Contacto: Audi A2 1.6 FSI

Audi presenta una interesante novedad en la parte baja de su gama. Se trata del A2 1.6 FSI, el primer Audi de serie con motor de inyección directa de gasolina. Esta tecnología, denominada FSI, fue estrenada en su día por el Volkswagen Lupo y, según ha prometido la dirección del grupo, pronto estará implantada en todos sus coches. Con esta mecánica, el A2 gana en musculatura y en respeto por el medio ambiente.

Contacto: Audi A2 1.6 FSI
Contacto: Audi A2 1.6 FSI

Audi presenta una interesante novedad en la parte baja de su gama. Se trata del A2 1.6 FSI, el primer Audi de serie con motor de inyección directa de gasolina. Esta tecnología, denominada FSI, fue estrenada en su día por el Volkswagen Lupo y, según ha prometido la dirección del grupo, pronto estará implantada en todos sus coches. Con esta mecánica, el A2 gana en musculatura y en respeto por el medio ambiente. La apuesta de Audi está claramente definida: vender el A2 a un público más amplio apostando por la deportividad y la tecnología más ahorradora como argumentos de venta, así como más equipamiento . Difícil misión. Para cumplir su objetivo, la firma de los cuatro aros introduce en su modelo más pequeño un motor que lo hace algo más grande, pues lo coloca ya en 110 CV y un par máximo de 155 Nm. Este 1.6 FSI, al igual que el sorprendente Volkswagen 1 Litro , tiene más que ver con la relojería que con lo que se entendía tradicionalmente por mecánica. Es un propulsor de muy avanzada generación que, básicamente, modifica las reglas de la combustión interna para, en determinadas circunstancias, introducir en los cilindros una mezcla de gasolina y aire muy pobre, es decir con muy poca gasolina. Y lo más importante, la mezcla se realiza directamente dentro del cilindro, y no en los colectores de admisión.Con un aspecto cercano a los certámenes de "mini-consumo", el denominado "coche 1 litro" mide 3,65 metros de longitud, 1,25 de anchura y algo más de 1 metro de altura. Su mínimo peso, 290 kilogramos, se ha obtenido gracias a que ha sido construido en fibra de carbono reforzada. Para ahorrar gramos, ni siquiera su carrocería ha sido pintada. El chasis ha sido fabricado en magnesio, la suspensión emplea elementos de aleación ligera y los neumáticos que monta son de 16 pulgadas y baja fricción. Pero el principal atractivo de este modelo es el motor, un Diesel monocilíndrico de 0,3 litros que desarrolla una potencia máxima de 8,5 CV a 4.000 rpm. Esta mecánicausa una avanzada tecnología de bomba-inyector ya presente en los actuales TDI de la marca. Asociado a una caja de cambios automática de 6 velocidades, la marca alemana promete que puede alcanzar los 120 km/h y ofrece, a pesar de su depósito de combustible de 6,5 litros de capacidad, una autonomía de 650 kilómetros. Se prevé para este modelo un consumo medio de 0,99 litros de gasóleo cada 100 km.

Esta tecnología se denomina inyección directa de gasolina y, en el caso del grupo Volkswagen, recibe el nombre de FSI . Tras estas siglas se esconde la expresión Estratified Fuel Injection o, lo que es lo mismo, inyección estratificada de gasolina. Para entendernos: la inyección de combustible se realiza en un determinado estrato de la cámara de combustión, de tal forma que, gracias a una corriente de aire especialmente generada en la cámara, la gasolina vaporizada se agolpe justo ante el electrodo de la bujía. De esta forma, muy poco carburante logra igualar e incluso superar la energía liberada por la explosión de la mezcla tradicional o estequiométrica.

Como se puede intuir, el misterio del motor está en esa corriente de aire que, a modo de soporte, coloca la gasolina en el punto óptimo. Al entrar tan poco combustible en el cilindro, se reduce necesariamente el consumo (se ha homologado una media de 5,9 litros a los 100 km) y se han añadido dispositivos que corrigen su natural tendencia a emitir una elevada proporción de óxidos de nitrógeno y también se elimina el mismo porcentaje de las emisiones de CO2. También es importante el sistema de inyección, construido sobre un common rail que inyecta a una presión que puede llegar a la considerable cifra de 110 bares (aunque lejos de los 2.000 bares de sus TDI Diesel).

Los mejores vídeos