Opel Astra 2.0 Turbo/200 Cosmo 5p

Uno de sus apellidos es “200" y esa cifra no está ahí por casualidad: anuncia los caballos que hay en el motor de este Astra. Bajo su tranquila apariencia se esconde un noble pura sangre del que no querrás bajar.

Su ajustado precio y su diseño vanguardista son las mejores armas del C4, que pone una importante carga tecnológica a disposición de su conductor. La contrapartida está en un motor menos potente que el de sus rivales, lo que se nota a la hora de medir las prestaciones. Por lo demás, se trata de un vehículo ágil y divertido, aunque se echa de menos una mejor visibilidad trasera.Eficaz, divertido, con un motor de 200 CV y el mejor bastidor de todos los vehículos analizados en este apartado, el Civic es un rival muy poderoso. Por si fuera poco, también cuenta con un precio ajustado, aunque hay que tener en cuenta que su equipamiento es bastante sobrio. Sin embargo, este aspecto no será importante para aquellos que, por encima de todo, busquen sensaciones: se trata de uno de los coches más “rácing" del segmento. Adrenalina pura.Aunque cuenta con una buena dosis de potencia (225 CV), su conducción no es tan agradable como en otros deportivos, ya que la dirección cuenta con un tacto poco afinado, lo que merma la confianza del automovilista. Eso sí, el trabajo de su chasis es destacable.La potencia del Seat León y la contundencia con la que la entrega lo hacen temible: es implacable en casi cualquier trazado y, además, sus consumos son bastante contenidos. En el apartado de los “contras" está una imagen ya poco actual (acaba de ser renovada), pero –eso sí- con un gran número de seguidores.Es el rey indiscutible del segmento, su fama lo precede y no es inmerecida: miles de conductores han suspirado por este deportivo que, en su quinta generación, se muestra muy rápido, muy cómodo y muy ágil. Comparado con el Astra, el Golf resulta casi “nervioso", aunque lo cierto es que su chasis también se muestra aplomado y dócil. En el apartado de prestaciones, ambos están bastante igualados.Su ajustado precio y su diseño vanguardista son las mejores armas del C4, que pone una importante carga tecnológica a disposición de su conductor. La contrapartida está en un motor menos potente que el de sus rivales, lo que se nota a la hora de medir las prestaciones. Por lo demás, se trata de un vehículo ágil y divertido, aunque se echa de menos una mejor visibilidad trasera.Eficaz, divertido, con un motor de 200 CV y el mejor bastidor de todos los vehículos analizados en este apartado, el Civic es un rival muy poderoso. Por si fuera poco, también cuenta con un precio ajustado, aunque hay que tener en cuenta que su equipamiento es bastante sobrio. Sin embargo, este aspecto no será importante para aquellos que, por encima de todo, busquen sensaciones: se trata de uno de los coches más “rácing" del segmento. Adrenalina pura.Aunque cuenta con una buena dosis de potencia (225 CV), su conducción no es tan agradable como en otros deportivos, ya que la dirección cuenta con un tacto poco afinado, lo que merma la confianza del automovilista. Eso sí, el trabajo de su chasis es destacable.La potencia del Seat León y la contundencia con la que la entrega lo hacen temible: es implacable en casi cualquier trazado y, además, sus consumos son bastante contenidos. En el apartado de los “contras" está una imagen ya poco actual (acaba de ser renovada), pero –eso sí- con un gran número de seguidores.Es el rey indiscutible del segmento, su fama lo precede y no es inmerecida: miles de conductores han suspirado por este deportivo que, en su quinta generación, se muestra muy rápido, muy cómodo y muy ágil. Comparado con el Astra, el Golf resulta casi “nervioso", aunque lo cierto es que su chasis también se muestra aplomado y dócil. En el apartado de prestaciones, ambos están bastante igualados.Su ajustado precio y su diseño vanguardista son las mejores armas del C4, que pone una importante carga tecnológica a disposición de su conductor. La contrapartida está en un motor menos potente que el de sus rivales, lo que se nota a la hora de medir las prestaciones. Por lo demás, se trata de un vehículo ágil y divertido, aunque se echa de menos una mejor visibilidad trasera.Eficaz, divertido, con un motor de 200 CV y el mejor bastidor de todos los vehículos analizados en este apartado, el Civic es un rival muy poderoso. Por si fuera poco, también cuenta con un precio ajustado, aunque hay que tener en cuenta que su equipamiento es bastante sobrio. Sin embargo, este aspecto no será importante para aquellos que, por encima de todo, busquen sensaciones: se trata de uno de los coches más “rácing" del segmento. Adrenalina pura.Aunque cuenta con una buena dosis de potencia (225 CV), su conducción no es tan agradable como en otros deportivos, ya que la dirección cuenta con un tacto poco afinado, lo que merma la confianza del automovilista. Eso sí, el trabajo de su chasis es destacable.La potencia del Seat León y la contundencia con la que la entrega lo hacen temible: es implacable en casi cualquier trazado y, además, sus consumos son bastante contenidos. En el apartado de los “contras" está una imagen ya poco actual (acaba de ser renovada), pero –eso sí- con un gran número de seguidores.Es el rey indiscutible del segmento, su fama lo precede y no es inmerecida: miles de conductores han suspirado por este deportivo que, en su quinta generación, se muestra muy rápido, muy cómodo y muy ágil. Comparado con el Astra, el Golf resulta casi “nervioso", aunque lo cierto es que su chasis también se muestra aplomado y dócil. En el apartado de prestaciones, ambos están bastante igualados.Su ajustado precio y su diseño vanguardista son las mejores armas del C4, que pone una importante carga tecnológica a disposición de su conductor. La contrapartida está en un motor menos potente que el de sus rivales, lo que se nota a la hora de medir las prestaciones. Por lo demás, se trata de un vehículo ágil y divertido, aunque se echa de menos una mejor visibilidad trasera.Eficaz, divertido, con un motor de 200 CV y el mejor bastidor de todos los vehículos analizados en este apartado, el Civic es un rival muy poderoso. Por si fuera poco, también cuenta con un precio ajustado, aunque hay que tener en cuenta que su equipamiento es bastante sobrio. Sin embargo, este aspecto no será importante para aquellos que, por encima de todo, busquen sensaciones: se trata de uno de los coches más “rácing" del segmento. Adrenalina pura.Aunque cuenta con una buena dosis de potencia (225 CV), su conducción no es tan agradable como en otros deportivos, ya que la dirección cuenta con un tacto poco afinado, lo que merma la confianza del automovilista. Eso sí, el trabajo de su chasis es destacable.La potencia del Seat León y la contundencia con la que la entrega lo hacen temible: es implacable en casi cualquier trazado y, además, sus consumos son bastante contenidos. En el apartado de los “contras" está una imagen ya poco actual (acaba de ser renovada), pero –eso sí- con un gran número de seguidores.Es el rey indiscutible del segmento, su fama lo precede y no es inmerecida: miles de conductores han suspirado por este deportivo que, en su quinta generación, se muestra muy rápido, muy cómodo y muy ágil. Comparado con el Astra, el Golf resulta casi “nervioso", aunque lo cierto es que su chasis también se muestra aplomado y dócil. En el apartado de prestaciones, ambos están bastante igualados.Su ajustado precio y su diseño vanguardista son las mejores armas del C4, que pone una importante carga tecnológica a disposición de su conductor. La contrapartida está en un motor menos potente que el de sus rivales, lo que se nota a la hora de medir las prestaciones. Por lo demás, se trata de un vehículo ágil y divertido, aunque se echa de menos una mejor visibilidad trasera.Eficaz, divertido, con un motor de 200 CV y el mejor bastidor de todos los vehículos analizados en este apartado, el Civic es un rival muy poderoso. Por si fuera poco, también cuenta con un precio ajustado, aunque hay que tener en cuenta que su equipamiento es bastante sobrio. Sin embargo, este aspecto no será importante para aquellos que, por encima de todo, busquen sensaciones: se trata de uno de los coches más “rácing" del segmento. Adrenalina pura.Aunque cuenta con una buena dosis de potencia (225 CV), su conducción no es tan agradable como en otros deportivos, ya que la dirección cuenta con un tacto poco afinado, lo que merma la confianza del automovilista. Eso sí, el trabajo de su chasis es destacable.La potencia del Seat León y la contundencia con la que la entrega lo hacen temible: es implacable en casi cualquier trazado y, además, sus consumos son bastante contenidos. En el apartado de los “contras" está una imagen ya poco actual (acaba de ser renovada), pero –eso sí- con un gran número de seguidores.Es el rey indiscutible del segmento, su fama lo precede y no es inmerecida: miles de conductores han suspirado por este deportivo que, en su quinta generación, se muestra muy rápido, muy cómodo y muy ágil. Comparado con el Astra, el Golf resulta casi “nervioso", aunque lo cierto es que su chasis también se muestra aplomado y dócil. En el apartado de prestaciones, ambos están bastante igualados.Su ajustado precio y su diseño vanguardista son las mejores armas del C4, que pone una importante carga tecnológica a disposición de su conductor. La contrapartida está en un motor menos potente que el de sus rivales, lo que se nota a la hora de medir las prestaciones. Por lo demás, se trata de un vehículo ágil y divertido, aunque se echa de menos una mejor visibilidad trasera.Eficaz, divertido, con un motor de 200 CV y el mejor bastidor de todos los vehículos analizados en este apartado, el Civic es un rival muy poderoso. Por si fuera poco, también cuenta con un precio ajustado, aunque hay que tener en cuenta que su equipamiento es bastante sobrio. Sin embargo, este aspecto no será importante para aquellos que, por encima de todo, busquen sensaciones: se trata de uno de los coches más “rácing" del segmento. Adrenalina pura.Aunque cuenta con una buena dosis de potencia (225 CV), su conducción no es tan agradable como en otros deportivos, ya que la dirección cuenta con un tacto poco afinado, lo que merma la confianza del automovilista. Eso sí, el trabajo de su chasis es destacable.La potencia del Seat León y la contundencia con la que la entrega lo hacen temible: es implacable en casi cualquier trazado y, además, sus consumos son bastante contenidos. En el apartado de los “contras" está una imagen ya poco actual (acaba de ser renovada), pero –eso sí- con un gran número de seguidores.Es el rey indiscutible del segmento, su fama lo precede y no es inmerecida: miles de conductores han suspirado por este deportivo que, en su quinta generación, se muestra muy rápido, muy cómodo y muy ágil. Comparado con el Astra, el Golf resulta casi “nervioso", aunque lo cierto es que su chasis también se muestra aplomado y dócil. En el apartado de prestaciones, ambos están bastante igualados.