Nuevos Opel Turbodiésel 1.9 CDTi

Opel ya tiene lista una nueva hornada de motores. Se trata de los 1.9 CDTI common-rail disponibles para la gama Vectra y Signum. La meta, una vez más, es la reducción del consumo y las emisiones, pero –y esto es lo importante- sin pasar factura en carretera. ¿Lo habrán conseguido?

Nuevos Opel Turbodiésel 1.9 CDTi
Nuevos Opel Turbodiésel 1.9 CDTi

Los más de 800 kilómetros que separan San Sebastián de Santiago de Compostela, por los caminos que utilizan los peregrinos, sirvieron de ruta de acceso a nuestro país de los nuevos propulsores de Opel. Allí pudimos –por primera vez- probar el motor 1.9 CDTI en los cuatro modelos en que estará disponible: Vectra, Vectra Station Wagon, Vectra GTS y Signum.En realidad, son dos motores en uno. El 1.9 CDTI, una mecánica de cuatro cilindros y sistema de inyección múltiple por common-rail, ofrece dos niveles distintos de potencia: 120 y 150 CV. Ambas mecánicas, por tanto, son prácticamente idénticas: poseen cuatro cilindros, 1.910 cm3 y culata de aleación ligera. ¿Cómo se diferencian? A grandes rasgos, el propulsor de 120 CV lleva un solo árbol de levas y dos válvulas por cilindro, mientras que “su hermano" incorpora doble árbol de levas y cuatro válvulas por cilindro. Los 1.9 CDTi son los Diesel intermedios de las gamas Vectra-Signum, ya que también se comercializan con mecánicas de gasóleo de 177 y 100 CV. Escalón intermedio, sí, pero, con estas mecánicas, no se ha bajado ningún peldaño en cuanto a prestaciones. Las cifras oficiales presentadas por Opel son prometedoras. Por ejemplo, un Vectra con la mecánica de 120 CV consigue una velocidad punta de 200 km/h y una aceleración 0-100 km/h en 11,5 segundos. Y todo con un consumo medio de 5,7 litros cada 100 kilómetros. O sea, los 800 km citados del Camino de Santiago con menos de un depósito de combustible. Y ¿qué encontramos? Pudimos conducirlo con las carrocerías más pesadas – Vectra SW y Signum- y comprobamos que se mostraban más que suficientes: silenciosas, entregaban la potencia de forma muy lineal, pero siempre había un extra de potencia para realizar cualquier adelantamiento o afrontar cualquier repecho (y vaya si los había por el Camino de Santiago). Por su parte, la variante de 150 CV añade una “pizca de pimienta": por ejemplo, con él, un Vectra consigue 217 km/h y una aceleración 0-100 km/h en 9,8 segundos. Habrá que esperar a nuestras mediciones, pero en esta toma de contacto hemos tenido buen “feeling". Montado en un Vectra “normal" resultó sigiloso en carretera, subía con soltura de vueltas, además –casi desde el primer momento- se mostró muy despierto: ya a muy pocas revoluciones ofrece una gran cantidad de par, aseguran. Según Opel, su par máximo –280 Nm para la versión de 120 CV y 315 Nm para la de 150- se mantiene casi constante entre las 2.000 y las 2.750 rpm, lo que nos da una idea de su elasticidad.

También es de nuevo cuño la caja de cambios manual de seis velocidades. Si quieres realizar una conducción deportiva, los cortos recorridos de la palanca y su fácil manejo te ayudarán. Si, por el contrario, quieres controlar los consumos, ahí tienes una sexta relación de desahogo. Los más de 800 kilómetros que separan San Sebastián de Santiago de Compostela, por los caminos que utilizan los peregrinos, sirvieron de ruta de acceso a nuestro país de los nuevos propulsores de Opel. Allí pudimos –por primera vez- probar el motor 1.9 CDTI en los cuatro modelos en que estará disponible: Vectra, Vectra Station Wagon, Vectra GTS y Signum.En realidad, son dos motores en uno. El 1.9 CDTI, una mecánica de cuatro cilindros y sistema de inyección múltiple por common-rail, ofrece dos niveles distintos de potencia: 120 y 150 CV. Ambas mecánicas, por tanto, son prácticamente idénticas: poseen cuatro cilindros, 1.910 cm3 y culata de aleación ligera. ¿Cómo se diferencian? A grandes rasgos, el propulsor de 120 CV lleva un solo árbol de levas y dos válvulas por cilindro, mientras que “su hermano" incorpora doble árbol de levas y cuatro válvulas por cilindro. Los 1.9 CDTi son los Diesel intermedios de las gamas Vectra-Signum, ya que también se comercializan con mecánicas de gasóleo de 177 y 100 CV. Escalón intermedio, sí, pero, con estas mecánicas, no se ha bajado ningún peldaño en cuanto a prestaciones. Las cifras oficiales presentadas por Opel son prometedoras. Por ejemplo, un Vectra con la mecánica de 120 CV consigue una velocidad punta de 200 km/h y una aceleración 0-100 km/h en 11,5 segundos. Y todo con un consumo medio de 5,7 litros cada 100 kilómetros. O sea, los 800 km citados del Camino de Santiago con menos de un depósito de combustible. Y ¿qué encontramos? Pudimos conducirlo con las carrocerías más pesadas – Vectra SW y Signum- y comprobamos que se mostraban más que suficientes: silenciosas, entregaban la potencia de forma muy lineal, pero siempre había un extra de potencia para realizar cualquier adelantamiento o afrontar cualquier repecho (y vaya si los había por el Camino de Santiago). Por su parte, la variante de 150 CV añade una “pizca de pimienta": por ejemplo, con él, un Vectra consigue 217 km/h y una aceleración 0-100 km/h en 9,8 segundos. Habrá que esperar a nuestras mediciones, pero en esta toma de contacto hemos tenido buen “feeling". Montado en un Vectra “normal" resultó sigiloso en carretera, subía con soltura de vueltas, además –casi desde el primer momento- se mostró muy despierto: ya a muy pocas revoluciones ofrece una gran cantidad de par, aseguran. Según Opel, su par máximo –280 Nm para la versión de 120 CV y 315 Nm para la de 150- se mantiene casi constante entre las 2.000 y las 2.750 rpm, lo que nos da una idea de su elasticidad.

También es de nuevo cuño la caja de cambios manual de seis velocidades. Si quieres realizar una conducción deportiva, los cortos recorridos de la palanca y su fácil manejo te ayudarán. Si, por el contrario, quieres controlar los consumos, ahí tienes una sexta relación de desahogo. Los más de 800 kilómetros que separan San Sebastián de Santiago de Compostela, por los caminos que utilizan los peregrinos, sirvieron de ruta de acceso a nuestro país de los nuevos propulsores de Opel. Allí pudimos –por primera vez- probar el motor 1.9 CDTI en los cuatro modelos en que estará disponible: Vectra, Vectra Station Wagon, Vectra GTS y Signum.En realidad, son dos motores en uno. El 1.9 CDTI, una mecánica de cuatro cilindros y sistema de inyección múltiple por common-rail, ofrece dos niveles distintos de potencia: 120 y 150 CV. Ambas mecánicas, por tanto, son prácticamente idénticas: poseen cuatro cilindros, 1.910 cm3 y culata de aleación ligera. ¿Cómo se diferencian? A grandes rasgos, el propulsor de 120 CV lleva un solo árbol de levas y dos válvulas por cilindro, mientras que “su hermano" incorpora doble árbol de levas y cuatro válvulas por cilindro. Los 1.9 CDTi son los Diesel intermedios de las gamas Vectra-Signum, ya que también se comercializan con mecánicas de gasóleo de 177 y 100 CV. Escalón intermedio, sí, pero, con estas mecánicas, no se ha bajado ningún peldaño en cuanto a prestaciones. Las cifras oficiales presentadas por Opel son prometedoras. Por ejemplo, un Vectra con la mecánica de 120 CV consigue una velocidad punta de 200 km/h y una aceleración 0-100 km/h en 11,5 segundos. Y todo con un consumo medio de 5,7 litros cada 100 kilómetros. O sea, los 800 km citados del Camino de Santiago con menos de un depósito de combustible. Y ¿qué encontramos? Pudimos conducirlo con las carrocerías más pesadas – Vectra SW y Signum- y comprobamos que se mostraban más que suficientes: silenciosas, entregaban la potencia de forma muy lineal, pero siempre había un extra de potencia para realizar cualquier adelantamiento o afrontar cualquier repecho (y vaya si los había por el Camino de Santiago). Por su parte, la variante de 150 CV añade una “pizca de pimienta": por ejemplo, con él, un Vectra consigue 217 km/h y una aceleración 0-100 km/h en 9,8 segundos. Habrá que esperar a nuestras mediciones, pero en esta toma de contacto hemos tenido buen “feeling". Montado en un Vectra “normal" resultó sigiloso en carretera, subía con soltura de vueltas, además –casi desde el primer momento- se mostró muy despierto: ya a muy pocas revoluciones ofrece una gran cantidad de par, aseguran. Según Opel, su par máximo –280 Nm para la versión de 120 CV y 315 Nm para la de 150- se mantiene casi constante entre las 2.000 y las 2.750 rpm, lo que nos da una idea de su elasticidad.

También es de nuevo cuño la caja de cambios manual de seis velocidades. Si quieres realizar una conducción deportiva, los cortos recorridos de la palanca y su fácil manejo te ayudarán. Si, por el contrario, quieres controlar los consumos, ahí tienes una sexta relación de desahogo. Los más de 800 kilómetros que separan San Sebastián de Santiago de Compostela, por los caminos que utilizan los peregrinos, sirvieron de ruta de acceso a nuestro país de los nuevos propulsores de Opel. Allí pudimos –por primera vez- probar el motor 1.9 CDTI en los cuatro modelos en que estará disponible: Vectra, Vectra Station Wagon, Vectra GTS y Signum.En realidad, son dos motores en uno. El 1.9 CDTI, una mecánica de cuatro cilindros y sistema de inyección múltiple por common-rail, ofrece dos niveles distintos de potencia: 120 y 150 CV. Ambas mecánicas, por tanto, son prácticamente idénticas: poseen cuatro cilindros, 1.910 cm3 y culata de aleación ligera. ¿Cómo se diferencian? A grandes rasgos, el propulsor de 120 CV lleva un solo árbol de levas y dos válvulas por cilindro, mientras que “su hermano" incorpora doble árbol de levas y cuatro válvulas por cilindro. Los 1.9 CDTi son los Diesel intermedios de las gamas Vectra-Signum, ya que también se comercializan con mecánicas de gasóleo de 177 y 100 CV. Escalón intermedio, sí, pero, con estas mecánicas, no se ha bajado ningún peldaño en cuanto a prestaciones. Las cifras oficiales presentadas por Opel son prometedoras. Por ejemplo, un Vectra con la mecánica de 120 CV consigue una velocidad punta de 200 km/h y una aceleración 0-100 km/h en 11,5 segundos. Y todo con un consumo medio de 5,7 litros cada 100 kilómetros. O sea, los 800 km citados del Camino de Santiago con menos de un depósito de combustible. Y ¿qué encontramos? Pudimos conducirlo con las carrocerías más pesadas – Vectra SW y Signum- y comprobamos que se mostraban más que suficientes: silenciosas, entregaban la potencia de forma muy lineal, pero siempre había un extra de potencia para realizar cualquier adelantamiento o afrontar cualquier repecho (y vaya si los había por el Camino de Santiago). Por su parte, la variante de 150 CV añade una “pizca de pimienta": por ejemplo, con él, un Vectra consigue 217 km/h y una aceleración 0-100 km/h en 9,8 segundos. Habrá que esperar a nuestras mediciones, pero en esta toma de contacto hemos tenido buen “feeling". Montado en un Vectra “normal" resultó sigiloso en carretera, subía con soltura de vueltas, además –casi desde el primer momento- se mostró muy despierto: ya a muy pocas revoluciones ofrece una gran cantidad de par, aseguran. Según Opel, su par máximo –280 Nm para la versión de 120 CV y 315 Nm para la de 150- se mantiene casi constante entre las 2.000 y las 2.750 rpm, lo que nos da una idea de su elasticidad.

También es de nuevo cuño la caja de cambios manual de seis velocidades. Si quieres realizar una conducción deportiva, los cortos recorridos de la palanca y su fácil manejo te ayudarán. Si, por el contrario, quieres controlar los consumos, ahí tienes una sexta relación de desahogo.