Mercedes C320 Classic aut.

Aparte de su inmejorable aspecto, es detrás del volante desde donde se confirma que el nuevo C320 está llamado a ser el mejor modelo de su categoría.

BMW 320d Touring
BMW 320d Touring

El interior parece haber sido diseñado pensando en compradores pertenecientes a una generación más joven de la norma habitual de Mercedes. El diseño básico del salpicadero, con su borde superior curvado, recuerda vagamente al del Audi A4. Dejando a un lado un par de piezas de la columna de la dirección, todos los mandos e instrumentos de control son complemente nuevos. Hay que olvidarse del viejo tópico de Mercedes de pagar más por menos, ya que el nivel de tecnología y equipamiento que ofrece la Clase C es formidable. Además de su extenso equipamiento de serie, la completa lista de opciones le añade un irresistible grado de sofisticación que puede completarse a petición expresa del cliente. En nuestra versión Elegance hemos contado 14 mandos de control en la puerta del conductor, 66 botones e interruptores individuales en el salpicadero, ocho en el volante, cuatro sobre la consola central -incluyendo las disposiciones especiales de la caja de cambios-, y seis en un pequeño panel situado en el plafón del techo, junto al espejo retrovisor interior. Su utilización no resulta complicada, pues se encuentran dispuestos de forma racional y lógica. En el cuadro de instrumentos se abandonan los clásicos relojes circulares para recibir unos de diseño en forma de arco, similares a los utilizados en el Clase A, con una pequeña pantalla en la esfera del velocímetro para representar la lectura y ajustes del ordenador de viaje. Incluso con el cambiador de discos compactos -opcional-instalado-, la guantera ofrece el doble de espacio que el modelo de la generación anterior. Un acabado exquisito con posibilidad de elegir entre dos tipos de madera o aluminio en los remates, así como una gran variedad de vivos colores acaban con la seriedad y monotonía del interior del anterior modelo, aunque continúa la percepción del empleo de gran cantidad de plástico en el interior. Acomodarse en el recién diseñado asiento deportivo no plantea ninguna dificultad gracias al dispositivo de ajuste eléctrico. También la columna de dirección puede adaptarse a las necesidades personales variando la altura y distancia del volante, con lo que resulta sencillo encontrar una postura cómoda para la conducción. Las posibilidades de ajuste son tan extensas que cualquier conductor, sea de la talla que sea, puede situarse de la mejor forma y dejar espacio suficiente para los ocupantes de las plazas posteriores. El incremento de la batalla en 2,5 cm respecto al modelo anterior no se traduce en mayor espacio para las piernas, aunque ofrece mayor holgura a la altura de los hombros. Un ocupante de 1,80 metros de altura puede situarse tras un conductor de idéntica talla con sus rodillas tocando con la parte posterior del respaldo. Desgraciadamente, el asiento posterior se encuentra en una posición demasiado baja para que descansen las piernas de los ocupantes más altos, que se encuentran obligados a sentarse con las rodillas en una posición muy alta. Tampoco resulta fácil para una persona de estas características la operación de sacar el pie de debajo del asiento y salir a través de una puerta algo estrecha y de escaso ángulo de apertura.

Pregunta a los propietarios por su coche y recibe las respuestas en tu email.

Acepto la política de privacidad para poder obtener las respuestas.

Quiero recibir la mejor oferta.