Citroën Xsara HDi/110 VTS Coupé

A mitad de temporada, cuando el Xsara se configura como líder en la "general de ventas", los ingenieros de Citroën han decidido imprimir una inyección de potencia a su motor Hdi, que ahora alcanza 110 CV. Con este propulsor, la versión coupé completa su club de fans, ya que permite atraer a los compradores que buscan una conducción más dinámica, al tiempo que sigue mimando a aquellos que huyen de las gasolineras. Entre sus rivales no es el mejor en nada, pero cumple en casi todo, una característica que le pueden convertir en el Induráin de la categoría.

Citroën Xsara HDi/110 VTS Coupé
Citroën Xsara HDi/110 VTS Coupé

La carrocería coupé no ha mermado el carácter popular de este modelo, capaz de atraer a los más diversos compradores y ofrecer diversos usos. Diseñado para cinco pasajeros, los más beneficiados son los ocupantes de las plazas delanteras y, en concreto, el conductor. La postura al volante es muy cómoda, ya que ha aumentado la longitud de la butaca y ésta incluye regulación en altura, profundidad y apoyo lumbar. Su interior no destaca por ser vistoso, pero, a pesar de lo que pueda aparentar a primera vista, todo tiene un buen tacto y se encuentra bastante a mano, excepto los elevalunas, que se sitúan en la parte baja de la consola central. Para encontrarlos, el conductor debe levantar la vista de la carretera y, si quiere abrir la ventana derecha, prácticamente deberá inclinarse.

La visibilidad, tan importante para "controlar al resto del pelotón", se ve reducida por una luna trasera bastante recortada y por los cabezales posteriores, que limitan aun más su superficie. Además, el espejo retrovisor central vibra demasiado cuando se alcanza una alta velocidad. Eso sí, con los laterales, que se pueden regular eléctricamente, abarcamos perfectamente toda la carretera.

Aunque sólo tiene dos puertas y su diseño no parece estar pensado para un uso familiar, este modelo se presenta como una opción muy interesante para personas con hijos. Las plazas traseras son lo suficientemente anchas y muy altas, por lo que la sensación de amplitud del habitáculo es muy grande. Además, éstas se pueden abatir y las maletas son ningún problema. El consumo y los elementos de seguridad, como ya hemos indicado, son otros guiños que este Xsara ofrece a las familias.

Al igual que se dedican artículos a los contratos de los ciclistas, también debemos fijarnos en el precio de este producto. Por 3.469.965 pesetas, Citroën ofrece un modelo bastante equipado, con elementos como el climatizador, llantas de aleación o equipo de radio con C.D. que se puede controlar desde el volante, elementos que otros modelos cobran aparte. Aun así, el precio final resulta bastante alto, pero la marca francesa prefiere atraer a los clientes mediante sus descuentos (durante este mes ofrece una rebaja de 600.000 pesetas).

En definitiva, el Citroën Xsara HDi/110 VTS Coupé puede volver a enfundarse el maillot de líder de los superventas . Puede que sea una premonición o una simple coincidencia, pero el color de la unidad que probamos se denominaba "amarillo Heliodoro".

Durante el año 2000, el Citroën Xsara fue el vehículo más vendido en España y, según los datos de la ANFAC (Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones), este año continúa como líder de ventas, seguido muy de cerca del Renault Mégane. Su buena acogida es innegable, pero tenemos que tener en cuenta que bajo esta denominación se recogen 24 versiones distintas, que otros fabricantes prefieren desglosar en varios modelos. La gama Xsara está compuesta por tres carrocerías distintas (cinco puertas, coupé y break), cuatro niveles de acabado (SX, VTR, VTS y Exclusive) y seis posibles motores (1.4i; 1.6i 16V; 2.0i 16V; 1,9 D; 2.0 Hdi 90 CV y 2.0 Hdi 110 CV).