Ford Fiesta 1.8 TDdi 120 gr Ambiente

Ford se anticipa a las exigencias anticontaminantes para los Diesel de 2005 comercializando una nueva variante especialmente "limpia" de su motor Endura en el Fiesta 1.8 TDdi, que consume y contamina menos. Al mismo tiempo que ofrece mejores prestaciones por su menor peso, su precio es relativamente alto en función de su equipamiento y la escasa posibilidad de montar opciones.

Ford Fiesta 1.8 TDdi 120 gr Ambiente
Ford Fiesta 1.8 TDdi 120 gr Ambiente

Por lo demás, esta variante mantiene las buenas virtudes de los demás Fiesta. Una suspensión con gran capacidad de absorción —para el segmento en que milita—, buen confort de marcha, muy pocas vibraciones transmitidas por la carretera y un tacto agradable en los mandos principales, incluyendo volante, palanca de cambios y pedal de freno. El nivel sonoro es similar al del Fiesta 1.8 TDdi "normal", es decir, bastante perceptible. El motor se siente bastante en el habitáculo a velocidades de crucero, más que en un Fiat Punto 1.9 JTD o en un Renault Clio 1.9 dTi; de todas maneras el tono de este ruido es bastante apagado y no "hiere" al oído, ya que, según nuestro sistema de medición de la calidad del ruido, no tiene penalización más allá de 60 km/h. Las modificaciones descritas al comienzo no fueron las únicas para configurar esta especial variante del Fiesta: se alargó la relación del diferencial pasando de 3,61 a 3,37:1 (para reducir los consumos a velocidad estabilizada) y se introdujo una apertura del acelerador de tipo electrónico. Con esto se han conseguido, según cifras oficiales, 14,3 mkg a 1.900 rpm de par máximo y optimizar la entrega de potencia. Sin embargo, la curva de par que obtuvimos con nuestra unidad no sólo supera holgadamente ese guarismo sino que, también, se despliega de manera constante por encima de la de su "hermano" de cilindrada, con menos huecos y con una ventaja promedio del cinco por ciento. Eso sí que es afinar para consumir menos. Si a esto añadimos que el peso final en la báscula es 70 kilos menor quedan explicadas las muy mejoradas prestaciones. Este Fiesta resulta bastante eficaz, porque aparte de superar al de motor Endura normal, también en la aceleración 0-100 km/h y otras mediciones se sitúa a la altura del Clio y del Punto (aunque estos pesan más y no tienen todavía motores Euro IV), aunque queda ligeramente por detrás en los adelantamientos respecto de sus posibles rivales de las otras marcas. Si bien las distancias de frenado están a la altura de lo que consiguen tanto el Clio como el Punto, sus neumáticos de baja resistencia a la rodadura no juegan a su favor, pues la adherencia no es la misma en condiciones límite y por lo tanto se pierde en eficacia de frenada respecto a la versión "normal", casi tres metros desde 100 km/h y cinco desde 140 km/h. La menor adherencia final se nota también en las curvas: el Fiesta mantiene su sano comportamiento y equilibradas actitudes en curva, aunque con una conducción más incisiva, el morro tiende a deslizar antes y las reacciones son ligeramente más tardías, pero, siempre, dentro de un nivel muy aceptable y adecuado para el tipo de vehículo del que se trata.