Ford Mondeo 1.8 16V Trend

Más ancho y más largo que antes, el nuevo Mondeo posee uno de los mayores habitáculos de su categoría, ya que el fabricante estadounidense quiere demostrar que el tamaño sí importa, al menos en el segmento de las berlinas medias. Entre los nuevos motores encontramos este 1.8 de inyección, que, aunque moderado, logra impulsar bien a este modelo.

Ford Mondeo 1.8 16V Trend
Ford Mondeo 1.8 16V Trend

A simple vista los 4.730 milímetros de largo del nuevo Mondeo pasan inadvertidos gracias a un diseño de formas redondeadas que imprime un carácter dinámico al buque insignia de la marca del óvalo. Puertas adentro, la sensación de amplitud es notable, no en vano se trata de uno de los habitáculos más grandes de su categoría, que, incluso, puede compararse al que exhiben algunas berlinas de mayor representación (vehículos que duplican el precio de este modelo). Cuando giramos la llave y damos vida al nuevo motor de gasolina de 1.8 litros, este Ford mueve con relativa buena soltura su amplia carrocería y nos hace olvidar que pesa más de 1.300 kilogramos.

Para probar los encantos del Mondeo, nos hemos acercado a uno de sus nuevos propulsores de gasolina: el 1.8 de 16 válvulas, el motor más económico y de menor cilindrada de toda la gama. A pesar de esta tarjeta de presentación, estamos ante una mecánica muy voluntariosa que tiene más de un encanto oculto. Sus 125 caballos nominales han cumplido muy bien en nuestro banco de pruebas, pues llegó a registrar hasta 130, aunque, más que por la potencia, este motor destaca por su par. Desde las 2.000 vueltas hasta casi las 6.000, este Ford parece infatigable, y a partir de ahí cae en picado.

A bajo régimen, el Mondeo responde perfectamente ante cualquier insinuación en el acelerador y la entrega de fuerza se hace de manera muy lineal. Eso sí, se requiere el uso constante del cambio, ya que posee unos desarrollos algo largos, sobre todo en 4ª y 5ª. Además, en las recuperaciones, este Ford acusa sus kilos y puede resultar un poco remolón hasta que consigue la velocidad requerida.