Mitsubishi Colt 1.3 Invite

Mantiene el nombre de la anterior generación, pero nada tiene que ver con ella. Versátil, moderno y funcional, el Colt se desenvuelve con soltura en ciudad y carretera.

Mitsubishi Colt 1.3 Invite
Mitsubishi Colt 1.3 Invite

El interior es novedoso, bien acabado y de aspecto moderno. Su salpicadero en nada se parece a los monótonos y monotemáticos (e incluso aburridos, aunque elegantes) que encontramos en otras marcas. Este Colt está destinado a un público juvenil y esto se nota en los pequeños detalles. La consola nos ofrece todo lo que necesitamos de manera ordenada, lo que nos facilita la labor de control de todos los elementos. El velocímetro, el cuentavueltas y el indicador de nivel de combustible y temperatura del motor incorporan una “viserita" para preservarlos de los molestos reflejos del sol, que no siempre consigue hacer bien su trabajo. Sobre el fondo negro, destacan los números indicadores con una “tipografía" moderna y de gran cuerpo que facilita la lectura. En el centro del salpicadero se encuentra la pantalla del navegador y del ordenador de a bordo (ambos de serie en este acabado Invite), ajena a los reflejos que sí molestan en los relojes antes comentados. Debajo de la pantalla, los mandos del aire acondicionado, siempre a mano, y sobre ella, el botón de las luces de emergencia (en el lugar donde, instintivamente, vamos a buscarlo). Los botones de los elevalunas y el cierre centralizado lo encontramos en la puerta. Parece que no hay muchas diferencias con cualquier otro coche y que los detalles que hemos comentado al principio no parecen ser tan novedosos como habíamos anunciado. Cierto, de momento. Bajo la consola central en la que se sitúa la pantalla del navegador y los mandos del aire acondicionado, encontramos dos útiles huecos en los que podemos colocar, por ejemplo, cd’s. Para dividir estos huecos, se ha recurrido a un "tabique" de plástico. Si llevamos la vista más abajo, entre los dos asientos delanteros, encontraremos la palanca de cambios con un juvenil fuelle de plástico que la rodea de color azul claro y con el pomo en cuero rojo. En el mismo plano, dos huecos más: en uno de se incluye un cenicero y en el otro perfectamente cabe un teléfono móvil o una lata de refresco. El volante está revestido en cuero de dos colores (negro y rojo). La tapicería de los asientos, más innovación, es de color vino (disponible en los acabados más altos en la gama). Ya que estamos en los asientos, diremos que son muy cómodos y que permiten regulación manual en altura; recogen el cuerpo perfectamente y sujetan. Sigamos con los elementos innovadores. Detrás de los reposacabezas delanteros podemos encontrar sendas perchas para colgar una chaqueta y una rejilla en el respaldo del asiento. Y por fin, llegamos a los elementos que defienden esa otra afirmación que hemos hecho acerca de este coche: la enorme modularidad del conjunto. Los asientos traseros son abatibles por separado: 1/3 y 2/3. Se pueden plegar y deslizar para variar la configuración del interior o del maletero.Espacio y muchas posibilidades, es lo que nos ofrece el Colt. La cota de anchura trasera, medida por nuestro Centro Técnico, nos arroja una cifra de 130 cm. Es cierto que no es un dato récord, pero sí suficiente para dos ocupantes de talla media.Lo que tampoco es muy amplio es el maletero. Con los asientos traseros colocados atrás del todo para permitir que los ocupantes de estas plazas viajen más o menos confortables, apenas nos queda espacio para dos maletas estrechas o un par de bolsas de viaje.El frontal tiene el aire de familia Mitsubishi, aunque a este Colt se le ha afilado un poco el morro y se han incluido unos grupos ópticos delanteros rasgados. De perfil tiene aspecto compacto. En el vídeo que te ofrecemos junto a la entradilla de esta prueba, puedes verlo en detalle. El Colt ha llegado al mercado español hace poco tiempo. Su gama se compone de una decena de versiones conformada por tres motores gasolina (1.1 de 75 CV, 1.3 de 95 CV y 1.5 de 109 CV) y uno de gasóleo (1.5 Di-D de 95 CV). Hay tres acabados disponibles, de más básico a más completo son Inform, Invite e Instyle. El rango de precios está entre 11.130 y 19.371 euros y es posible incorporar dos packs de equipamiento: Estilo (que incluye espejos retrovisores del color de la carrocería, faros delanteros antiniebla, llantas de aleación, molduras laterales de protección y tiradores de las puertas en el color de la carrocería por 593 euros –nuestro Colt equipaba este paquete-) y Seguridad (con airbags de cortina delanteros y controles de tracción y de estabilidad por 927 euros adicionales). El interior es novedoso, bien acabado y de aspecto moderno. Su salpicadero en nada se parece a los monótonos y monotemáticos (e incluso aburridos, aunque elegantes) que encontramos en otras marcas. Este Colt está destinado a un público juvenil y esto se nota en los pequeños detalles. La consola nos ofrece todo lo que necesitamos de manera ordenada, lo que nos facilita la labor de control de todos los elementos. El velocímetro, el cuentavueltas y el indicador de nivel de combustible y temperatura del motor incorporan una “viserita" para preservarlos de los molestos reflejos del sol, que no siempre consigue hacer bien su trabajo. Sobre el fondo negro, destacan los números indicadores con una “tipografía" moderna y de gran cuerpo que facilita la lectura. En el centro del salpicadero se encuentra la pantalla del navegador y del ordenador de a bordo (ambos de serie en este acabado Invite), ajena a los reflejos que sí molestan en los relojes antes comentados. Debajo de la pantalla, los mandos del aire acondicionado, siempre a mano, y sobre ella, el botón de las luces de emergencia (en el lugar donde, instintivamente, vamos a buscarlo). Los botones de los elevalunas y el cierre centralizado lo encontramos en la puerta. Parece que no hay muchas diferencias con cualquier otro coche y que los detalles que hemos comentado al principio no parecen ser tan novedosos como habíamos anunciado. Cierto, de momento. Bajo la consola central en la que se sitúa la pantalla del navegador y los mandos del aire acondicionado, encontramos dos útiles huecos en los que podemos colocar, por ejemplo, cd’s. Para dividir estos huecos, se ha recurrido a un "tabique" de plástico. Si llevamos la vista más abajo, entre los dos asientos delanteros, encontraremos la palanca de cambios con un juvenil fuelle de plástico que la rodea de color azul claro y con el pomo en cuero rojo. En el mismo plano, dos huecos más: en uno de se incluye un cenicero y en el otro perfectamente cabe un teléfono móvil o una lata de refresco. El volante está revestido en cuero de dos colores (negro y rojo). La tapicería de los asientos, más innovación, es de color vino (disponible en los acabados más altos en la gama). Ya que estamos en los asientos, diremos que son muy cómodos y que permiten regulación manual en altura; recogen el cuerpo perfectamente y sujetan. Sigamos con los elementos innovadores. Detrás de los reposacabezas delanteros podemos encontrar sendas perchas para colgar una chaqueta y una rejilla en el respaldo del asiento. Y por fin, llegamos a los elementos que defienden esa otra afirmación que hemos hecho acerca de este coche: la enorme modularidad del conjunto. Los asientos traseros son abatibles por separado: 1/3 y 2/3. Se pueden plegar y deslizar para variar la configuración del interior o del maletero.Espacio y muchas posibilidades, es lo que nos ofrece el Colt. La cota de anchura trasera, medida por nuestro Centro Técnico, nos arroja una cifra de 130 cm. Es cierto que no es un dato récord, pero sí suficiente para dos ocupantes de talla media.Lo que tampoco es muy amplio es el maletero. Con los asientos traseros colocados atrás del todo para permitir que los ocupantes de estas plazas viajen más o menos confortables, apenas nos queda espacio para dos maletas estrechas o un par de bolsas de viaje.El frontal tiene el aire de familia Mitsubishi, aunque a este Colt se le ha afilado un poco el morro y se han incluido unos grupos ópticos delanteros rasgados. De perfil tiene aspecto compacto. En el vídeo que te ofrecemos junto a la entradilla de esta prueba, puedes verlo en detalle. El Colt ha llegado al mercado español hace poco tiempo. Su gama se compone de una decena de versiones conformada por tres motores gasolina (1.1 de 75 CV, 1.3 de 95 CV y 1.5 de 109 CV) y uno de gasóleo (1.5 Di-D de 95 CV). Hay tres acabados disponibles, de más básico a más completo son Inform, Invite e Instyle. El rango de precios está entre 11.130 y 19.371 euros y es posible incorporar dos packs de equipamiento: Estilo (que incluye espejos retrovisores del color de la carrocería, faros delanteros antiniebla, llantas de aleación, molduras laterales de protección y tiradores de las puertas en el color de la carrocería por 593 euros –nuestro Colt equipaba este paquete-) y Seguridad (con airbags de cortina delanteros y controles de tracción y de estabilidad por 927 euros adicionales).