Kia Carnival

Kia ha puesto más carne en el asador y ha mejorado notablemente su monovolumen Carnival, sin que el precio se haya visto aumentado en la misma relación. La segunda generación de este vehículo incorpora bastantes mejoras estéticas, de acabado, de equipamiento y,gracias al motor turbodiésel ahora con common rail o conducto común, también en cuanto a prestaciones se refiere.

carnival1g.jpg
carnival1g.jpg

El monovolumen Carnival de Kia hizo su aparición en el mercado europeo en diciembre de 1998 y para el 2000 ya recibía algunos retoques estéticos exterior e interiormente. Ahora ha sido el momento de un cambio más profundo que ha borrado de un plumazo muchos de los defectos visuales y de acabado de la anterior versión, dejando al Carnival en una muy buena situación de calidad frente a sus rivales y a la oferta que tanto marcas europeas como americanas tienen en su lista de precios de nuestro mercado. Un esfuerzo notorio estético, estructural, funcional y de prestaciones que vienen realizando estas marcas y que en los últimos años están consiguiendo elevar mucho el listón de prestancia y presencia de estos modelos en mercados con gran profusión de fabricantes generalistas con los que suelen rivalizar en precios.

Lo que sí sigue compartiendo con su antecesor, además del nombre, es la buena relación calidad/precio, uno de los aspectos mejor llevados por los vehículos coreanos en nuestro mercado. El Carnival nuevo más barato, el 2.5 V6 de 165 CV, cuesta 3.940.000 pesetas, mientras que la versión turbodiésel, la de mayor proyección de ventas, se puede adquirir por 4.095.000 pesetas (LX) y 4.395.000 la EX; una diferencia que coloca al Carnival por debajo de rivales como el Chrysler Voyager (4.308.000 ptas el 2.4 de gasolina de 140 CV motor de cuatro cilindros, y 4.795.000 ptas el modelo Diesel de 150 CV). De hecho, es difícil encontrar nada en su segmento por debajo del precio del Carnival, o, cuando menos, que en similar franja de precio tenga el mismo nivel de equipamiento. Tanto en el acabado LX como EX el aire acondicionado, el ABS, el airbag para conductor y pasajero, la antena eléctrica, el cierre centralizado, la dirección asistida, los elevalunas eléctricos delanteros, el símil en madera del interior, las barras en el techo y el volante regulable en altura son de serie. Mientras, entre el equipamiento opcional, podemos optar por la tapicería de cuero sólo en las versiones EX (250.000 ptas), el cambio automático (250.000 ptas), las llantas de aleación para el LX (92.000 ptas), la pintura metalizada (60.000 ptas) o el radiocasette (34.800 ptas).

El monovolumen Carnival de Kia hizo su aparición en el mercado europeo en diciembre de 1998 y para el 2000 ya recibía algunos retoques estéticos exterior e interiormente. Ahora ha sido el momento de un cambio más profundo que ha borrado de un plumazo muchos de los defectos visuales y de acabado de la anterior versión, dejando al Carnival en una muy buena situación de calidad frente a sus rivales y a la oferta que tanto marcas europeas como americanas tienen en su lista de precios de nuestro mercado. Un esfuerzo notorio estético, estructural, funcional y de prestaciones que vienen realizando estas marcas y que en los últimos años están consiguiendo elevar mucho el listón de prestancia y presencia de estos modelos en mercados con gran profusión de fabricantes generalistas con los que suelen rivalizar en precios.

Lo que sí sigue compartiendo con su antecesor, además del nombre, es la buena relación calidad/precio, uno de los aspectos mejor llevados por los vehículos coreanos en nuestro mercado. El Carnival nuevo más barato, el 2.5 V6 de 165 CV, cuesta 3.940.000 pesetas, mientras que la versión turbodiésel, la de mayor proyección de ventas, se puede adquirir por 4.095.000 pesetas (LX) y 4.395.000 la EX; una diferencia que coloca al Carnival por debajo de rivales como el Chrysler Voyager (4.308.000 ptas el 2.4 de gasolina de 140 CV motor de cuatro cilindros, y 4.795.000 ptas el modelo Diesel de 150 CV). De hecho, es difícil encontrar nada en su segmento por debajo del precio del Carnival, o, cuando menos, que en similar franja de precio tenga el mismo nivel de equipamiento. Tanto en el acabado LX como EX el aire acondicionado, el ABS, el airbag para conductor y pasajero, la antena eléctrica, el cierre centralizado, la dirección asistida, los elevalunas eléctricos delanteros, el símil en madera del interior, las barras en el techo y el volante regulable en altura son de serie. Mientras, entre el equipamiento opcional, podemos optar por la tapicería de cuero sólo en las versiones EX (250.000 ptas), el cambio automático (250.000 ptas), las llantas de aleación para el LX (92.000 ptas), la pintura metalizada (60.000 ptas) o el radiocasette (34.800 ptas).

El monovolumen Carnival de Kia hizo su aparición en el mercado europeo en diciembre de 1998 y para el 2000 ya recibía algunos retoques estéticos exterior e interiormente. Ahora ha sido el momento de un cambio más profundo que ha borrado de un plumazo muchos de los defectos visuales y de acabado de la anterior versión, dejando al Carnival en una muy buena situación de calidad frente a sus rivales y a la oferta que tanto marcas europeas como americanas tienen en su lista de precios de nuestro mercado. Un esfuerzo notorio estético, estructural, funcional y de prestaciones que vienen realizando estas marcas y que en los últimos años están consiguiendo elevar mucho el listón de prestancia y presencia de estos modelos en mercados con gran profusión de fabricantes generalistas con los que suelen rivalizar en precios.

Lo que sí sigue compartiendo con su antecesor, además del nombre, es la buena relación calidad/precio, uno de los aspectos mejor llevados por los vehículos coreanos en nuestro mercado. El Carnival nuevo más barato, el 2.5 V6 de 165 CV, cuesta 3.940.000 pesetas, mientras que la versión turbodiésel, la de mayor proyección de ventas, se puede adquirir por 4.095.000 pesetas (LX) y 4.395.000 la EX; una diferencia que coloca al Carnival por debajo de rivales como el Chrysler Voyager (4.308.000 ptas el 2.4 de gasolina de 140 CV motor de cuatro cilindros, y 4.795.000 ptas el modelo Diesel de 150 CV). De hecho, es difícil encontrar nada en su segmento por debajo del precio del Carnival, o, cuando menos, que en similar franja de precio tenga el mismo nivel de equipamiento. Tanto en el acabado LX como EX el aire acondicionado, el ABS, el airbag para conductor y pasajero, la antena eléctrica, el cierre centralizado, la dirección asistida, los elevalunas eléctricos delanteros, el símil en madera del interior, las barras en el techo y el volante regulable en altura son de serie. Mientras, entre el equipamiento opcional, podemos optar por la tapicería de cuero sólo en las versiones EX (250.000 ptas), el cambio automático (250.000 ptas), las llantas de aleación para el LX (92.000 ptas), la pintura metalizada (60.000 ptas) o el radiocasette (34.800 ptas).

Pregunta a los propietarios por su coche y recibe las respuestas en tu email.

Acepto la política de privacidad para poder obtener las respuestas.

Quiero recibir la mejor oferta.