Lexus GS 300 President

El Lexus GS 300 es uno de los coches más confortables entre las berlinas premium, un segmento que se caracteriza por mimar a sus ocupantes. Lujo y tecnología son sus otras dos armas para arañar ventas a los “capos" alemanes BMW, Mercedes y Audi.

Lexus GS 300 President
Lexus GS 300 President

Al modelo alemán le viene como anillo al dedo la combinación de la caja de cambios automática Tiptronic y el motor de inyección directa de gasolina. Destaca la suavidad de esta mecánica y la forma progresiva en la que entrega la potencia, aunque sus prestaciones no son tan buenas como en el Lexus. En cuanto a la habitabilidad, la berlina de Audi ofrece más centímetros en las plazas posteriores y un maletero de bastante más capacidad. El 530 Xi tiene un carácter más dinámico y su mecánica es más “brava". Está destinado a conductores que no quieren renunciar a la emoción al volante aunque conduzcan una berlina de representación. Es quizás el rival que tiene el chasis más deportivo de todos, lo que le permite afrontar las curvas a velocidad de infarto y rectas con un aplomo sobresaliente. Por precio, es más barato, aunque no cuenta con el nivel de equipamiento del Lexus. El CLS se parece bastante al GS 300 en cuanto a diseño, pues ambos tienen un aire coupé innegable. Al igual que el modelo japonés, el CLS hace del confort su bandera, pero, si los enfrentamos, nos quedamos con la suavidad y la comodidad que otorga el Lexus. Por prestaciones, el CLS hace valer su motor de mayor cilindrada y potencia, mientras que en el tema de la habitabilidad, el semi-coupé de Mercedes paga su diseño y ofrece menos espacio a sus ocupantes.Al modelo alemán le viene como anillo al dedo la combinación de la caja de cambios automática Tiptronic y el motor de inyección directa de gasolina. Destaca la suavidad de esta mecánica y la forma progresiva en la que entrega la potencia, aunque sus prestaciones no son tan buenas como en el Lexus. En cuanto a la habitabilidad, la berlina de Audi ofrece más centímetros en las plazas posteriores y un maletero de bastante más capacidad. El 530 Xi tiene un carácter más dinámico y su mecánica es más “brava". Está destinado a conductores que no quieren renunciar a la emoción al volante aunque conduzcan una berlina de representación. Es quizás el rival que tiene el chasis más deportivo de todos, lo que le permite afrontar las curvas a velocidad de infarto y rectas con un aplomo sobresaliente. Por precio, es más barato, aunque no cuenta con el nivel de equipamiento del Lexus. El CLS se parece bastante al GS 300 en cuanto a diseño, pues ambos tienen un aire coupé innegable. Al igual que el modelo japonés, el CLS hace del confort su bandera, pero, si los enfrentamos, nos quedamos con la suavidad y la comodidad que otorga el Lexus. Por prestaciones, el CLS hace valer su motor de mayor cilindrada y potencia, mientras que en el tema de la habitabilidad, el semi-coupé de Mercedes paga su diseño y ofrece menos espacio a sus ocupantes.Al modelo alemán le viene como anillo al dedo la combinación de la caja de cambios automática Tiptronic y el motor de inyección directa de gasolina. Destaca la suavidad de esta mecánica y la forma progresiva en la que entrega la potencia, aunque sus prestaciones no son tan buenas como en el Lexus. En cuanto a la habitabilidad, la berlina de Audi ofrece más centímetros en las plazas posteriores y un maletero de bastante más capacidad. El 530 Xi tiene un carácter más dinámico y su mecánica es más “brava". Está destinado a conductores que no quieren renunciar a la emoción al volante aunque conduzcan una berlina de representación. Es quizás el rival que tiene el chasis más deportivo de todos, lo que le permite afrontar las curvas a velocidad de infarto y rectas con un aplomo sobresaliente. Por precio, es más barato, aunque no cuenta con el nivel de equipamiento del Lexus. El CLS se parece bastante al GS 300 en cuanto a diseño, pues ambos tienen un aire coupé innegable. Al igual que el modelo japonés, el CLS hace del confort su bandera, pero, si los enfrentamos, nos quedamos con la suavidad y la comodidad que otorga el Lexus. Por prestaciones, el CLS hace valer su motor de mayor cilindrada y potencia, mientras que en el tema de la habitabilidad, el semi-coupé de Mercedes paga su diseño y ofrece menos espacio a sus ocupantes.Al modelo alemán le viene como anillo al dedo la combinación de la caja de cambios automática Tiptronic y el motor de inyección directa de gasolina. Destaca la suavidad de esta mecánica y la forma progresiva en la que entrega la potencia, aunque sus prestaciones no son tan buenas como en el Lexus. En cuanto a la habitabilidad, la berlina de Audi ofrece más centímetros en las plazas posteriores y un maletero de bastante más capacidad. El 530 Xi tiene un carácter más dinámico y su mecánica es más “brava". Está destinado a conductores que no quieren renunciar a la emoción al volante aunque conduzcan una berlina de representación. Es quizás el rival que tiene el chasis más deportivo de todos, lo que le permite afrontar las curvas a velocidad de infarto y rectas con un aplomo sobresaliente. Por precio, es más barato, aunque no cuenta con el nivel de equipamiento del Lexus. El CLS se parece bastante al GS 300 en cuanto a diseño, pues ambos tienen un aire coupé innegable. Al igual que el modelo japonés, el CLS hace del confort su bandera, pero, si los enfrentamos, nos quedamos con la suavidad y la comodidad que otorga el Lexus. Por prestaciones, el CLS hace valer su motor de mayor cilindrada y potencia, mientras que en el tema de la habitabilidad, el semi-coupé de Mercedes paga su diseño y ofrece menos espacio a sus ocupantes.