Contacto: Mercedes SL 55 AMG

El SL 55 de AMG es impresionante. El poder casi insultante del motor sobrealimentado, unido a un bastidor casi perfecto y al cambio automático secuencial con mandos en el volante, nos trasladan la agilidad de un videojuego a la vida real. Puede haber coches más rápidos, pero ninguno lo pone tan fácil.

sl55amg2g.jpg
sl55amg2g.jpg

El SL 500 nos había parecido magnífico, pero el AMG nos ha dejado impresionados. No es ya sólo su motor con 476 CV y más de 70 mkg de par máximo, sino cómo traslada toda esta caballería al asfalto sin que ningún corcel se desmande. La cría y doma de AMG no ha podido hacerse mejor.

El motor toma su base del V8 del 500 al que se le aumenta la cilindrada hasta los 5.439 cm3, gracias a un incremento de la carrera, y se le incorpora un compresor mecánico con una sobrealimentación máxima de 0,8 bar alojado entre las bancadas de los cilindros, junto con el intercooler aire/agua.

Evidentemente casi todas las piezas internas del motor han sido reforzadas para el aluvión de fuerza que se les venía encima: pistones, cigüeñal, árboles de levas con mayores tiempos de admisión, muelles dobles en la distribución para permitir el aumento de régimen máximo de 5.600 rpm del SL 500 a las 6.100 rpm del AMG y hasta el control por ordenador del circuito de alimentación del combustible, por primera vez en Mercedes, lo que permite una alimentación óptima en función del régimen de giro y la carga del motor.

Pregunta a los propietarios por su coche y recibe las respuestas en tu email.

Acepto la política de privacidad para poder obtener las respuestas.

Quiero recibir la mejor oferta.