Chevrolet Corvette Cabrio

Espectacular por los cuatro costados: carrocería, motor, sonido y comportamiento. Todo es grande, todo llamativo, todo al más puro estilo norteamericano, donde la fiebre del Corvette existe desde hace más de 40 años.

Chevrolet Corvette Cabrio
Chevrolet Corvette Cabrio

Hay pocos coches que luzcan tanto como este Corvette, en especial con el color amarillo "Milenio", opcional y novedoso para este año, con un coste de más de 100.000 pesetas. Llama la atención desde cualquier ángulo: delante, por el enorme y afilado capó, detrás, por la trasera maciza y las cuatro salidas de escape. Da cierto "regustillo" acercarse a él llave en mano, porque el aspecto es imponente. En el interior, nos encontramos con unos asientos eléctricos que se pueden programar para que se desplacen hacia atrás al entrar y facilitarnos el acceso. Es una de las posibilidades de personalización, pero hay más. Se puede programar la alarma, la activación de luces automática, el autocierre cuando el coche se deja abierto, la apertura remota de una o las dos puertas, o memorizar hasta tres posiciones de asiento, retrovisores y emisoras de radio. Una vez que accedemos, la postura al volante no merece crítica; al contrario, uno se siente cómodo y se goza de una buena visibilidad incluso hacia atrás. La instrumentación que nos encontramos es completísima, porque, además de los numerosos relojes del cuadro, una pequeña pantalla nos puede informar de la vida útil del aceite del motor, la presión, la temperatura del mismo y de la transmisión, la temperatura del refrigerante y hasta la presión de las ruedas, gracias a un sistema situado en las válvulas que también avisa cuando se detecta un descenso de presión. No hay rueda de repuesto ni kit antipinchazo, ya que las espumas empleadas para sellar el neumático dañarían el sistema de control de presión, pero los neumáticos tienen una sección lateral reforzada que permiten circular hasta 160 kilómetros con una rueda pinchada. Además de toda esta información, también dispone, según la versión, de una pantalla que proyecta en el parabrisas, mediante un juego de espejos, la información más importante en la zona de visión, pudiendo regular su altura y la intensidad luminosa de los gráficos. El sistema tiene tanto de práctico como de reclamo, ya que puede ser útil algunas veces, pero también sirve para impresionar a nuestro vecino.

Pregunta a los propietarios por su coche y recibe las respuestas en tu email.

Acepto la política de privacidad para poder obtener las respuestas.

Quiero recibir la mejor oferta.