Fiat Panda 4x4

La tracción integral llega al Panda y lo hace con buenos resultados, convirtiendo al utilitario italiano en un modelo apetecible: ya se le puede sacar de la ciudad… para llevarle al campo.

Fiat Panda 4x4
Fiat Panda 4x4

La idea no es nueva, pero eso no impide que sea buena. Fiat, en la anterior y antigua generación del Panda, ya contemplaba una versión de tracción total y ahora, el popular mini-utilitario italiano no iba a ser menos. Pero no nos equivoquemos, este Panda 4x4 sólo comparte con el anterior el nombre y los apellidos, pues tanto su tecnología como su estética son, lógicamente, mucho más avanzadas.El Coche del Año en Europa 2004 mantiene en esta versión todo terreno todas las buenas cualidades que le llevaron a alcanzar este prestigioso galardón y le añade un plus de seguridad y de usabilidad respecto a sus rivales en el segmento. Sólo el Suzuki Ignis y el Subaru Justy cuentan también con versiones con tracción total en sus gamas, aunque estamos ante coches de mayor tamaño (20 centímetros más de longitud).Con este mini-TT (no hay uno más pequeño que él), Fiat pretende cubrir un terreno que no ha sido abonado por otras marcas y, al mismo tiempo, darle un espaldarazo a los modelos con tracción a las cuatro ruedas. Así, hablando con los ingenieros de la marca, nos confirmaron que este tipo de transmisiones llegará a otros modelos de la marca, surgiendo enseguida el nombre del Stilo. El esfuerzo de Fiat en convertir al Panda, de nuevo, en uno de los modelos más vendidos en Europa (ya lo es en Italia, segundo en matriculaciones tras el Punto), no parará en este Fiat 4x4, pues está prevista para mediados de 2005 la llegada de la versión de tres puertas y de un Fiat SUV, de mayor altura y con comportamiento “off-road" más marcado.Centrándonos en el Panda 4x4, la labor de los ingenieros de la marca italiana se ha enfocado en dotar a este utilitario de una tracción integral sencilla de utilizar, accesible a todos y evitando que el habitáculo y el maletero se vieran afectados en exceso. Lo han conseguido pues, como veremos más adelante, lograr motricidad en las cuatro ruedas se hace de forma automática sin que se pierda habitabilidad en el interior ni capacidad de carga en el maletero. La forma de llegar a la tracción total se ha realizado a través del uso de dos diferenciales y un acoplamiento viscoso que es el encargado de transmitir el par de las ruedas delanteras a las traseras cuando note cualquier patinamiento en las primeras. Esta solución, fácil y barata, evita que sea el conductor el que tenga que conectar la propulsión atrás, ya que es el sistema el que gestiona automáticamente todas estas operaciones. Sobre asfalto seco, el reparto de par es del 98 por ciento en el tren delantero y del 2 por ciento detrás, donde puede llegar hasta el 100 por cien de esta fuerza cuando las condiciones del terreno así lo requieran (suelo nevado, terreno abrupto, etc). Esa transmisión se realiza sin que el conductor se dé apenas cuenta, pues se realiza de manera rápida e imperceptible. Así, en carreteras convencionales, el comportamiento del Panda será el típico de un propulsión delantera y cuando nos adentremos en campo o sitios nevados, la tracción total saldrá en nuestra ayuda para poder abordar con éxito esos trayectos. El Panda 4x4 también cuenta con un sistema que, usando el ABS, impide que se bloquee el tren trasero durante frenadas imprevistas en terrenos de baja adherencia. Un acoplamiento viscoso cuenta una serie de discos, perforados o ligeramente aleteados, que están sumergidos en un liquido viscoso que, cuando aumenta su temperatura, incrementa su viscosidad. Cuando los dos ejes conducidos sufren deslizamiento, baten el líquido y hacen que se eleve su temperatura y, a la vez, su viscosidad. Cuando esto ocurre, el líquido tiende a arrastrar los discos, transmitiendo par al eje trasero. La idea no es nueva, pero eso no impide que sea buena. Fiat, en la anterior y antigua generación del Panda, ya contemplaba una versión de tracción total y ahora, el popular mini-utilitario italiano no iba a ser menos. Pero no nos equivoquemos, este Panda 4x4 sólo comparte con el anterior el nombre y los apellidos, pues tanto su tecnología como su estética son, lógicamente, mucho más avanzadas.El Coche del Año en Europa 2004 mantiene en esta versión todo terreno todas las buenas cualidades que le llevaron a alcanzar este prestigioso galardón y le añade un plus de seguridad y de usabilidad respecto a sus rivales en el segmento. Sólo el Suzuki Ignis y el Subaru Justy cuentan también con versiones con tracción total en sus gamas, aunque estamos ante coches de mayor tamaño (20 centímetros más de longitud).Con este mini-TT (no hay uno más pequeño que él), Fiat pretende cubrir un terreno que no ha sido abonado por otras marcas y, al mismo tiempo, darle un espaldarazo a los modelos con tracción a las cuatro ruedas. Así, hablando con los ingenieros de la marca, nos confirmaron que este tipo de transmisiones llegará a otros modelos de la marca, surgiendo enseguida el nombre del Stilo. El esfuerzo de Fiat en convertir al Panda, de nuevo, en uno de los modelos más vendidos en Europa (ya lo es en Italia, segundo en matriculaciones tras el Punto), no parará en este Fiat 4x4, pues está prevista para mediados de 2005 la llegada de la versión de tres puertas y de un Fiat SUV, de mayor altura y con comportamiento “off-road" más marcado.Centrándonos en el Panda 4x4, la labor de los ingenieros de la marca italiana se ha enfocado en dotar a este utilitario de una tracción integral sencilla de utilizar, accesible a todos y evitando que el habitáculo y el maletero se vieran afectados en exceso. Lo han conseguido pues, como veremos más adelante, lograr motricidad en las cuatro ruedas se hace de forma automática sin que se pierda habitabilidad en el interior ni capacidad de carga en el maletero. La forma de llegar a la tracción total se ha realizado a través del uso de dos diferenciales y un acoplamiento viscoso que es el encargado de transmitir el par de las ruedas delanteras a las traseras cuando note cualquier patinamiento en las primeras. Esta solución, fácil y barata, evita que sea el conductor el que tenga que conectar la propulsión atrás, ya que es el sistema el que gestiona automáticamente todas estas operaciones. Sobre asfalto seco, el reparto de par es del 98 por ciento en el tren delantero y del 2 por ciento detrás, donde puede llegar hasta el 100 por cien de esta fuerza cuando las condiciones del terreno así lo requieran (suelo nevado, terreno abrupto, etc). Esa transmisión se realiza sin que el conductor se dé apenas cuenta, pues se realiza de manera rápida e imperceptible. Así, en carreteras convencionales, el comportamiento del Panda será el típico de un propulsión delantera y cuando nos adentremos en campo o sitios nevados, la tracción total saldrá en nuestra ayuda para poder abordar con éxito esos trayectos. El Panda 4x4 también cuenta con un sistema que, usando el ABS, impide que se bloquee el tren trasero durante frenadas imprevistas en terrenos de baja adherencia. Un acoplamiento viscoso cuenta una serie de discos, perforados o ligeramente aleteados, que están sumergidos en un liquido viscoso que, cuando aumenta su temperatura, incrementa su viscosidad. Cuando los dos ejes conducidos sufren deslizamiento, baten el líquido y hacen que se eleve su temperatura y, a la vez, su viscosidad. Cuando esto ocurre, el líquido tiende a arrastrar los discos, transmitiendo par al eje trasero.

Los mejores vídeos