Mazda5 2.0 Sportive

Desde Japón llega una de las creaciones más innovadoras del año. Te subimos al tatami con el gran Mazda5. Mide más que sus rivales de siete plazas y, además, cuenta con innovadoras puertas correderas. Pero, como un buen luchador de sumo, a pesar de su tamaño, es ágil y despierto en carretera.

Mazda5 2.0 Sportive
Mazda5 2.0 Sportive

Te destacamos este modelo por su diseño innovador. En realidad, es un seis plazas: tres delantes y tres detrás. Así, han tenido que diseñar un coche mucho más ancho que sus rivales.
Además, monta una mecánica de 150 CV que le permite ganar al Mazda5 en carretera: tiene mejores aceleraciones y recuperaciones, pero se ve penalizado por un consumo un poco más alto. El pionero en la categoría. Su interior camaleónico continúa siendo un ejemplo a seguir. Opel ha conseguido más altura interior para que la disfruten los pasajeros de cualquiera de sus siete plazas.

Eso sí, el tiempo no pasa en balde y el Zafira presenta el look más anticuado de todos. A su favor, un precio muy competitivo. También tiene un interior muy bien resuelto. Además, aunque llevemos las siete plazas extendidas, no sacrifica tanto el maletero como otros modelos de los que aquí analizamos.

Sin embargo, en carretera no resulta tan buen rodador como el Mazda5 y sí notamos un poco más las inercias de su carrocería. Es el rival más parecido al Mazda5. Deriva del Corolla, lo que nos puede darnos una idea de qué podemos esperarnos de él en carretera: comportamiento similar al de un turismo.

Además, el Corolla Verso es el que más centímetros da a los ocupantes de las plazas delanteras, pero, en el resto, tendrán que viajar un poco más apretados: resulta el menos generoso en centímetros para las piernas de los pasajeros. Es la creación más cara. Piensa que, si quieres las siete plazas, tendrás que pagar aparte la tercera fila de asientos.

También hemos podido conducirlo. Deriva del Altea, pero no es tan eficaz como el Mazda5. Eso sí, su motor es más despierto y suena menos y –además- sí monta un cambio de seis relaciones. Te destacamos este modelo por su diseño innovador. En realidad, es un seis plazas: tres delantes y tres detrás. Así, han tenido que diseñar un coche mucho más ancho que sus rivales.
Además, monta una mecánica de 150 CV que le permite ganar al Mazda5 en carretera: tiene mejores aceleraciones y recuperaciones, pero se ve penalizado por un consumo un poco más alto. El pionero en la categoría. Su interior camaleónico continúa siendo un ejemplo a seguir. Opel ha conseguido más altura interior para que la disfruten los pasajeros de cualquiera de sus siete plazas.

Eso sí, el tiempo no pasa en balde y el Zafira presenta el look más anticuado de todos. A su favor, un precio muy competitivo. También tiene un interior muy bien resuelto. Además, aunque llevemos las siete plazas extendidas, no sacrifica tanto el maletero como otros modelos de los que aquí analizamos.

Sin embargo, en carretera no resulta tan buen rodador como el Mazda5 y sí notamos un poco más las inercias de su carrocería. Es el rival más parecido al Mazda5. Deriva del Corolla, lo que nos puede darnos una idea de qué podemos esperarnos de él en carretera: comportamiento similar al de un turismo.

Además, el Corolla Verso es el que más centímetros da a los ocupantes de las plazas delanteras, pero, en el resto, tendrán que viajar un poco más apretados: resulta el menos generoso en centímetros para las piernas de los pasajeros. Es la creación más cara. Piensa que, si quieres las siete plazas, tendrás que pagar aparte la tercera fila de asientos.

También hemos podido conducirlo. Deriva del Altea, pero no es tan eficaz como el Mazda5. Eso sí, su motor es más despierto y suena menos y –además- sí monta un cambio de seis relaciones. Te destacamos este modelo por su diseño innovador. En realidad, es un seis plazas: tres delantes y tres detrás. Así, han tenido que diseñar un coche mucho más ancho que sus rivales.
Además, monta una mecánica de 150 CV que le permite ganar al Mazda5 en carretera: tiene mejores aceleraciones y recuperaciones, pero se ve penalizado por un consumo un poco más alto. El pionero en la categoría. Su interior camaleónico continúa siendo un ejemplo a seguir. Opel ha conseguido más altura interior para que la disfruten los pasajeros de cualquiera de sus siete plazas.

Eso sí, el tiempo no pasa en balde y el Zafira presenta el look más anticuado de todos. A su favor, un precio muy competitivo. También tiene un interior muy bien resuelto. Además, aunque llevemos las siete plazas extendidas, no sacrifica tanto el maletero como otros modelos de los que aquí analizamos.

Sin embargo, en carretera no resulta tan buen rodador como el Mazda5 y sí notamos un poco más las inercias de su carrocería. Es el rival más parecido al Mazda5. Deriva del Corolla, lo que nos puede darnos una idea de qué podemos esperarnos de él en carretera: comportamiento similar al de un turismo.

Además, el Corolla Verso es el que más centímetros da a los ocupantes de las plazas delanteras, pero, en el resto, tendrán que viajar un poco más apretados: resulta el menos generoso en centímetros para las piernas de los pasajeros. Es la creación más cara. Piensa que, si quieres las siete plazas, tendrás que pagar aparte la tercera fila de asientos.

También hemos podido conducirlo. Deriva del Altea, pero no es tan eficaz como el Mazda5. Eso sí, su motor es más despierto y suena menos y –además- sí monta un cambio de seis relaciones. Te destacamos este modelo por su diseño innovador. En realidad, es un seis plazas: tres delantes y tres detrás. Así, han tenido que diseñar un coche mucho más ancho que sus rivales.
Además, monta una mecánica de 150 CV que le permite ganar al Mazda5 en carretera: tiene mejores aceleraciones y recuperaciones, pero se ve penalizado por un consumo un poco más alto. El pionero en la categoría. Su interior camaleónico continúa siendo un ejemplo a seguir. Opel ha conseguido más altura interior para que la disfruten los pasajeros de cualquiera de sus siete plazas.

Eso sí, el tiempo no pasa en balde y el Zafira presenta el look más anticuado de todos. A su favor, un precio muy competitivo. También tiene un interior muy bien resuelto. Además, aunque llevemos las siete plazas extendidas, no sacrifica tanto el maletero como otros modelos de los que aquí analizamos.

Sin embargo, en carretera no resulta tan buen rodador como el Mazda5 y sí notamos un poco más las inercias de su carrocería. Es el rival más parecido al Mazda5. Deriva del Corolla, lo que nos puede darnos una idea de qué podemos esperarnos de él en carretera: comportamiento similar al de un turismo.

Además, el Corolla Verso es el que más centímetros da a los ocupantes de las plazas delanteras, pero, en el resto, tendrán que viajar un poco más apretados: resulta el menos generoso en centímetros para las piernas de los pasajeros. Es la creación más cara. Piensa que, si quieres las siete plazas, tendrás que pagar aparte la tercera fila de asientos.

También hemos podido conducirlo. Deriva del Altea, pero no es tan eficaz como el Mazda5. Eso sí, su motor es más despierto y suena menos y –además- sí monta un cambio de seis relaciones. Te destacamos este modelo por su diseño innovador. En realidad, es un seis plazas: tres delantes y tres detrás. Así, han tenido que diseñar un coche mucho más ancho que sus rivales.
Además, monta una mecánica de 150 CV que le permite ganar al Mazda5 en carretera: tiene mejores aceleraciones y recuperaciones, pero se ve penalizado por un consumo un poco más alto. El pionero en la categoría. Su interior camaleónico continúa siendo un ejemplo a seguir. Opel ha conseguido más altura interior para que la disfruten los pasajeros de cualquiera de sus siete plazas.

Eso sí, el tiempo no pasa en balde y el Zafira presenta el look más anticuado de todos. A su favor, un precio muy competitivo. También tiene un interior muy bien resuelto. Además, aunque llevemos las siete plazas extendidas, no sacrifica tanto el maletero como otros modelos de los que aquí analizamos.

Sin embargo, en carretera no resulta tan buen rodador como el Mazda5 y sí notamos un poco más las inercias de su carrocería. Es el rival más parecido al Mazda5. Deriva del Corolla, lo que nos puede darnos una idea de qué podemos esperarnos de él en carretera: comportamiento similar al de un turismo.

Además, el Corolla Verso es el que más centímetros da a los ocupantes de las plazas delanteras, pero, en el resto, tendrán que viajar un poco más apretados: resulta el menos generoso en centímetros para las piernas de los pasajeros. Es la creación más cara. Piensa que, si quieres las siete plazas, tendrás que pagar aparte la tercera fila de asientos.

También hemos podido conducirlo. Deriva del Altea, pero no es tan eficaz como el Mazda5. Eso sí, su motor es más despierto y suena menos y –además- sí monta un cambio de seis relaciones. Te destacamos este modelo por su diseño innovador. En realidad, es un seis plazas: tres delantes y tres detrás. Así, han tenido que diseñar un coche mucho más ancho que sus rivales.
Además, monta una mecánica de 150 CV que le permite ganar al Mazda5 en carretera: tiene mejores aceleraciones y recuperaciones, pero se ve penalizado por un consumo un poco más alto. El pionero en la categoría. Su interior camaleónico continúa siendo un ejemplo a seguir. Opel ha conseguido más altura interior para que la disfruten los pasajeros de cualquiera de sus siete plazas.

Eso sí, el tiempo no pasa en balde y el Zafira presenta el look más anticuado de todos. A su favor, un precio muy competitivo. También tiene un interior muy bien resuelto. Además, aunque llevemos las siete plazas extendidas, no sacrifica tanto el maletero como otros modelos de los que aquí analizamos.

Sin embargo, en carretera no resulta tan buen rodador como el Mazda5 y sí notamos un poco más las inercias de su carrocería. Es el rival más parecido al Mazda5. Deriva del Corolla, lo que nos puede darnos una idea de qué podemos esperarnos de él en carretera: comportamiento similar al de un turismo.

Además, el Corolla Verso es el que más centímetros da a los ocupantes de las plazas delanteras, pero, en el resto, tendrán que viajar un poco más apretados: resulta el menos generoso en centímetros para las piernas de los pasajeros. Es la creación más cara. Piensa que, si quieres las siete plazas, tendrás que pagar aparte la tercera fila de asientos.

También hemos podido conducirlo. Deriva del Altea, pero no es tan eficaz como el Mazda5. Eso sí, su motor es más despierto y suena menos y –además- sí monta un cambio de seis relaciones.