Honda Civic 1.7 CTDI ES 3p

Afirma el dicho que “nunca es tarde… si la dicha es buena". Eso han debido pensar los directivos de Honda para tardar tanto en sacar una versión Diesel del Civic. Una vez probado, la espera ha merecido la pena.

Honda Civic 1.7 CTDI ES 3p
Honda Civic 1.7 CTDI ES 3p

El Civic 1.7 CTDI no es el paradigma del silencio, pero la rumorosidad que ofrece tiene cierto toque deportivo y en ningún momento se nos torna molesta. Lo que sí tiene este motor turbodiésel es una gran capacidad para subir de vueltas. No tiene la contundencia de los TDI del grupo VAG, ni la suavidad y progresividad de los HDI de PSA pero se mantienen en un termino medio en ambos aspectos. De acuerdo que no posee el tacto deportivo de sus primos de gasolina, pero este Civic Diesel no decepciona en ninguno de los sentidos.

Una vez puestos al volante del Civic CTDI, lo que notamos es que las sensaciones no difieren en demasía respecto a sus hermanos de gama. Los desarrollos cortos y la firmeza en las suspensiones, dos de las principales características de la última hornada de los Civic en las variantes de 3 puertas, son dos dogmas que se respetan en esta versión como una religión.

La dirección, de tipo eléctrico, se endurece con el aumento de la velocidad, y tiene un buen funcionamiento, aunque sí que tenemos que señalar que a la hora de afrontar curvas demasiado cerradas o bruscos cambios de dirección, hay una sensación algo desagradable de inseguridad. No pasa nada, sólo es una percepción de que el movimiento que está haciendo el tren delantero le cuesta asimilarlo a la carrocería, y tarda algo más en realizarlo. Pero sólo en este tipo de situaciones, en el resto el bastidor (cuyos largueros se han reforzado para esta versión de gasóleo) muestra un comportamiento de una nobleza que muchos duques o condes desearían. Avisa y avisa al conductor menos avezado que se está acercando a un límite que ni el más experto podría atreverse a sobrepasar. A pesar de que avisa (y no es traidor) aún no comprendemos porque los ingenieros de Honda aún no incluyen el control de estabilidad ESP en este modelo, ni como elemento opcional.

Y como buen turbodiésel de inyección directa, no consume demasiado. El Civic CTDI comparado con otros modelos de similares potencia (entre 100 y 110 CV) es de los más "gastones", aunque las diferencias son mínimas y achacables al mayor peso del compacto de Honda. Así, según las mediciones de nuestro Centro Técnico, la unidad que probamos del Civic 1.7 CTDI consumió de media 6,3 litros mientras que sus principales rivales (Corolla, Astra, 323, Mégane) se situaban en los 6,2 litros o lo empataban. Respecto a ellos, las distancias de frenado son algo superiores (un par de metros desde 140 km/h a cero), aunque los frenos responden con bastante contundencia y muestran buena resistencia.

Pregunta a los propietarios por su coche y recibe las respuestas en tu email.

Acepto la política de privacidad para poder obtener las respuestas.

Quiero recibir la mejor oferta.