Land Rover Discovery 3 TDV6 HSE

Cuando se trata de construir un vehículo eficaz en el campo, Land Rover tiene mucho que decir. La legendaria marca inglesa ha sido pionera en este mundo apasionante del todo terreno. El Discovery 3 es su última creación, un coche imparable sobre cualquier terreno: grande, duro, potente y, además, muy lujoso.

Land Rover Discovery 3 TDV6 HSE
Land Rover Discovery 3 TDV6 HSE

En Jeep son tan expertos en todo terreno como en Land Rover, no en vano lo inventaron ellos. Sin embargo, su Grand Cherokee más alto de gama no iguala las capacidades del Discovery3. Su motor de 163 CV se queda corto ante los 190 CV de nuestro protagonista, razón más que suficiente para explicar sus peores prestaciones en el campo.
Sin embargo, un tamaño algo menos gigantesco y un peso claramente inferior le sirven para compensar la falta de fuerza en carretera y firmar así unas prestaciones bastante más brillantes.
En calidades, el coche de Land Rover está un poco por encima, algo que se refleja en los 2.000 euros más que cuesta sobre el precio del Jeep. Además, el coche americano no ofrece las siete plazas que aporta el europeo.Este coche, el más alto de gama dentro de la familia Montero, se sitúa muy por debajo en precio: 49.550 euros de partida. Sin embargo, no se queda nada corto en calidad y prestaciones.
Con sus 160 CV logra un rendimiento magnífico y, aunque no es tan rápido como el Discovery, se defiende bien. Su mayor ligereza le hace algo más ágil en el campo, pero, en ese terreno duro, la sofisticación tecnológica y el buen hacer del Land Rover se imponen.
Donde sí compite sin problemas el Mitsu es en el apartado de interiores: sus calidades y materiales son muy buenos y, además, también dispone de siete plazas.Más grande y más voluminoso que el Discovery, el Nissan Patrol propone una alternativa muy dura para nuestro protagonista, porque, además de buenas prestaciones, se vende por un precio muy competitivo: no llega a 45.000 euros y eso que también dispone de siete asientos.
El coche de Nissan, con su larga tradición off-road, se apoya en un gran motor de 160 CV que, a pesar de su buen trabajo, no le permite ser tan rápido como el Discovery.

En el monte, la mecánica de los Patrol está más que probada, pero no alcanza la sofisticación técnica de los Discovery, con lo que hay que esforzarse más para sacar el mismo partido. Además, sus enormes dimensiones lastran un poco el desempeño de este coche.El Land Cruiser es otro legendario todo terreno con un enorme historial de éxitos. En sus nuevas versiones ofrece la misma calidad de siempre en el trabajo duro y, además, un interior mucho más moderno y elegante, lleno de lujos y buena calidad.
Su motor de tres litros llega hasta los 166 CV, pero tampoco así logra ser más rápido que el Discovery. Sus prestaciones, a pesar de ser muy buenas, no igualan las de nuestro protagonista.
Otra cosa es fuera de la carretera, donde el magnífico trabajo de la transmisión de Toyota es capaz de igualar, si no superar, al Land Rover. Y, además, es mucho más barato, pero sólo tiene cinco plazas.Si no se busca un coche tan radical, tan off road, puede optarse por el Touareg, que está dentro de lo que viene en denominarse como todo terrenos "light". Y no deja de ser un eufemismo, porque, con sus 174 CV y su transmisión con reductora, se enfrenta sin apuros a cualquier prueba en el campo. Sólo sus cotas 4x4 le ponen frenos, pues no son tan extremas como las del resto de rivales aquí descritos.
En carretera, en cambio, es tan capaz como el Discovery ý, por si fuera poco, cuesta menos: 46.350 euros. Por ese precio ofrece unos niveles de acabados y calidad muy por encima del resto de rivales. Eso sí, no hay más que cinco plazas.En Jeep son tan expertos en todo terreno como en Land Rover, no en vano lo inventaron ellos. Sin embargo, su Grand Cherokee más alto de gama no iguala las capacidades del Discovery3. Su motor de 163 CV se queda corto ante los 190 CV de nuestro protagonista, razón más que suficiente para explicar sus peores prestaciones en el campo.
Sin embargo, un tamaño algo menos gigantesco y un peso claramente inferior le sirven para compensar la falta de fuerza en carretera y firmar así unas prestaciones bastante más brillantes.
En calidades, el coche de Land Rover está un poco por encima, algo que se refleja en los 2.000 euros más que cuesta sobre el precio del Jeep. Además, el coche americano no ofrece las siete plazas que aporta el europeo.Este coche, el más alto de gama dentro de la familia Montero, se sitúa muy por debajo en precio: 49.550 euros de partida. Sin embargo, no se queda nada corto en calidad y prestaciones.
Con sus 160 CV logra un rendimiento magnífico y, aunque no es tan rápido como el Discovery, se defiende bien. Su mayor ligereza le hace algo más ágil en el campo, pero, en ese terreno duro, la sofisticación tecnológica y el buen hacer del Land Rover se imponen.
Donde sí compite sin problemas el Mitsu es en el apartado de interiores: sus calidades y materiales son muy buenos y, además, también dispone de siete plazas.Más grande y más voluminoso que el Discovery, el Nissan Patrol propone una alternativa muy dura para nuestro protagonista, porque, además de buenas prestaciones, se vende por un precio muy competitivo: no llega a 45.000 euros y eso que también dispone de siete asientos.
El coche de Nissan, con su larga tradición off-road, se apoya en un gran motor de 160 CV que, a pesar de su buen trabajo, no le permite ser tan rápido como el Discovery.

En el monte, la mecánica de los Patrol está más que probada, pero no alcanza la sofisticación técnica de los Discovery, con lo que hay que esforzarse más para sacar el mismo partido. Además, sus enormes dimensiones lastran un poco el desempeño de este coche.El Land Cruiser es otro legendario todo terreno con un enorme historial de éxitos. En sus nuevas versiones ofrece la misma calidad de siempre en el trabajo duro y, además, un interior mucho más moderno y elegante, lleno de lujos y buena calidad.
Su motor de tres litros llega hasta los 166 CV, pero tampoco así logra ser más rápido que el Discovery. Sus prestaciones, a pesar de ser muy buenas, no igualan las de nuestro protagonista.
Otra cosa es fuera de la carretera, donde el magnífico trabajo de la transmisión de Toyota es capaz de igualar, si no superar, al Land Rover. Y, además, es mucho más barato, pero sólo tiene cinco plazas.Si no se busca un coche tan radical, tan off road, puede optarse por el Touareg, que está dentro de lo que viene en denominarse como todo terrenos "light". Y no deja de ser un eufemismo, porque, con sus 174 CV y su transmisión con reductora, se enfrenta sin apuros a cualquier prueba en el campo. Sólo sus cotas 4x4 le ponen frenos, pues no son tan extremas como las del resto de rivales aquí descritos.
En carretera, en cambio, es tan capaz como el Discovery ý, por si fuera poco, cuesta menos: 46.350 euros. Por ese precio ofrece unos niveles de acabados y calidad muy por encima del resto de rivales. Eso sí, no hay más que cinco plazas.En Jeep son tan expertos en todo terreno como en Land Rover, no en vano lo inventaron ellos. Sin embargo, su Grand Cherokee más alto de gama no iguala las capacidades del Discovery3. Su motor de 163 CV se queda corto ante los 190 CV de nuestro protagonista, razón más que suficiente para explicar sus peores prestaciones en el campo.
Sin embargo, un tamaño algo menos gigantesco y un peso claramente inferior le sirven para compensar la falta de fuerza en carretera y firmar así unas prestaciones bastante más brillantes.
En calidades, el coche de Land Rover está un poco por encima, algo que se refleja en los 2.000 euros más que cuesta sobre el precio del Jeep. Además, el coche americano no ofrece las siete plazas que aporta el europeo.Este coche, el más alto de gama dentro de la familia Montero, se sitúa muy por debajo en precio: 49.550 euros de partida. Sin embargo, no se queda nada corto en calidad y prestaciones.
Con sus 160 CV logra un rendimiento magnífico y, aunque no es tan rápido como el Discovery, se defiende bien. Su mayor ligereza le hace algo más ágil en el campo, pero, en ese terreno duro, la sofisticación tecnológica y el buen hacer del Land Rover se imponen.
Donde sí compite sin problemas el Mitsu es en el apartado de interiores: sus calidades y materiales son muy buenos y, además, también dispone de siete plazas.Más grande y más voluminoso que el Discovery, el Nissan Patrol propone una alternativa muy dura para nuestro protagonista, porque, además de buenas prestaciones, se vende por un precio muy competitivo: no llega a 45.000 euros y eso que también dispone de siete asientos.
El coche de Nissan, con su larga tradición off-road, se apoya en un gran motor de 160 CV que, a pesar de su buen trabajo, no le permite ser tan rápido como el Discovery.

En el monte, la mecánica de los Patrol está más que probada, pero no alcanza la sofisticación técnica de los Discovery, con lo que hay que esforzarse más para sacar el mismo partido. Además, sus enormes dimensiones lastran un poco el desempeño de este coche.El Land Cruiser es otro legendario todo terreno con un enorme historial de éxitos. En sus nuevas versiones ofrece la misma calidad de siempre en el trabajo duro y, además, un interior mucho más moderno y elegante, lleno de lujos y buena calidad.
Su motor de tres litros llega hasta los 166 CV, pero tampoco así logra ser más rápido que el Discovery. Sus prestaciones, a pesar de ser muy buenas, no igualan las de nuestro protagonista.
Otra cosa es fuera de la carretera, donde el magnífico trabajo de la transmisión de Toyota es capaz de igualar, si no superar, al Land Rover. Y, además, es mucho más barato, pero sólo tiene cinco plazas.Si no se busca un coche tan radical, tan off road, puede optarse por el Touareg, que está dentro de lo que viene en denominarse como todo terrenos "light". Y no deja de ser un eufemismo, porque, con sus 174 CV y su transmisión con reductora, se enfrenta sin apuros a cualquier prueba en el campo. Sólo sus cotas 4x4 le ponen frenos, pues no son tan extremas como las del resto de rivales aquí descritos.
En carretera, en cambio, es tan capaz como el Discovery ý, por si fuera poco, cuesta menos: 46.350 euros. Por ese precio ofrece unos niveles de acabados y calidad muy por encima del resto de rivales. Eso sí, no hay más que cinco plazas.En Jeep son tan expertos en todo terreno como en Land Rover, no en vano lo inventaron ellos. Sin embargo, su Grand Cherokee más alto de gama no iguala las capacidades del Discovery3. Su motor de 163 CV se queda corto ante los 190 CV de nuestro protagonista, razón más que suficiente para explicar sus peores prestaciones en el campo.
Sin embargo, un tamaño algo menos gigantesco y un peso claramente inferior le sirven para compensar la falta de fuerza en carretera y firmar así unas prestaciones bastante más brillantes.
En calidades, el coche de Land Rover está un poco por encima, algo que se refleja en los 2.000 euros más que cuesta sobre el precio del Jeep. Además, el coche americano no ofrece las siete plazas que aporta el europeo.Este coche, el más alto de gama dentro de la familia Montero, se sitúa muy por debajo en precio: 49.550 euros de partida. Sin embargo, no se queda nada corto en calidad y prestaciones.
Con sus 160 CV logra un rendimiento magnífico y, aunque no es tan rápido como el Discovery, se defiende bien. Su mayor ligereza le hace algo más ágil en el campo, pero, en ese terreno duro, la sofisticación tecnológica y el buen hacer del Land Rover se imponen.
Donde sí compite sin problemas el Mitsu es en el apartado de interiores: sus calidades y materiales son muy buenos y, además, también dispone de siete plazas.Más grande y más voluminoso que el Discovery, el Nissan Patrol propone una alternativa muy dura para nuestro protagonista, porque, además de buenas prestaciones, se vende por un precio muy competitivo: no llega a 45.000 euros y eso que también dispone de siete asientos.
El coche de Nissan, con su larga tradición off-road, se apoya en un gran motor de 160 CV que, a pesar de su buen trabajo, no le permite ser tan rápido como el Discovery.

En el monte, la mecánica de los Patrol está más que probada, pero no alcanza la sofisticación técnica de los Discovery, con lo que hay que esforzarse más para sacar el mismo partido. Además, sus enormes dimensiones lastran un poco el desempeño de este coche.El Land Cruiser es otro legendario todo terreno con un enorme historial de éxitos. En sus nuevas versiones ofrece la misma calidad de siempre en el trabajo duro y, además, un interior mucho más moderno y elegante, lleno de lujos y buena calidad.
Su motor de tres litros llega hasta los 166 CV, pero tampoco así logra ser más rápido que el Discovery. Sus prestaciones, a pesar de ser muy buenas, no igualan las de nuestro protagonista.
Otra cosa es fuera de la carretera, donde el magnífico trabajo de la transmisión de Toyota es capaz de igualar, si no superar, al Land Rover. Y, además, es mucho más barato, pero sólo tiene cinco plazas.Si no se busca un coche tan radical, tan off road, puede optarse por el Touareg, que está dentro de lo que viene en denominarse como todo terrenos "light". Y no deja de ser un eufemismo, porque, con sus 174 CV y su transmisión con reductora, se enfrenta sin apuros a cualquier prueba en el campo. Sólo sus cotas 4x4 le ponen frenos, pues no son tan extremas como las del resto de rivales aquí descritos.
En carretera, en cambio, es tan capaz como el Discovery ý, por si fuera poco, cuesta menos: 46.350 euros. Por ese precio ofrece unos niveles de acabados y calidad muy por encima del resto de rivales. Eso sí, no hay más que cinco plazas.En Jeep son tan expertos en todo terreno como en Land Rover, no en vano lo inventaron ellos. Sin embargo, su Grand Cherokee más alto de gama no iguala las capacidades del Discovery3. Su motor de 163 CV se queda corto ante los 190 CV de nuestro protagonista, razón más que suficiente para explicar sus peores prestaciones en el campo.
Sin embargo, un tamaño algo menos gigantesco y un peso claramente inferior le sirven para compensar la falta de fuerza en carretera y firmar así unas prestaciones bastante más brillantes.
En calidades, el coche de Land Rover está un poco por encima, algo que se refleja en los 2.000 euros más que cuesta sobre el precio del Jeep. Además, el coche americano no ofrece las siete plazas que aporta el europeo.Este coche, el más alto de gama dentro de la familia Montero, se sitúa muy por debajo en precio: 49.550 euros de partida. Sin embargo, no se queda nada corto en calidad y prestaciones.
Con sus 160 CV logra un rendimiento magnífico y, aunque no es tan rápido como el Discovery, se defiende bien. Su mayor ligereza le hace algo más ágil en el campo, pero, en ese terreno duro, la sofisticación tecnológica y el buen hacer del Land Rover se imponen.
Donde sí compite sin problemas el Mitsu es en el apartado de interiores: sus calidades y materiales son muy buenos y, además, también dispone de siete plazas.Más grande y más voluminoso que el Discovery, el Nissan Patrol propone una alternativa muy dura para nuestro protagonista, porque, además de buenas prestaciones, se vende por un precio muy competitivo: no llega a 45.000 euros y eso que también dispone de siete asientos.
El coche de Nissan, con su larga tradición off-road, se apoya en un gran motor de 160 CV que, a pesar de su buen trabajo, no le permite ser tan rápido como el Discovery.

En el monte, la mecánica de los Patrol está más que probada, pero no alcanza la sofisticación técnica de los Discovery, con lo que hay que esforzarse más para sacar el mismo partido. Además, sus enormes dimensiones lastran un poco el desempeño de este coche.El Land Cruiser es otro legendario todo terreno con un enorme historial de éxitos. En sus nuevas versiones ofrece la misma calidad de siempre en el trabajo duro y, además, un interior mucho más moderno y elegante, lleno de lujos y buena calidad.
Su motor de tres litros llega hasta los 166 CV, pero tampoco así logra ser más rápido que el Discovery. Sus prestaciones, a pesar de ser muy buenas, no igualan las de nuestro protagonista.
Otra cosa es fuera de la carretera, donde el magnífico trabajo de la transmisión de Toyota es capaz de igualar, si no superar, al Land Rover. Y, además, es mucho más barato, pero sólo tiene cinco plazas.Si no se busca un coche tan radical, tan off road, puede optarse por el Touareg, que está dentro de lo que viene en denominarse como todo terrenos "light". Y no deja de ser un eufemismo, porque, con sus 174 CV y su transmisión con reductora, se enfrenta sin apuros a cualquier prueba en el campo. Sólo sus cotas 4x4 le ponen frenos, pues no son tan extremas como las del resto de rivales aquí descritos.
En carretera, en cambio, es tan capaz como el Discovery ý, por si fuera poco, cuesta menos: 46.350 euros. Por ese precio ofrece unos niveles de acabados y calidad muy por encima del resto de rivales. Eso sí, no hay más que cinco plazas.