Fiat Stilo Multijet Dynamic 3p

Un turbodiésel Multijet de última generación con 140 CV, unas dimensiones cómodas para ciudad y un comportamiento agradable y divertido en carretera, principales ingredientes de este “plato" con sabor mediterráneo.

Fiat Stilo Multijet Dynamic 3p
Fiat Stilo Multijet Dynamic 3p

En todos los coches en los que hemos probado este turbodiésel Multijet de 1,9 litros de cilindrada y 140 CV de potencia (Alfa 147 y 156, por ejemplo) nos ha agradado su comportamiento. En el Stilo la opinión sigue siendo la misma.En el Multijet la potencia máxima se sitúa en 145,9 CV a 3.970 giros. La cifra de par motor máxima –34,31 mkg- se obtiene a 2.570 rpm. Una de las ventajas de esta mecánica es su rango de utilización. Mantiene un par motor en torno a los 22-30 mkg entre 2.000 y 4.500 vueltas. En la última parte del cuentavueltas coincide también con una estable cifra de potencia en torno a 130 CV (entre 3.000 y el corte de inyección –4.500 vueltas-). Sube de vueltas despacio, sobre todo si estamos acostumbrados a torrentes de potencia y aceleración del tipo “contundente" al que nos tiene acostumbrados fabricantes como Volkswagen. Esta mecánica es más suave, más progresiva. La pauta elegida en los desarrollos del cambio permite un amplio aprovechamiento de la mecánica. Y es que este Fiat tiene seis velocidades, una elección plausible para sacar mejor partido a este motor. El volante es grande y la dirección, aunque ha mejorado respecto a versiones anteriores, no nos convence del todo. Es lenta, aunque a su favor tiene que, a la hora de la verdad (cuando circulamos a gran velocidad), es precisa. Las zonas de curvas frecuentes y de diferentes radios son unas de las preferidas del protagonista de nuestra prueba. El Stilo mantiene un aplomo considerable en virajes gracias a unas suspensiones firmes. Sin embargo, si llegamos a forzar demasiado o si nos descuidamos al entrar fuerte en una curva y tenemos que levantar el pie derecho, el tren trasero enseguida nos alerta de su presencia. Se puede anticipar el comportamiento, así que basta con corregir la situación acariciando el acelerador.

Otro de los hábitat en los que el Stilo se encuentra muy a gusto son las vías rápidas. Consigue cruceros de velocidades respetables y el confort a bordo está asegurado a pesar de que, como hemos comentado, las suspensiones son más bien contundentes. Hemos comprobado que las frenadas de este Stilo pierden eficacia con el uso intensivo. Es decir, hemos registrado las distancias más cortas de frenada al principio; con los frenos más fríos, a medida que el sistema va cogiendo temperatura, pierden eficacia. A los datos nos remitimos: en la primera frenada obtuvimos un recorrido de 68,6 metros cuando circulábamos a 140 km/h; en la segunda frenada en las mismas condiciones, la distancia recorrida fue de 70,8 y por fin en el tercer intento se colocó en 71,2 metros. No nos ha parecido un coche excesivamente ruidoso, aunque, atendiendo a los datos objetivos de nuestro Centro Técnico, no podemos asegurar lo mismo. Al ralentí, registra 51,6 dB –un valor más elevado que los de sus más directos competidores (en el apartado “Rivales" te hablamos detenidamente de todos ellos)- y a 120 km/h alcanza 71,4 dB. Para hacernos una idea, por ejemplo, un Peugeot 307 con motor similar (el 2 litros de 136 CV Diesel) obtiene unos valores de 41,1 y 69,7 dB (ralentí y 120 km/h). Según los datos registrados por nuestro Centro Técnico, el Fiat Stilo acelera de 0 a 100 km/h en 8,99 segundos y tarda 30,5 segundos en recorrer el primer kilómetro partiendo desde parado. El Stilo es un coche cómodo para desplazamientos largos (no es una berlina, claro está). Si nos gusta conducir de manera más elevada de lo normal, será uno de nuestros coches ideales. El asiento se encuentra separado del respaldo, lo que permite una postura "demasiado cómoda" al volante. El resto de ocupantes tienen suficiente espacio, que no de sobra, aunque hay que tener en cuenta que dentro de este segmento no hay mucho más espacio interior. Según nuestras mediciones, dispondremos de 135 cm de anchura en las plazas traseras, casi una medida estándar en el segmento. Los ocupantes de ellas dispondrán para las piernas de 74 cm, un dato nada despreciable comparado con otros que podemos encontrar entre los compactos. El acceso a las plazas traseras resulta bastante cómodo. El respaldo de la banqueta delantera se abate a la vez que el asiento se desplaza hacia delante con un suave movimiento de una palanca situada en la parte superior del respaldo. Los asientos traseros son muy agradables y resultan muy cómodos para los ocupantes. Los resposacabezas están integrados en los asientos, lo que facilita la visibilidad posterior del conductor cuando están plegados. Para sacarlos, basta con tirar de ellos suavemente; vuelven a su lugar original con presionando un botón.

Si decidimos abatir los asientos traseros (1/3 y 2/3), veremos un distintivo de color rojo cuando no hayamos conseguido su correcta colocación y en negro cuando finalmente estén bien anclados. La habitabilidad y confort son características esenciales del interior de este Stilo. De hecho, los ocupantes de las plazas traseras tienen a su alcance su propia salida de aire del climatizador (no estamos acostumbrados a esto en el segmento de compactos en que se inscribe el modelo de origen italiano). Además, tienen un bolsillo en el respaldo de los asientos delanteros (útil para dejar revistas) y una pequeña guantera para colocar un móvil, un mapa, monedas, etc. La visibilidad trasera se ve condicionada por la ya de por sí pequeña luna trasera, pero sobre todo por el despliegue, llegado el caso, de los tres reposacabezas traseros –de serie-. Fiat comercializa en nuestro país 20 versiones del Stilo. Hay que contabilizar, no obstante, entre ellas las tres carrocerías disponibles: tres y cinco puertas y familiar MW. Siete motorizaciones disponibles: cuatro de gasolina (con cilindradas de 1.4, 1.6, 1.8 y 2.4 entre 95 y 170 CV) y tres más Diesel (de 1,9 litros de cilindrada en todos los casos y potencias de 80, 115 y 140 CV –este último protagonista de nuestra prueba-). El rango de precios de la gama Stilo va desde la versión más económica (motor de gasolina 1.4 de 95 CV) por 14.240 euros a la más cara (con mecánica de gasolina también de 2,4 litros y 170 CV y el acabado más deportivo, el Abarth que cuesta 21.040 euros).