principio, el mullido de los asientos parece correcto, pero al hacer kilómetros la espalda se resiente y la primera impresión deja paso a la realidad. Además, también se echa en falta algo más de sujeción, sobre todo a la hora de abordar zonas con muchas curvas.Damos un vistazo a nuestro alrededor y, en general, todo nos parece correcto, aunque llaman la atención determinados elementos (pequeñeces) que podrían solucionarse sin mayor problema y que dejarían el habitáculo con algo más que notable. Nos referimos a cuestiones como la poco intuitiva radio, cuya manipulación requiere de unos minutos de estudio previo, a que las ventanillas sean eléctricas delante y detrás, no o a que el espejo de cortesía no tenga luz. La visibilidad es regular, ya que aunque los espejos retrovisores tienen un tamaño adecuado, la excesiva inclinación de la luna trasera y los dos reposacabezas de los asientos de atrás reducen el campo de visión.Por último, el habitáculo no es precisamente grande (aunque está en la media del segmento) y aunque el espacio para el conductor y el acompañante es adecuado, no ocurre lo mismo para los pasajeros traseros, que se quedan algo “acogotados" tanto a lo ancho como a lo largo. El espacio hasta el techo no resulta un problema.

Según nuestras mediciones, el ancho disponible en la parte delantera es de 133 centímetros, tres centímetros más que detrás; en cuanto al hueco para las piernas de los pasajeros, es de 76 centímetros cuando el asiento del conductor está completamente retrasado.