Chrysler Neon 2.0 LX

A pesar de la gran oferta de modelos existente hoy por hoy en el mercado, no siempre resulta fácil elegir un automóvil que diferencie a su conductor del resto. El Chrysler Neon, sin embargo, es una excepción, ya que, además de contar con una imagen muy original, puede presumir de un comportamiento noble y de una relación valor/precio muy atractiva.

Chrysler Neon 2.0 LX
Chrysler Neon 2.0 LX

El comportamiento de este sedán de Chrysler sorprende gratamente tanto por nobleza como por comodidad. Culpa de ello la tiene la geometría de las suspensión, independientes de tipo McPherson y con barras estabilizadoras en ambos trenes. El tarado es equilibrado y específico para Europa, aunque más enfocado hacia el confort de los pasajeros que a la efectividad pura, pecando en este caso de una amortiguación algo blanda. En cuanto al equipo de frenos, los discos en las cuatro ruedas junto al ABS, aseguran unas distancias acordes con el carácter del modelo. De todas formas, sí se abusa del pedal durante bajadas pronunciadas o en carreteras muy viradas, llega a percibirse cierta pérdida de eficacia, debido fundamentalmente al calentamiento excesivo de las pastillas y al diámetro algo justo de los discos delanteros. Tiene argumentos suficientes para satisfacer mínimamente las exigencias de los conductores europeos.Tras este análisis, se llega a la conclusión de que la marca perteneciente al consorcio DaimlerChrysler tiene en escena un automóvil con argumentos suficientes para satisfacer mínimamente las exigencias de los conductores europeos que buscan este segmento, a lo que se suman originalidad y un correcto dinamismo. Si, además, la versión LX, por 3.178.000 pesetas, ofrece un completísimo equipamiento, decantarse por el nuevo Neon no es ninguna tontería.

Pregunta a los propietarios por su coche y recibe las respuestas en tu email.

Acepto la política de privacidad para poder obtener las respuestas.

Quiero recibir la mejor oferta.